A las puertas de una nueva guerra fría

Fuente: Getty images / Fotobank

Fuente: Getty images / Fotobank

Hace 25 años, durante una reunión en Malta, el presidente soviético Mijaíl Gorbachov y el presidente de EE UU George Bush proclamaron el fin de la guerra fría. Sin embargo, en estos momentos cada vez más políticos y expertos hablan de una nueva versión de aquel enfrentamiento.

"No estoy preparado para decir si se trata de una nueva edición de la guerra fría, ni por cuánto tiempo durará esta vez”, declaró el viceministro de asuntos exteriores Serguéi Riabkov en las audiencias parlamentarias de la Duma Estatal sobre la cuestión 'Rusia – EE UU: empeoramiento temporal o nueva guerra fría'.

“Pero para salir de esta situación, con las sanciones de los EE UU se necesitan muchos años". En su opinión, "las relaciones comenzaron a enfermar mucho antes del inicio del conflicto en Ucrania y no por culpa de Rusia", ya que "el deseo de arrancar de Rusia a países de la CEI siempre ha sido una de las prioridades de política exterior de los EE UU".

Ahora, según apunta Serguéi Ryabkov, "con el propósito declarado de hacer un cambio de posicionamiento con respecto a Ucrania, prácticamente no se ha ocultado la intención de crear las condiciones socio-económicas para un cambio de poder en Rusia."

Su última confesión, sin embargo, evidencia que Moscú considera agresiva la política actual de EE UU en relación con Rusia, y, muy probablemente, Ryabkov utiliza una expresión más diplomática para evitar las peligrosas asociaciones que acarrea el término "guerra fría". Además, a nivel militar es otro tema.

Coincidencia entre expertos militares y analistas políticos

“La guerra fría entre Rusia y Occidente nunca se detuvo”, declaró el ex jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, el general Yuri Baluyevski, en una reunión del club de expertos Analitik. "La guerra fría", señaló Baluyevski, “existió, existe y continuará existiendo en el futuro. Únicamente cambia la forma de guerra, que hoy se ha vuelto más sofisticada”.

De ahí se intuye su pronóstico de un conflicto militar.

"Hoy las fuerzas armadas de los EE UU y la OTAN en su conjunto se han 'afiliado' para luchar contra Rusia; mañana, a largo plazo, lucharán contra China. No ven a otro enemigo. ¿Es posible hoy día un conflicto militar con Rusia? Desafortunadamente, en mi opinión, sí que lo es. Será posible si se cumplen una serie de condiciones".

Entre ellas cita “una profunda crisis económica en Rusia, el debilitamiento del poder vertical, el crecimiento de protestas contra el gobierno y otras cuestiones desde la sociedad, una mayor reducción de la capacidad de combate de las fuerzas armadas y, sobre todo, de las fuerzas de propósito general, que pierden las fuerzas nucleares y ven restringidas  sus funciones."

Las relaciones entre Rusia y Occidente se encuentran en el peor momento de los últimos 30 años, considera el director del Instituto de Estudios sobre EE UU y Canadá, Serguéi Rogov. "Y se da un contexto en el que podríamos entrar en guerra fría. Aunque, de momento, sólo estamos ante un mundo frío”, dijo en una reunión de miembros de la Academia Rusa de Ciencias. “Pero la repetición literal de la guerra fría no es posible, pues no existe una confrontación entre dos sistemas, no hay campo socialista. Y no hay bipolaridad".

Políticos y funcionarios se están preparan para la confrontación

Los parlamentarios abordan la situación de manera más directa. "Nosotros, lamentablemente, ya hemos entrado en guerra fría", asume el vicepresidente primero del Comité de la Duma Estatal de Asuntos Internacionales, Leonid Kaláshnikov. En su opinión, la guerra fría del siglo XX surgió de la confrontación ideológica irreconciliable entre los EE UU y la URSS. Ahora, no obstante, ya no se trata de una cuestión de ideología.

Kaláshnikov subraya el problema de las contradicciones geopolíticas, las diferentes valoraciones del papel de los EE UU en el mundo, el compromiso con el liberalismo en EE UU y el conservadurismo en Rusia, que se refieren no sólo al ámbito económico, sino también a materias de familia y religión. "El mundo se ha vuelto menos estable que en los años de guerra fría", apunta el diputado.

No sirven de consuelo las predicciones del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso. La resolución de la Cámara de Representantes de los EE UU de la semana pasada, en la que se condena la "continua agresión política, económica y militar" de Rusia contra Ucrania, Georgia y Moldavia y la "continua violación de su soberanía, independencia e integridad territorial" es para Rusia un motivo de preocupación, afirmaba Serguéi Ryabkov.

"No descarto la posibilidad de nuevas complicaciones. Hacemos todo lo posible para garantizar que las relaciones con los EE UU se estabilicen, para encontrar con ellos una base sólida y sensata. Pero, por desgracia, la resolución aprobada por la Cámara de Representantes indica un sentimiento completamente diferente en los EE UU” apunta el viceministro.

Lea más: Por qué está ganando Putin la nueva guerra fría>>>