Estudiantes peruanos se enamoran del Ártico

Desde su creación en el año 2009 la Universidad Federal del Ártico (Northern Arctic Federal University) situada en la ciudad rusa de Arjángelsk, trata de ampliar la cantidad de sus estudiantes extranjeros. RBTH ha conversado con el estudiante peruano Brian Florián Angulo Yauri acerca de su experiencia.

   

Fuente: archivo personal

En general la enseñanza la universidad rusa situada más al norte es en ruso pero hay un serie de programas que incluyen clases en inglés. Para los estudiantes que desconocen la lengua existen cursillos preparativos que duran un año. Aquí siempre hay estudiantes peruanos listos de prestar ayuda a sus nuevos compañeros latinoamericanos. Para los que todavía no han decidido matriculararse pero quieren conocer el norte ruso, con su cultura y tradiciones, se organizan cursos de verano e invierno. En los últimos años unos 90 estudiantes peruanos acabaron con éxito los estudios y obtuvieron los títulos de Bachiller, Maestro o de Doctor.

Hoy en día la universidad está en un proceso para dar a conocerse por todo el mundo. En la próxima conferencia sobre Cambio Climático que tendrán lugar el Lima entre el 1 y 12 de diciembre próximos, habrá información disponible sobre la  Universidad Federal del Ártico en las instalaciones del Congreso de la República de Perú.

RBTH ha conversado con  uno de los estudiantes peruanos de esta universidad para conocer su experiencia estudiantil. Brian Florián Angulo Yauri nació en la ciudad de Huancayo. Desde muy pequeño quiso estudiar en una universidad fuera de su país. Oyó por primera vez acerca de la posibilidad de estudiar en Rusia cuando cursaba el 3º grado de secundaria, a través de sus amigos peruanos que le enseñaron las primeras palabras en ruso.

Brian, ¿no tuviste miedo de vivir y estudiar en una región tan lejana y fría?

Como cualquier joven, me lancé a la aventura de conocer una nueva cultura, un nuevo idioma, nuevas amistades y por supuesto una nueva educación. Creo que la educación en Rusia es muy buena.  El país es una de las mejores potencias mundiales, tanto en educación como en tecnología.

¿Obtuviste alguna beca para la estancia en Rusia?

Sí, recibí una beca del Ministerio de Educación y Ciencia de Rusia, gracias a mi rendimiento académico, para el centro de ruso de nuestra universidad.

¿Qué materias estudias? ¿Qué profesión tendrás después de finalizar los estudios?

Tengo muchas: desarrollo y estado actual de la robótica y mecatrónica, Matemáticas, Informática, Ética y Psicología. La profesión que tendré al finalizar mis estudios estará relacionada con la mecatrónica y la robótica. Se trata de profesiones muy cotizadas actualmente, ya que todo se basa en la automatización y los robots.

¿Algunas de las universidades peruanas colaboran con las rusas, puedes mencionar cuáles son?

En realidad es lo contrario, las universidades rusas son las que cooperan con las peruanas.

La Universidad Nacional de Ingeniería hace un tiempo atrás, lanzo a órbita el primer nanosatélite desarrollado en Perú,  con la ayuda de la Universidad Estatal de Sur Oeste de Rusia (UESOR), este nanosatélite fue lanzado a órbita con fines académicos.

¿Los métodos de la enseñanza de los profesores rusos son parecidos a los peruanos?

 No, son muy diferentes. En un curso hay tanto práctica como lección, y a veces los llevan diferentes profesores, dependiendo de la materia. Los trabajos que tienes que entregar tienen un nivel más alto que los de Perú.

¿Hay estudiantes de que otros países?

 En la ciudad hay estudiantes de países muy diferentes: colombianos, nigerianos, indonesios, turcos, angolanos, indios... Hay estudiantes de más de 31 países del mundo y ahora acaban de llegar a estudiar el idioma un cubano y un español.  

¿Obtendrás el diploma de maestría o de bachillerato?

Yo obtendré el grado de bachiller. Los extranjeros estudiamos el mismo tiempo que los estudiantes rusos, es decir, cuatro años.

¿Cómo se valora la experiencia recibida en Rusia y los diplomas obtenidos en las universidades rusas en Perú?

En Perú los diplomas obtenidos en el extranjero, sobre todo en Rusia, se consideran muy positivamente. Especialmente en ramas de tecnología y ciencias abstractas.

¿Existe la posibilidad de quedarse en Rusia a trabajar?

Todo depende de cómo termine la universidad, si encuentro la posibilidad de encontrar trabajo por acá, pues me quedo, pero lo que yo quisiera sería regresar a Perú y contribuir en el desarrollo de mi país en los ámbitos de mecatrónica y robótica.

¿No te parecía extraña la comida rusa al principio?¿Qué platos son los que más te gustan ahora?

 La comida rusa es muy diferente a la que nosotros estamos acostumbrados. Al principio es incómoda, tiene un sabor medio agrio, pero después te acostumbras, y hasta te puede llegar a gustar mucho. Yo ahora adoro el gulash con puré y la solianka con pan negro, son mis platos preferidos.

¿Cómo valoras el tiempo de la región?

El tiempo de la región es gélido. En invierno tenemos que soportar vientos que soplan muy fuerte y una temperatura de aproximadamente 25 grados bajo cero, y hay veces que baja hasta los 35 grados bajo cero. Recuerdo que cuando llegué estábamos a 20 grados bajo cero y solo tenía un pantalón y una casaca delgada. Me congelé y no sentía mis manos. Llegando a la residencia recién comencé a sentir cómo mis manos revivían.

Por último, cuéntenos alguna otra impresión fuerte de la cuidad de Arjángelsk.

Las noches blancas son impactantes, sobre todo para nosotros, los latinoamericanos. Allí anochece a las seis o seis y media de la noche y amanece a las seis de la mañana. Pero acá en verano prácticamente no anochece. A las nueve o diez de la noche el sol brilla radiantemente, como si fuera mediodía.

Es complicado, tienes que mirar el reloj para acostarte en la cama; y en invierno sucede lo contrario, tenemos solamente seis o siete horas de sol.

Cuando sales a clase por la mañana aún es noche y al salir ya está anocheciendo, prácticamente en el invierno no ves el día.

Tuve la oportunidad de ver una aurora boreal en una noche de invierno. Apareció de la nada y es un espectáculo de magia en el cielo, un juego de colores entre verde esmeralda y amarillo. Es una experiencia única y fugaz, dura muy poco tiempo, espero ver muchas más auroras boreales en mi estancia, acá en la ciudad de Arjánguelsk.

Lea más: Rusia y Perú crean Centro de Tecnologías Ópticas>>>

Página oficial de la Universidad http://narfu.ru/en/

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.