Un paso más cerca de Argentina

La contrucción de la primera central flotante, Académico Lomonósov, en San Petersburgo. Fuente: Ria Novosti

La contrucción de la primera central flotante, Académico Lomonósov, en San Petersburgo. Fuente: Ria Novosti

La empresa argentina Corporación América y la rusa Rosatom-Overseas (la rama internacional de la empresa Rosatom) han firmado un memorándum de entendimiento en el campo del uso pacífico de la energía nuclear que constituirá el punto de partida de un proceso de colaboración a largo plazo entre las dos empresas.

El documento prevé la participación de Rosatom —uno de los líderes mundiales de la industria nuclear y energética— y Corporación América en el desarrollo de proyectos conjuntos que permitirán a Argentina consolidar su posición a nivel internacional en el campo de la energía nuclear, la tecnología radiológica y la medicina nuclear.

En 2010 la empresa estatal rusa de energía nuclear Rosatom y el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de Argentina acordaron las ‘Directrices de la cooperación en el campo del uso pacífico de la energía nuclear (2010)’ y firmaron un memorándum de entendimiento en materia de ‘Cooperación en el campo de la energía nuclear con fines pacíficos’ en el que se confirmaba que la empresa Rosatom había superado la preselección de proveedores potenciales para la cuarta central nuclear argentina.

Los socios han expresado su intención de trabajar en el fomento de las centrales nucleares flotantes en Argentina y en otros países. En este momento, Rusia es el único país del mundo que construye este tipo de centrales. 

Una colaboración de más de dos décadas

Rusia y Argentina comenzaron a colaborar en materia nuclear en octubre de 1990, cuando se firmó un acuerdo entre el gobierno de la URSS y el de la República Argentina para la colaboración en el campo del uso pacífico de la energía nuclear.

El plazo de vigencia de dicho acuerdo venció el 28 de diciembre de 2012, momento en el que se empezó a trabajar de manera intensiva en la elaboración de un nuevo acuerdo entre ambos gobiernos, que finalmente se firmó durante lavisita a Argentina de Vladímir Putin el 12 de julio de 2014 y su encuentro con Cristina Fernández de Kirchner. 

¿Qué viene después?

Según señalan los expertos rusos, ambos países están especialmente interesados en la proyección y construcción en Argentina de la cuarta central nuclear, denominda Atucha, con la participación de la parte rusa. Por otro lado, se está planeando la realización de proyectos en el campo de la tecnología radiológica y de la medicina nuclear.

“La firma de estos importantes documentos proporciona una base sólida para el desarrollo de una cooperación fructífera y beneficiosa —tanto para Rusia como para Argentina— en materia de construcción de centrales nucleares y otras vertientes de la industria nuclear: desde el desarrollo de las infraestructuras y la industria, a la creación de centros de información y desarrollo de medicina nuclear y tecnología radiológica en Argentina”, declaró el director del departamento de comunicaciones de Rosatom, Serguéi Novikov.

Lea más: América Latina y Rusia frente a la reforma del Consejo de Seguridad>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.