Canciller venezolano visitará Rusia para tratar crisis petrolera

Rafaél Ramírez visita también a varios países de la OPEP y acusa a EE UU de querer dañar al país eslavo. Fuente: Reuters

Rafaél Ramírez visita también a varios países de la OPEP y acusa a EE UU de querer dañar al país eslavo. Fuente: Reuters

Rafael Ramírez inició una gira que comenzó este miércoles por Argelia. “Estamos intercambiando ideas con los países de la OPEP y no OPEP”. Acusó a Estados Unidos de querer dañar a Rusia con la producción de crudo de esquisto.

El canciller venezolano Rafael Ramírez visitará Rusia, en el marco de una gira que lo lleva además a Argelia, Catar e Irán, y que tiene como marco la caída de los precios del petróleo en el mercado internacional. “Estamos intercambiando ideas con los países de la OPEP y no OPEP”, indicó el ministro a través de la cuenta en Twitter del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Es la segunda visita que Ramírez hace a Rusia como canciller. El 8 de octubre estuvo en Moscú y se reunió con su homólogo Serguéi Lavrov. Destacó la cooperación militar y técnica que mantienen ambas naciones y especificó la necesidad de ampliar las alianzas. Venezuela es el segundo socio comercial de Rusia en América Latina además de las inversiones en gas y petróleo.

Rafael Ramírez es el representante venezolano ante la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Se desempeñó como ministro de Energía y Petróleo y presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA) hasta el 3 de septiembre, cuando fue nombrado por el presidente Nicolás Maduro nuevo canciller de la República Bolivariana de Venezuela.

El 27 de noviembre los miembros de la OPEP se reunirán en Viena para discutir la situación de los precios del crudo. Se estima que pueda haber una reducción de la cuota de la organización, que produce 35 millones de barriles diarios, alrededor de 35% de la producción mundial, y así presionar para que se incrementen los precios.  

“Quieren dañar a Rusia”

Ramírez conversó el miércoles con Abdelaziz Buteflika, presidente de Argelia. Antes sostuvo una reunión con Youcef Yousfi, ministro de Energía de esa nación, indicó Madelein García, enviada especial de la televisora Telesur.

“La gira del canciller por Argelia, Catar, Irán y Rusia, además contempla afianzar las relaciones bilaterales con estos países”, se especificó en la cuenta @vencancilleria de la red social Twitter.

El canciller se quejó de la creciente producción de petróleo de esquisto, primordialmente estadounidense, a la que culpó de influir decisivamente en la caída de los precios. “¿Con qué objetivo Estados Unidos y algunos aliados quieren afectar el precio del petróleo? Para dañar a Rusia que produce 10 millones de barriles y su ingreso vital que forma parte del funcionamiento del país”.

El canciller venezolano se alineó de esta forma con el planteamiento de Thomas Friedman, columnista de The New York Times, quien publicó el 15 de octubre pasado un artículo titulado A Pump War?,  que tiene como premisa principal que Estados Unidos y Arabia Saudí se han puesto de acuerdo para afectar el mercado petrolero dominado por Irán y Rusia, lo que llevaría a quebrar económicamente a estas naciones. Friedman cita que ya hubo un antecedente en este tipo de guerra económica que terminó con el colapso de la Unión Soviética en 1985.

El mandatario venezolano Nicolás Maduro señaló a finales del mes de octubre que la explotación de petróleo y gas de esquisto estadounidense “es un ataque que trata de destruir a los países de la OPEP”.

Afirmó que este tipo de explotación ocasiona daños ambientales irreversibles y afecta el precio en el mercado internacional. “Este es un método peligroso que puede ocasionar una tragedia. Alerto al pueblo de los Estados Unidos sobre esto”.

Choque de oferta

El petróleo de esquisto o shale oil se extrae de las rocas en base a procesos químicos. El grupo financiero Goldman Sachs pronosticó en septiembre pasado que gracias a esta forma de explotación Estados Unidos superará en 2017 a Arabia Saudí y Rusia como el mayor productor petrolero del mundo.

Maria van der Hoeven, directora ejecutiva de la Agencia Internacional de Energía (AIE), indicó en junio al presentar el informe semestral de la organización, que el petróleo de esquisto genera un choque de oferta que ha revolucionado el mercado energético. Prevé que en poco tiempo la oferta petrolera sea mayor a la demanda.

La cesta petrolera venezolana se ubicó la semana pasada en 72,80 dólares por barril. El miércoles el barril de la OPEP se estimó en 77,27 dólares. Rusia, que no forma parte del grupo, produce el 12,9 % de la producción mundial de petróleo y mantiene en Venezuela inversiones en la Faja Petrolífera del Orinoco.

Lea más: Rusia y Venezuela se oponen a la intrusión de Occidente>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.