Moscú propone aprobar en la ONU una declaración de no injerencia

Lavrov encabezó la delegación rusa en la Asamblea General. Fuente: Reuters

Lavrov encabezó la delegación rusa en la Asamblea General. Fuente: Reuters

Rusia ve una crisis sistémica en las relaciones internacionales actuales

A pesar de los intentos de aislar a Rusia en la arena internacional, el viaje del ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, a la 69ª sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas fue muy provechoso. El jefe de la diplomacia rusa pudo pronunciarse sobre temas como la situación en el Oriente Próximo y en Ucrania así como defenderse de las acusaciones lanzadas por los Estados Unidos. De todas formas, fuentes del Ministerio de Exteriores reconocen que en Nueva York no recibieron el alud de críticas que esperaban antes del viaje a la sesión de la Asamblea General.   

La 69ª sesión de la Asamblea General de la ONU, que concluyó el pasado 30 de septiembre, fue más animada que nunca. El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, marcó el tono del debate tras instar a la comunidad internacional a parar a los guerrilleros del Estado Islámico (EI) así como a combatir de forma más activa las violaciones de los derechos humanos ya que, como aseguró, “desde el punto de vista del respeto a los principios de la ONU éste ha sido un año terrible”.

El jefe de la delegación rusa, el ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, participó en más de 50 actos en el marco de la Asamblea General. Lavrov mantuvo además más de 30 encuentros bilaterales. “No he notado ningún tipo de aislamiento, al contrario, ha habido más colegas que deseaban hablar conmigo que normalmente”, comentó Lavrov a los periodistas al hacer la valoración de los cinco días que pasó en Nueva York.

Al igual que antes, ninguna cuestión más o menos importante se puede resolver sin la participación de Rusia. Tampoco se oyeron tantas críticas como se esperaba, si no se cuenta la intervención de 45 minutos del presidente estadounidense Barack Obama.

“La verdad es que esperábamos muchas más críticas”, aseguró una fuente de la delegación rusa a RBTH. “Estamos satisfechos de que en el contexto actual marcado por intentos de determinados países de imponer sus visiones a los otros miembros, la Asamblea General haya continuado con su línea de buscar respuestas colectivas a los desafíos globales y regionales. Esto es precisamente a lo que insta Rusia”.

El mundo no necesita decisiones unilaterales

Desde la tribuna de la Asamblea General, Lavrov dio una minuciosa respuesta a Obama. “Washington ha declarado abiertamente su derecho a utilizar la fuerza militar de forma unilateral y en cualquier parte para defender sus propios intereses. La injerencia militar se ha convertido en norma, incluso a pesar de que todas las operaciones de fuerza emprendidas por EE UU durante los últimos años terminaran de manera lamentable”.

La tesis principal que se repitió en todas las intervenciones de Lavrov en Nueva York fue la de que casi todos los problemas que hoy en día se encuentran en el centro de atención de la comunidad internacional tienen un carácter sistémico y derivan del deseo de luchar contra los síntomas de la enfermedad pero no con sus causas.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso recordó que la condición que Washington impuso a Moscú para restablecer las relaciones diplomáticas con la Unión Soviética en 1933 fue la garantía de no injerencia en los asuntos internos de EE UU y el compromiso de no realizar ningún tipo de acción con el objetivo de hacer cambiar la estructura social y política del país.

Entonces en Washington temían el virus revolucionario y esas garantías fueron establecidas en base a la reciprocidad. Lavrov considera que puede que tenga sentido repetir las exigencias del gobierno norteamericano de entonces a nivel universal. “¿Por qué no aprobar una declaración de la Asamblea General sobre la inadmisibilidad de la injerencia en los asuntos internos de estados soberanos y el no reconocimiento de los golpes de estado como métodos de cambio de poder?, propuso Lavrov. “Es la hora de excluir totalmente de la relaciones internacionales los intentos de unos estados de presionar de forma ilegal a otros”, insistió Lavrov.

La crisis de Ucrania, según Lavrov, ha sido un reflejo de los problemas que durante años se fueron acumulando en el bloque euroatlántico y no se resolvieron. Además, el jefe de la diplomacia rusa se mostró esperanzado de que la regulación pacífica en Ucrania sea duradera y reafirmó la disposición de Moscú de colaborar con Occidente si éste hace los primeros pasos hacia el compromiso.

Todavía es pronto para renunciar al derecho a veto

En el marco de la sesión hubo un encuentro a alto nivel sobre la cuestión del derecho a veto en el Consejo de Seguridad de la ONU. Sus participantes escucharon la propuesta de Francia de que los miembros permanentes del Consejo de Seguridad se abstengan de forma voluntaria a utilizar el derecho a veto en casos en los que haya masivas violaciones de los derechos humanos, genocidio, etcétera. Rusia volvió a anunciar que las prerrogativas de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, incluido el derecho a veto, no están sujetas a revisión.

El viceministro de Asuntos Exteriores, Guennadi Gatílov, aclaró a RBTH la posición de Rusia:

“¿Cómo hay que actuar en los casos en que nuestros socios occidentales vetan y bloquean las resoluciones aprobadas sobre el suministro de ayuda humanitaria? ¿Por qué esta situación tiene que quedar sometida a la imposibilidad de utilizar el derecho a veto?”. “O bien cuando proponemos adoptar una resolución sobre el cese inmediato de las operaciones militares en Ucrania, esta iniciativa también queda anulada utilizando el derecho a veto. En general las autolimitaciones al uso del derecho a veto no tienen que estar relacionadas solo con las violaciones masivas de los derechos humanos. Hay problemas igual de importantes sobre los que también se puede decir que los miembros permanentes del Consejo de Seguridad no tendrían que utilizar su derecho a veto”.

Lea más: El acercamiento de Rusia a América Latina se plasma en la Asamblea General de la ONU>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.