Putin confirma en Pekín el giro de Rusia hacia Oriente

El presidente ruso asiste a la cumbre de APEC. Fuente: Konstantín Zavrazhin / Rossiyskaya Gazeta

El presidente ruso asiste a la cumbre de APEC. Fuente: Konstantín Zavrazhin / Rossiyskaya Gazeta

Rusia planea desarrollar activamente su cooperación económica con los países de la Región Asia-Pacífico, y en primer lugar con China. La presencia de Vladímir Putin en Pekín, para asisitir a la cumbre de APEC muestra el acercamiento de Rusia hacia Oriente.

El 10 de noviembre Vladímir Putin declaró en su intervención en la cumbre del foro de la APEC, que Rusia y los países de la Región Asia-Pacífico deben aprovechar el potencial de la cooperación en beneficio mutuo.

APEC (Asia-Pacific Economic Cooperation, en español Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico) se creó en 1989, con el fin de consolidar el crecimiento y la prosperidad de los países del Pacífico. Los temas más importantes de su agenda tienen que ver con el intercambio comercial, la coordinación económica y la cooperación. Integra a numerosos países de Asia, Rusia, EE UU y Canadá. Chile, México y Perú son los representantes latinoamericanos.

“Rusia, como parte de la Región Asia-Pacífico, está obligada a utilizar las ventajas concretas que nos ofrece este centro económico, tecnológico y de inversión que crece a un ritmo frenético”, citó la agencia TASS.

“Por otra parte, el desarrollo de Siberia y el Extremo Oriente también es una oportunidad única para los países de esta potente región, una posibilidad de aprovechar de manera eficaz las perspectivas que se abren en la zona y reforzar todavía más su potencial”, declaraba Putin.

El presidente ruso calificó de estratégica la interacción con la Región Asia-Pacífico, a la que considera una prioridad para Rusia. Según Putin, Rusia ha establecido una serie de pasos a seguir en el desarrollo de la cooperación con los países de la región, como el aumento de la participación de la región en su comercio exterior del 25% actual hasta el 40%. 

Una nueva zona de libre comercio

Rusia ha apoyado la idea de creación de una zona Asia-Pacífico de libre comercio y cuenta con la cooperación en este proyecto de la Unión Económica Euroasiática

“Consideramos un importante logro de la presidencia china (de la APEC) el acuerdo de pasos concretos para la creación de una futura zona Asia-Pacífico de libre comercio”, declaraba el presidente de la Federación Rusa durante la cumbre del foro de la APEC.

“Evidentemente, la futura zona Asia-Pacífico de libre comercio deberá interactuar con otras granes agrupaciones económicas regionales”, añadía Putin. 

China, un socio clave

El día anterior, el 9 de noviembre, Vladímir Putin se reunió con su homólogo chino Xi Jinping. 

Los presidentes constataron el desarrollo positivo de la cooperación bilateral. El presidente ruso declaró la vital importancia de la interacción de Rusia y China “para mantener el derecho internacional en el mundo y volverlo más estable”.

Tras el encuentro de los jefes de Estado, el secretario de prensa del presidente de Rusia, Dmitri Peskov, informó de que Vladímir Putin y Xi Jinping habían debatido la posibilidad de realizar transacciones en yuanes durante la colaboración de ambos países en distintos ámbitos, “incluyendo la cooperación técnico-militar”. 

La importancia del gas

Tras las negociaciones, los líderes de Rusia y China firmaron 17 documentos, entre los cuales figura un memorándum sobre el suministro de gas de Rusia a China por la llamada ruta “occidental” (desde los yacimientos de Siberia Occidental).

Según el periódico Kommersant, el contrato de suministro por la ruta occidental se firmará antes de finales de 2015 (más tarde el ministro de Energía, Alexander Novak, aclaraba que se firmará durante el primer semestre de 2015), y preverá un suministro de 30.000 millones de metros cúbicos al año durante un plazo de 30 años.

“Los plazos de la construcción ya están definidos - aclaraba el director de Gazprom, Alexéi Miller - son los mismos que previmos para la ruta oriental, es decir, cuatro más dos años, de modo que el plazo de la explotación del gasoducto tras la entrada en vigor del contrato será de cuatro a seis años…”.

Alexéi Miller declaró también que, en caso de la ampliación de la potencia de esta ruta, el suministro podría alcanzar también los 60.000 millones o incluso los 100.000 millones de metros cúbicos de gas al año.

Según valoraciones de varios observadores, cada uno de los 17 documentos firmados (la construcción de una central hidroeléctrica en el Extremo Oriente, la apertura de líneas de crédito entre Sberbank y el Banco de Exportaciones e Importaciones de China, la construcción de fábricas de cemento, etc.) es una constatación del giro hacia China de  Rusia.

Chile y Japón hacen sus propias propuestas

El primer día de su estancia en Pekín, Putin se reunió con los líderes de Japón y de Chile.

En cuanto a las negociaciones con la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, en primer lugar figuraron las cuestiones relacionadas con la cooperación económica. Chile cuenta con la creación de una zona de libre comercio con la Unión Aduanera (compuesta por Rusia, Bielorrusia y kazaistán), según declaró la propia Michelle Bachelet.

Rusia, por su parte, considera a Chile como un importante exportador de producción agrícola capaz de incrementar su suministro en un momento en el que ha prohibido la importación de productos europeos. 

Por su parte, para el primer ministro japonés, Shinzō Abe, lo más importante fue que el presidente de Rusia declarara: “Es una buena noticia que se hayan retomado nuestras negociaciones para la firma de un acuerdo de paz (en torno a las islas Kuriles)”. Cabe señalar que la reanudación de las negociaciones tenía lugar en el contexto de la incorporación de Japón a las sanciones introducidas contra Rusia por parte de la Unión Europea y Estados Unidos.

Lea más: Los BRICS, la semilla de un nuevo orden financiero internacional>>>

Artículo basado en materiales de RIA Novosti, TASS y Kommersant.