EE UU busca beneficiarse con las sanciones a Rusia

Las sanciones han distanciado a Rusia y Occidente. Fuente: ITAR-TASS.

Las sanciones han distanciado a Rusia y Occidente. Fuente: ITAR-TASS.

Según los expertos rusos, las sanciones no hacen más que destruir los vínculos económicos de Moscú y Occidente. Debido a que entre Rusia y EE UU no son significativos es esperable que siga su presión norteamericana. En cambio, para la UE la situación en mucho más delicada.

Después de que el servicio de política exterior de la UE presentara el 30 de septiembre su “evaluación de la implementación del plan de paz de Minsk y, en particular, del alto el fuego”, en Rusia no esperan un cambio demasiado drástico en la política de influencia económica europea.

Según informa a la agencia ITAR-TASS una fuente en la UE tras la presentación, la cuestión de la anulación de las sanciones contra la Federación de Rusia podría proponerse en la cumbre de la Unión Europea los días 23 y 24 de octubre. La solución se tomará “dependiendo de cómo se desarrolle la situación en Ucrania”.

“Los líderes políticos seguirán de cerca el desarrollo de los acontecimientos en Ucrania y únicamente en caso de que el progreso mantenga un ritmo constante se podrán aligerar las sanciones. Washington ni siquiera ha planteado esta cuestión, ya que las condiciones que Estados Unidos exigía recientemente no son aceptables para Moscú”, comenta a RBTH el presidente del Consejo de Política Exterior y de Defensa, Fiódor Lukiánov.

Según este, los vínculos económicos de Washington con Rusia son significativamente menores que los de Europa, por lo que Estados Unidos se puede permitir continuar su política de presión sobre Moscú durante mucho más tiempo. 

“En mi opinión, el objetivo de la Administración de Obama no consiste ya en proteger a Ucrania de una agresión por parte de Rusia, sino en conseguir que la actividad en política exterior de Moscú a largo plazo se vuelva más cautelosa. Se trata de una presión sistemática, y la evolución de la situación en Ucrania apenas influirá en la postura de la administración estadounidense”, opina Lukiánov.

El politólogo cree que se puede esperar un debilitamiento en las sanciones únicamente por parte de la UE, que sufre las consecuencias de estas limitaciones en la misma medida que Rusia. Moscú responderá a este paso, aunque sería precipitado esperar un gran avance en la cuestión de las restricciones económicas.

Losobjetivoseconómicosdelassanciones

El comportamiento de Washington reduce de forma inequívoca las posibilidades de Rusia y la UE, lo cual, en opinión de los economistas, beneficia a la política de Estados Unidos.

“Para la economía estadounidense aparece un nuevo mercado de armamento en Europa y en Ucrania. Por consiguiente, se crean nuevos puestos de trabajo y aumentan los ritmos de crecimiento económico de Washington”, declara a RBTH el director del departamento de economía regional y geografía económica de la Escuela Superior de Economía, Alexéi Skopin. 

 

“Las sanciones contra Rusia reducen el mercado de venta de armamento ruso, así como el mercado de venta de créditos para Moscú, por lo que se mata dos pájaros de un tiro”, añade el analista. 

Moscú es consciente del deseo de Washington de expulsar a Rusia del mercado gasístico europeo mediante el desarrollo de gas de esquisto en Ucrania por parte de compañías estadounidenses. Rusia de ningún modo accederá a perder este mercado, por lo que el enfrentamiento podría intensificarse.

“El primer paquete de sanciones rusas fue contraproducente tanto para Rusia como para la Unión Europea. Por ejemplo, preveía una subida de los precios del 15% en la producción agrícola, aunque los precios de algunos productos subieron en un 40%, algo completamente inadmisible”, señala Skopin, confirmando las declaraciones de los medios occidentales sobre el efecto de la política occidental en el mercado ruso. Según este, a la UE también se le ha atestado un duro golpe en el ámbito de la producción agrícola. Por tanto, en Rusia se ven afectados los consumidores y en Europa los productores.

El precedente de las sanciones a la España franquista

A lo largo de la historia se han dado otros casos en los que el mundo ha preferido la presión económica al derramamiento de sangre: las sanciones contra la España franquista por parte, entre otros, de la URSS.

“Al terminar la Segunda Guerra Mundial, se extendió por todo el mundo una potente ola antifascista. Pero los principales organizadores de la mayor tragedia de la historia ya no existían. A pesar de que Madrid no había participado de manera oficial en la Segunda Guerra Mundial, su régimen había llegado al poder gracias a la ayuda de Hitler y Mussolini”, comenta a RBTH el doctor en ciencias históricas y profesor de la Universidad Estatal de Moscú Alexander Sagomonián.

En 1946 la ONU introdujo sanciones contra la España franquista que provocaron serios daños en el país.

“Las sanciones no hicieron más que fortalecer el régimen y el dictador permaneció otros 40 años en el poder”, subraya el historiador.

Sagomonián señala que no hay que comparar Rusia con la España franquista, pero, al ver el estado de ánimo en Estados Unidos y la UE, en Rusia Putin gana popularidad. “El pueblo ruso no puede ser vulnerado. Esto no hace más que reforzar las posiciones políticas de las élites gobernantes en el país. El aumento de la popularidad de Putin está directamente ligado a las sanciones. El pueblo ve que Vladímir Putin se defiende de la presión de Occidente y lo apoya por ser un líder fuerte. Antes, cuando Occidente sonreía y hablaba de cooperación, la situación era mucho más peligrosa”, añade el experto.

Lea más: "Hay que superar la lógica de sanciones y amenazas", Lavrov >>>