Lavrov: "Hay cuestiones en las que no cederemos nunca"

El ministro de Asuntos Exteriores Serguéi Lavrov. Fuente: Vladímir Pesnya/RIA Novosti.

El ministro de Asuntos Exteriores Serguéi Lavrov. Fuente: Vladímir Pesnya/RIA Novosti.

El ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, resumió los acontecimientos del año en una entrevista con la agencia RIA Novosti. Se refirió a las relaciones de Rusia con EE UU y la UE, las perspectivas de resolución de la crisis ucraniana y el giro hacia el este en la política exterior rusa. RBTH ofrece los puntos más destacados de la entrevista con el ministro.

Sobre la resolución del conflicto de Ucrania

El ministro declaró considera al presidente Petró Poroshenko como un socio clave para buscar solución a la crisis de Donetsk. “Su plan de paz y las correspondientes iniciativas del presidente Putin han sentado las bases para los acuerdos de Minsk, cuya estricta observancia es la clave para una solución viable a la actual crisis”, afirmó Lavrov.

El ministro de Asuntos Exteriores continuó diciendo que Rusia estaba esperando una verdadera reforma constitucional en Ucrania, que debería resultar en la adopción de “un contrato social renovado, bien planteado, que tendría que ser percibido por toda una sociedad poliétnica, como la ucraniana, como un documento sólido y duradero, los cimientos de un Estado de derecho que garantice derechos iguales a todas las regiones y nacionalidades.”

Según Lavrov, llevará tiempo reducir las tensiones en Ucrania. “Hasta ahora, como es obvio, estamos aún lejos de esa meta”, se lamentó.

Moscú y Washington

Al responder a preguntas sobre las relaciones de Rusia y los EE UU, Lavrov dijo que Moscú estaba abierto al diálogo con Washington, pero que bajo ninguna circunstancia abandonaría sus propios intereses.

“Por nuestra parte, siempre estamos abiertos a un diálogo honesto y constructivo con los EE UU tanto en asuntos bilaterales como a nivel global, donde nuestros dos países tienen una responsabilidad especial en la seguridad y estabilidad internacional. La cuestión es si Washington está preparado para cooperar sobre la base de una igualdad auténtica y un respeto por los intereses rusos, en los que nosotros no cederemos nunca, bajo ninguna circunstancia”, afirmó el ministro ruso.

Defensa misilística y el tratado INF

Según Lavrov, EE UU ha acusado infundadamente a Rusia de violar el tratado INF (Fuerzas Nucleares de Alcance Medio). Aún no ha proporcionado ninguna prueba de sus acusaciones. También explicó que los EE UU estaban haciendo oídos sordos a la preocupación expresada por la parte rusa.

“Por ejemplo, el año que viene, en conflicto con el tratado INF, los EE UU planean comenzar a desplegar lanzaderas de defensa misilística en Rumanía y Polonia, que también pueden emplearse para lanzar misiles de crucero de medio alcance diseñados para alcanzar diversos objetivos, como el Tomahawk. Lamentablemente, Washington finge no darse cuenta de la preocupación de Rusia”, expresó Lavrov.

“Nos gustaría advertir de que, en un determinado momento del despliegue del sistema de misiles de EE UU, tendremos que tomar las medidas necesarias para garantizar nuestra propia seguridad”, añadió.

Las relaciones entre Rusia y la OTAN

Las relaciones entre Rusia y la OTAN pasan en la actualidad por su crisis más grave desde la guerra fría. Pero, al mismo tiempo, Rusia está a favor de conservar canales para un diálogo político, afirma Lavrov. “La Alianza continúa con su política de contención a Rusia y da pasos para aumentar su potencial militar, mientras que incrementa consistentemente su presencia a lo largo de la frontera rusa”, explicó.

Sobre las sanciones occidentales y la respuesta rusa

Moscú no comenzará a levantar las restricciones a las importaciones de alimentos europeos que se adoptaron en respuesta a las sanciones occidentales: las relaciones entre Rusia y la UE han alcanzado “un punto en el que los gestos de buena voluntad no están llevando al resultado esperable”, dijo Lavrov.

“No discutiremos ningún criterio para el levantamiento de las sanciones. Deben levantarlas aquellos que las impusieron. Por supuesto, si la UE demuestra sentido común, estamos dispuestos para cooperar de manera constructiva en este aspecto”, añadió.

Rusia y Oriente

Lavrov explicó que Rusia no tenía intención de cambiar el rumbo de sus relaciones con China, ya que respondían a los intereses básicos de los dos países. “Son relaciones mutuamente beneficiosas en todos los sentidos. No hay grandes ni pequeños, ni líderes ni subordinados. El desarrollo de las relaciones chino-rusas ha sido organizado tomando en consideración los intereses fundamentales de ambos pueblos y no vamos a cambiarlo”, enfatizó el ministro.

Cooperación en la lucha contra el terrorismo

Lavrov reconoció que hasta la fecha no hay colaboración entre Moscú y Washington en la lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico: “Washington no nos considera participantes directos en la coalición anti-ISIS, que han amañado según sus propias reglas y parámetros, al servicio de sus propios intereses y sin ningún respeto por la legalidad internacional. Además, el presidente Obama ha mencionado repetidamente a Rusia entre las amenazas mundiales, junto con el Estado Islámico y el virus del ébola”.

Artículo basado en una entrevista publicada en RIA Novosti.

Lea más: Las razones de Rusia para oponerse al ingreso de Ucrania en la OTAN>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.