La importancia de Kazajistán en el ámbito postsoviético

Moscú y Astaná siguen siendo importantes socios a pesar de los lapsus de sus líderes. Fuente: Reuters

Moscú y Astaná siguen siendo importantes socios a pesar de los lapsus de sus líderes. Fuente: Reuters

Vladímir Putin declaró a finales de agosto que los kazajos nunca habían tenido un Estado y que lo había creado el actual presidente, Nursultán Nazarbáyev. Tras la polémica provocada por estas palabras, las aguas han vuelto a su cauce. Kazajistán es un importante aliado de Rusia y uno de los países que forma la Unión Aduanera. En estos momentos de tensión entre Rusia y Occidente su papel adquiere mayor relevancia.

El mensaje que Vladímir Putin dirigió sobre Kazajistán que en el foro de la juventud de Seliger el 29 de agosto ha desatado de forma inesperada toda una ola de declaraciones oficiales y publicaciones en la prensa de los dos países.

El presidente ruso declaró que "los kazajos nunca habían tenido un Estado. Él (el presidente Nursultán Nazarbáyev) lo había creado". 

La opinión pública de Kazajistán, especialmente la parte más nacionalista se sintió ofendida por las declaraciones de Putin. En el país se realizaron algunas acciones de protesta virtuales, más parecidas a un flashmob, en el que se enviaban libros de historia a Putin.

El día después de estas declaraciones, se llegó a comentar que en respuesta a las palabras del líder ruso Nursultán Nazarbáyev había recordado en una entrevista de televisión el derecho de Kazajistán a salirse de la Unión Económica Euroasiática (UEE), si se vieran menoscabados los intereses del país.

Hubo observadores y expertos que se apresuraron a declarar la escisión entre Putin y Nazarbáyev y hablaron sobre una crisis en la Unión Euroasiática.

Lo sorprendente de esta historia es que la entrevista del presidente de Kazajistán se realizó el 24 de agosto, es decir, cinco días antes de las declaraciones de Putin en Seliger.

Queda claro entonces que la prensa ha inflado de forma artificial un conflicto que finalmente se saldó con declaraciones aclaratorias de representantes oficiales de Rusia y Kazajistán.

Al parecer, hay fuerzas interesadas en que haya un conflicto entre los dos países. Oficialmente Astaná es un aliado muy cercano de Moscú, el socio más lógico para un proceso de integración en el territorio postsoviético. La importancia de Kazajistán para Rusia aumentó inmediatamente después del inicio de la crisis en Ucrania y la aprobación de las sanciones contra Moscú.
 
El país centroasiático y Bielorrusia continúan apoyando a Rusia ante el aumento de la tensión en las relaciones con los países occidentales. No es casualidad que los presidentes de estos dos países se hayan convertido en moderadores clave en el encuentro de Minsk entre Vladímir Putin y Petró Poroshenko.
 
En una situación como la actual, la pérdida de Kazajistán como aliado podría ser un golpe muy duro para Rusia.

Nursultán Nazarbáyev, que lleva gobernando Kazajistán desde finales de los años 80, comprende y percibe muy bien los estados de la opinión pública en la república y va por delante de la situación.
 
El presidente kazajo es el principal impulsor e inspirador de la creación de la Unión Euroasiática en su formato actual, por lo que el éxito y la eficacia de la Unión es un asunto que afecta directamente a su reputación. En su momento, fue precisamente él quien salió con decisión en contra de la creación de un órgano legislativo en la Unión Aduanera, cuyas funciones, en su opinión sobrepasaban los límites exclusivamente de la integración económica.  

Asia Central se queda sin rusos

¿Por qué Putin hizo esas declaraciones?

Es comprensible la reacción de la opinión pública de Kazajistán ante las declaraciones de Vladimir Putin, así como los intentos por parte de terceros de estropear las relaciones bilaterales. Pero sigue sin quedar nada claro qué es lo que empujó al presidente ruso a hacer unas declaraciones de ese tipo.

Por un lado se pueden entender como una confirmación del papel y la posición de Nazarbáyev en el establecimiento del Estado de Kazajistán. La opinión de Putin en realidad no difiere mucho de las declaraciones del propio líder kazajo y de los representantes de los grupos políticos del país.
 
Por otra parte, una declaración de este tipo parece poco oportuna en una situación de confrontación con los países occidentales ya que ha provocado una fuerte reacción incluso entre la gente los kazajos que están a favor de la estrecha colaboración con Rusia y la apoyan en la crisis de Ucrania.
  
Las declaraciones de Putin se produjeron con las duras declaraciones del político ruso de la oposición, el nacionalista Vladímir Zhirinovski de fondo, que resonaron  tan solo unos días antes de que el presidente partiera para Seliger.
 
En su característico estilo poco diplomático el político ruso declaró que en el país centroasiático "se cultiva un estado de ánimo rusófobo y que la cuestión sobre las disputas territoriales con Kazajistán se abrirá después de que se resuelva la crisis de Ucrania”.

Mientras tanto, los trabajos para la creación de la Unión Aduanera continúan. La Comisión Económica Euroasiática celebra reuniones regulares, y se llevan a cabo preparativos en paralelo para la adhesión de Armenia y Kirguistán.
 
El 2 de septiembre se presentó para su estudio y ratificación en la Duma estatal el Acuerdo para la creación de la Unión Económica Euroasiática, lo que significa que a partir del 1 de enero de 2015 el proceso de integración entre Rusia, Kazajistán y Bielorrusia pasará a una nueva etapa.

Stanislav Alexandrovich Pritchin es colaborador científico del Centro de estudios de Asia Central, el Cáucaso y la región de Povolzhe del Instituto de estudios orientales de la Academia de Ciencias de Rusia.

Lea más: Las relaciones de Rusia con las antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central>>>