Rusia e Irán acuerdan el desarrollo de la central nuclear de Bushehr

Se trata del mayor proyecto de Rosatom en el extranjero. Fuente: servicio de prensa

Se trata del mayor proyecto de Rosatom en el extranjero. Fuente: servicio de prensa

La corporación estatal rusa Rosatom e Irán han firmado un contrato para la construcción de un segundo proyecto para la central nuclear de Bushehr, así como para la construcción de reactores en otras superficies. Los expertos ya lo han descrito como el mayor proyecto extranjero de la corporación rusa. Su realización dará un nuevo impulso al desarrollo económico de ambos países.

El contrato prevé la construcción de dos reactores para la central nuclear de Bushehr con la posibilidad de ampliar el proyecto hasta cuatro reactores. Además, se ha acordado la construcción de otros cuatro reactores para otras centrales que están por determinar.

El importe total del contrato no se ha hecho público, aunque algunos proyectos análogos en el extranjero han sido valorados en alrededor de 10.000 millones de dólares.

El proyecto completo de la construcción de reactores nucleares en Irán, incluyendo el suministro de maquinaria y combustible nuclear, estará supervisado por la OIEA y cumplirá totalmente el principio de no proliferación de armas nucleares, del mismo modo que la construcción del primer reactor de la central nuclear de Bushehr, según se informa en un comunicado oficial de la corporación estatal Rosatom.

El combustible necesario durante todo el ciclo de duración de los ocho nuevos reactores se producirá en Rusia. Además, el uranio utilizado también será devuelto a su país de origen para su tratamiento y conservación. Aunque los socios también están estudiando la viabilidad económica y la posibilidad de fabricar en Irán algunos elementos del combustible nuclear que se utilizará en estos reactores.

“Este es nuestro mayor proyecto en el ámbito nuclear en el extranjero. Irán es un socio fiable, ya que tiene gas y petróleo que puede vender para comprar nuestra tecnología y maquinaria, -comenta en una entrevista para el periódico Vzgliad el director general del Instituto de Problemas Energéticos, Bulat Nigmatullin. – Este acuerdo permitirá ampliar las instalaciones industriales rusas para la construcción de centrales nucleares.

“Irán, que teme un embargo por parte de Occidente, comprará toda la maquinaria principal a Rusia”, añade el experto.

Por su parte, el país persa obtendrá la posibilidad de diversificar su política energética. “El desarrollo de la energía nuclear fue declarado una prioridad incluso antes de la Revolución Islámica”, aclara en una entrevista para Vzgliad Vladímir Sazhin, investigador del Instituto de Estudios Orientales de la Academia Rusa de Ciencias.

Según el especialista, gracias a la ampliación de las instalaciones de energía nuclear Irán podrá exportar más petróleo y gas e incrementar de este modo los ingresos en su presupuesto. Además, Teherán podrá crear nuevos puestos de trabajo de alta calificación.

Lea más: “Irán es en un lugar cada vez más interesante para hacer negocios”>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.