Rusia y Uruguay sientan las bases para fomentar el crecimiento del comercio bilateral

El veto a los alimentos occidentales y la explotación conjunta de la plataforma continental uruguaya son los proyectos más prometedores. Fuente: Alamy / Legion Media

El veto a los alimentos occidentales y la explotación conjunta de la plataforma continental uruguaya son los proyectos más prometedores. Fuente: Alamy / Legion Media

La búsqueda, por parte de Rusia, de proveedores alternativos de alimentos está abriendo nuevos horizontes al comercio entre Rusia y Uruguay. Algunos expertos independientes también ven futuro en la explotación conjunta de la plataforma continental uruguaya.

El viceministro de Transporte y Obras Públicas de Uruguay, Pablo Genta, realizó una presentación a principios de octubre sobre el potencial económico-comercial de su estado en una muy concurrida sala redonda de la Cámara de comercio de Rusia. En ella se informó sobre los distintos aspectos del comercio bilateral a los empresarios allí reunidos, quienes además presenciaron la presentación de un proyecto de inversión para la construcción de un puerto de aguas profundas.

Sobre la misma fecha el viceministro de Asuntos Exteriores de Uruguay, Luis Porto, mantuvo negociaciones con Serguéi Dankvert, copresidente de la Comisión Mixta Ruso-Uruguaya para el Fomento de las Relaciones Económico-Comerciales entre los dos países.

“El comercio entre nuestros países se mantiene alrededor de los 300 millones de dólares. Esta cifra impresiona poco a simple vista. Pero si tenemos en cuenta el tamaño de Uruguay y su población, queda claro que Rusia mantiene con este país unas relaciones comerciales más activas que con ningún otro país latinoamericano”, declara Liudmila Símonova, directora del Centro de Investigaciones Económicas del Instituto de Latinoamérica de la Academia Rusa de Ciencias.

Este encuentro dio como resultado varios acuerdos que podrían impulsar considerablemente el comercio bilateral. Una parte de estos acuerdos se podrían calificar de cardinales desde el punto de vista logístico. Por ejemplo, las partes han decidido reunir a la comisión una vez al año y llevar a cabo encuentros personales al menos en dos ocasiones cada 12 meses.

Además, se creará una secretaría permanente de la comisión bilateral y varios grupos de trabajo. En particular, aparecerán grupos de cooperación en materia económica, de innovación, agricultura, pesca, control veterinario y fitosanitario, y también para la colaboración en cuestiones de seguridad.

La primera reunión de la comisión se celebrará, de común acuerdo, el 12 y 13 de febrero de 2015 en Uruguay. En ella, entre otras cosas, se hablará de la inversión recíproca. Además se celebrará el Día de Rusia en Uruguay durante la visita de una delegación representativa del sector empresarial ruso.

 Más carne procedente de Uruguay

Tras las declaraciones de Luis Porto sobre la determinación de aumentar considerablemente las exportaciones a Rusia de todo tipo de productos alimenticios (carne, productos lácteos, pescado, productos del mar, verduras y frutas) procedentes de Uruguay, su colega Serguéi Dankvert anunció que Rosseljoznadzor (el servicio federal ruso de supervisión veterinaria y fitosanitaria) está dispuesto a acelerar el proceso de certificación de las empresas uruguayas interesadas en exportar su producción al mercado ruso y a otros países de la Unión Aduanera

Según ha aclarado a RBTH el asistente de Dankvert, Alexéi Alexéiev, para acelerar el proceso se enviará a Uruguay el equipo de inspección veterinaria ruso que se encuentra en este momento en Argentina.

Los expertos entrevistados por RBTH creen que existen condiciones favorables para el aumento del comercio bilateral, sobre todo si se tiene en cuenta que actualmente han quedado libres algunos nichos del mercado ruso que antes ocupaban proveedores de EE UU, la Unión Europea, Australia y Noruega.

Sin embargo, la expansión del comercio puede verse limitada por las posibilidades del propio Uruguay. De hecho, según el experto en el sector cárnico del instituto IKAR, Daniil Jotko, Uruguay solo podría exportar ternera, puesto que el volumen producción del resto de carnes solo cubre el consumo interno del país y una parte muy limitada del externo. Por otro lado, las sanciones apenas han alterado el flujo comercial de la ternera en Rusia, ya que el 90 % de esta provenía de América Latina.

Según Jotko, si se compara la dinámica del suministro mensual de ternera uruguaya en 2013 y 2014, se extrae que la capacidad media mensual de exportación de Uruguay ronda las 3.000-4.000 toneladas. “Entre julio y agosto de 2014, Uruguay llegó a suministrar a Rusia más de 4.500 toneladas mensuales, aunque en septiembre este volumen volverá a descender hasta las 2.000 toneladas”, prevé el experto (durante la preparación del material la estadística no era definitiva).

“Es evidente que, tras las sanciones, Uruguay está tratando de ocupar ese pequeño nicho que queda a su alcance, aunque la competencia de Brasil, Paraguay y Argentina es bastante alta”, recuerda.

En cuanto al resto de productos de ganadería, el único nicho más o menos significativo que podrían dejar libre las sanciones impuestas por Rusia en respuesta a Occidente se encuentra en el sector del cordero y de la leche en polvo. La producción interna y de los países vecinos cubre prácticamente todo el sector de la carne de ave, mientras que el de la carne de cerdo se lo disputarán próximamente productores mayores que Uruguay, como son Brasil y China.

Nuevas posibilidades

Según anuncia Rosseljoznadzor, durante el próximo encuentro entre Rusia y Uruguay —que tendrá lugar el año que viene— se debatirá la posibilidad de aumentar la cooperación en materia de apoyo a pequeñas y medianas empresas, la posible participación de empresas rusas en la ampliación de uno de los puertos de aguas profundas de Uruguay y la cooperación en el ámbito industrial, interbancario y financiero.

Los expertos rusos están convencidos de que existen bastantes sectores en los que Rusia y Uruguay podrían colaborar.

“Uruguay produce un magnífico aceite de oliva, ganador de medallas de oro en concursos españoles”, comenta a RBTH el socio de Rusenergy Mijaíl Krutijin, que visitó recientemente el país sudamericano. Krutijin cree que algunas empresas rusas también podrían hacerse hueco en el mercado uruguayo.

“No me refiero a pequeños nichos como el inmobiliario o el turístico, los cuales también resultan prometedores, sino a la posibilidad de participar en licitaciones para la realización de prospecciones petrolíferas y de gas en yacimientos marítimos. Allí se están llevando a cabo en este momento varias exploraciones de gran interés, cuya viabilidad ya está siendo estudiada por las grandes empresas internacionales. En mi opinión, es una buena oportunidad. He visto los resultados de las prospecciones geofísicas que se han realizado en el fondo marino y se ha encontrado petróleo y gas, lo cual resulta bastante prometedor”, declaró a RBTH.

El experto recuerda que el gas que Uruguay recibe de Bolivia y Argentina no cubre toda su demanda, por lo que se está construyendo además una terminal de recepción de gas licuado. “Si encuentran unas reservas considerables en su propia plataforma continental, podrían alcanzar la independencia energética y convertirse en país exportador”, explica.

En cuanto al puerto marítimo promovido por la delegación uruguaya durante su visita a la Cámara de Comercio de Rusia, Krutijin opina que podría interesar a los rusos como puerto de tránsito, puesto que la capacidad de los puertos vecinos de Buenos Aires y Montevideo no son suficientes para acoger toda la carga de tránsito que llega a Sudamérica.

Lea más: Cómo ha reemplazado Rusia los productos importados de Europa y EE UU>>>