Rusia y España refuerzan los lazos académicos

Momento de la reunión de los académicos en Madrid. Fuente: Elena Lukicheva.

Momento de la reunión de los académicos en Madrid. Fuente: Elena Lukicheva.

“El mundo académico puede salvar el mundo”, anunció el embajador de la Federación Rusa en España, Yuri Korchagin, durante el acto de la inauguración del Encuentro de Universidades Rusas y Españolas, que tuvo lugar este jueves, día 6 de noviembre, en Madrid.

La Unión Europea y Rusia no están atravesando el mejor momento en sus relaciones bilaterales, pero los lazos socioculturales entre España y Rusia no parecen hacer otra cosa que estrecharse. Tras la reciente y exitosa presentación del Foro Internacional Hispano-Ruso (FIHR) de la pasada semana, los días 6 y 7 de noviembre, se celebra en Madrid el Encuentro de Universidades Rusas y Españolas.

El evento reúne en la capital española a rectores, profesores y representantes de las universidades más importantes de ambos países. En total más de 60 profesionales del sector académico que se hallan en búsqeda de nuevos contactos, colaboraciones e intercambio de exprencias.

El evento ha estado organizado por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y la Embajada de Rusia en España, con la colaboración del Ministerio de Educación y Ciencia de Rusia, Rossotrudnichestvo y el Centro Ruso de Ciencia y Cultura.

La ingauguración oficial tuvo lugar el 6 de noviembre, en el Campus de Montegancedo de la Universidad Politécnica de Madrid, institución que también colaboró en la organización. Viacheslav Voronin, jefe del Área de Relaciones Internacionales del Ministerio de Educación y Ciencia, explicó que “Rusia en este encuentro quiere demostrar sus mejores resultados del trabajo de las universidades”.

El encuentro, que se ha celebrado en varias ocasiones, contó con sesiones de ponencias y presentaciones en las salas de la Universidad Politécnica de Madrid y el Centro Ruso de Ciencia y Cultura.

Yuri Korchagin, embajador de Rusia en España, recordó en su discurso de bienvenida que los dos países ya habían tenido una experiencia muy constructiva varias conferencias de rectores celebradas en España, Rusia y México. Asimismo, el embajador recalcó, tal y como lo hizo en la presentación de FIHR, que en estos tiempos de quiebra de la confianza entre Rusia y Occidente es importante que el mundo académico y la sociedad civil mantengan estrechas relaciones.

Decía Dostoevski que la belleza salvará el mundo. Yo diría que el ámbito académico y universitario pueden ahora salvar el mundo con la preparación de jóvenes especialistas que podrían ayudar a superar la crisis y a mejorar la comprensión mútua”, dijo Yuri Korchagin.

El encuentro se desarrolló en un ambiente de interés mutuo y confirmó los deseos por ampliar y profundizar la comunicación. Para muchos asistentes se ha convertido en un punto de encuentro en el que encontrar socios o colaboradores y hablar de futuros proyectos conjuntos. De alguna manera se constató que en el mundo actual la cultura y la ciencia están por encima de la política y de los problemas derivados de la tensa situación geopolítica.

Internacional” e “internacionalización” han sido dos palabras frecuentemente utilizadas, seguidas por “globalización”. Los miembros del mundo académico destacaron la importancia de estos fenómenos en la vida actual.

El mundo es cada vez más globalizado, dicen, y por eso es muy importante crear vínculos de entendimiento y colaboración. “Las relaciones entre los países deben tener como obejetivo superar la disonancia cognitiva que existe entre lo esperado y lo real”, subrayó Irina Jaléieva, rectora de la Universidad Estatal Lingüítica de Moscú. “Estamos trabajando para superar cualquier tipo de esta disonancia entre nuestras universidades y países”, añadió.

También hubo espacio para tratar la movilidad académica, la investigación y el intercambio de conocimientos, así como la enseñanza de lengua y literatura. Juan Carlos García Galindo, director general de Relaciones Internacionales y del Aula Hispano-Rusa de la Universidad de Cádiz, declaró que “los profesores de la Universidad de Cádiz están emprezando a aprender el ruso porque ven muchas posibilidades, no solo en el sector educativo, sino en el de la ciencia, cultura y muchos otros”.

Yo soy el producto de este sistema”, confesó y añadió que “hace años nunca me habría planteado estudiar ruso, y ahora llevo cuatro semanas de mi curso de iniciación”. Un hecho tan curioso como importante, sobre todo en vísperas del año dual del idioma que comenzará en 2015 y que fue otro de los temas que sonó con frecuencia durante este encuentro.

Lea más: Empresas españolas continúan los negocios en Rusia a pesar de las sanciones >>>