El protagonismo de la crisis ucraniana en la cumbre del G20

Estados Unidos, Europa y los países BRICS adoptan distintas estrategias respecto a su relación con Rusia. Fuente: Reuters

Estados Unidos, Europa y los países BRICS adoptan distintas estrategias respecto a su relación con Rusia. Fuente: Reuters

A pesar de las duras críticas y los reproches en el protocolo, el presidente Putin se ha mostrado satisfecho con los resultados de la cumbre del G20 en Brisbane, Australia. “Creo que hemos finalizado nuestro trabajo satisfactoriamente”, con estas palabras terminaba su rueda de prensa, tras la cual, sin esperar a la clausura de la cumbre, volaba de vuelta a Moscú.

Pese a que el G20 es una plataforma económica, el reciente encuentro en Brisbane se contempló desde el principio como un escenario para una dura confrontación entre Rusia y Occidente respecto al conflicto ucraniano. El anfitrión, el primer ministro australiano Tony Abbott, por ejemplo, había propuesto prohibir a Rusia la participación en la cumbre. No obstante, la idea no se hizo realidad. Estas cuestiones se deciden por consenso, y en este caso no lo hubo.

Algunas potencias (en particular, China) rechazaron esta idea categóricamente, otras (como Alemania, por ejemplo) contemplaban la participación de Rusia como una posibilidad más para las negociaciones. Por esta razón, hablar de aislar a Rusia en vísperas de la cumbre era contraproducente. Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá y Australia veían el evento como una oportunidad para colmar a Putin de reproches.

En este contexto, Putin inició su estancia en Australia con un encuentro en el marco de los BRICS. Este evento ya se ha convertido en una tradición, ya que los líderes de Rusia, China, India, Brasil y Sudáfrica demuestran de este modo su postura común en el G20. En primer lugar, en lo referente a las cuestiones económicas, aunque en esta ocasión también en las políticas.

Yuri Ushakov, asistente del presidente ruso, informó a la prensa tras el encuentro que los líderes de los países BRICS han declarado ilegales las sanciones contra Rusia: “Todos ellos han calificado de ilegales las sanciones, declarando que incumplen la Carta de la ONU e impiden la recuperación económica”. Ushakov subraya que no fue Rusia quien propuso el tema de las sanciones durante el encuentro. Los líderes de los países de los BRICS tocaron el tema “sin ningún tipo de alusión por nuestra parte”.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, volvió a proponer a los medios de comunicación la oscura asociación Ébola-Rusia-Estado Islámico, y más tarde celebró un encuentro con los líderes de la UE dedicado casi por completo a Ucrania. Según Obama, si el Kremlin no cambia su postura respecto a Ucrania, “el aislamiento en el que se encuentra ahora Rusia continuará”, informa la agencia France-Press.

Con estos antecedentes, las partes comenzaron a trabajar en las asambleas generales de la cumbre. Sin embargo, en estas el tema de Ucrania no se trató. “En las discusiones oficiales del G20, la cuestión de Ucrania no se aborda, ni siquiera se menciona”, informaba Putin a la prensa.

No obstante, el presidente ruso declaraba: “todos los encuentros bilaterales se consagraron exclusivamente a los problemas de Ucrania. Debo decir que estas conversaciones han sido muy francas, sustanciales y útiles, según mi punto de vista”.

El encuentro de cuatro horas con la canciller alemana, Angela Merkel, y  al que se unió más tarde el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker fue una de las principales reuniones. El contenido de la reunión no se ha hecho público, pero el ministro de Economía alemán, el vicecanciller Sigmar Gabriel, confirmó en directo para ARD que Alemania se inclina más por las negociaciones que por el aislamiento de Rusia: “Está bien que Angela Merkel y [el ministro alemán de Relaciones Exteriores] Frank-Walter Steinmeier se concentren en el diálogo y no en la confrontación, como otros. Por ejemplo, considero una reacción absolutamente incorrecta todo el ruido de sables provocado por la OTAN en las fronteras rusas”.

“La continuación de la crisis ucraniana y del régimen de las sanciones no se encuentra entre los intereses de los europeos, ya que esto no hace más que empeorar su situación económica”, opina el presidente del Centro de Comunicaciones Estratégicas, Dmitri Abzálov.

Lea más: Rusia apuesta por el G20>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.