Nicaragua asesta un golpe al cártel de Sinaloa con ayuda de Rusia

En el marco del plan Tormenta Azul, el Ejército de Nicaragua declaró haber asestado importantes golpes al cártel de Sinaloa en sus intentos por traficar drogas por el Pacífico nicaragüense. Managua recibe la ayuda de la Federación de Rusia en su lucha contra el narcotráfico.

"Durante la primera fase del Plan Operacional Tormenta Azul, iniciado en el mes de abril del año 2014, se ha logrado dar importantes golpes al cártel de Sinaloa”, dice un informe oficial del Ejército nicaragüense fechado el 2 de septiembre. La nota explica que en la operación se incautaron de más de 231 kilogramos de cocaína y una lancha. Ademñas, se detuvo a un nicaragüense y un costarricense. La autoridades centroamericanas destacaron el intercambio de información con el Servicio Federal de Control de Droga de la Federación de Rusia.

La Operación Tornado está enmarcada dentro del  Plan Operacional Tormenta Azul. Hasta el momento se han llevado a cabo cinco acciones con las que se han asestado “importantes golpes al cártel de Sinaloa, en sus intentos por traficar droga por el Pacífico de Nicaragua”, informan fuentes oficiales. En concreto se han incautado casi 1.400 kg de cocaína, en actuaciones que han tenido lugar en el sur del país, en la provincia de Rivas y en la de Chinandega, al noroeste y vecina con Honduras. Un kilo de cocaína tiene un valor de 12.000 dólares en Nicaragua y de 25.000 dólares en Estados Unidos, según datos de la prensa local.

La colaboración antidroga entre Rusia y Nicaragua se remonta al 2012, con una serie de cursos para la policía que se impartieron con apoyo del país eslavo. Luis Alberto de Molina, consejero del Gobierno nicaragüense para las relaciones con Rusia y Bielorrusia, explicó a RBTH que la ayuda ofrecida por Rusia fue de carácter técnico.

En abril de 2013, visitó el país por primera vez Víktor Ivanov,  director del Servicio Federal de Control de Narcóticos (SFCN) para colocar la primera piedra del Centro de Capacitación Antidrogas de Centroamérica, administrado por la Policía Nacional, y para inaugurar una planta con tecnología rusa para desactivar minas y otras municiones, que quedó en manos del Ejército de Nicaragua. De Cuenta declaró en relación a la visita a la región de Víktor Ivanov: “El narcotráfico es un problema global. Tras su visita muchas cosas han cambiado en sentido positivo. Planeamos una unión de las fuerzas de Rusia y de la región latinoamericana, en concreto de Nicaragua, en la lucha contra el narcotráfico. Rusia aportará tanto ayuda técnica como de formación”.

Ivanov ofreció a las autoridades de México, Nicaragua, Salvador, Cuba y Panamá crear centros especializados para la formación de policías en Centroamérica, en base a los programas rusos para los miembros de operaciones especiales. La iniciativa fue recibida positivamente por las autoridades de las respectivas organizaciones de cada país. En abril de este año Ivanov volvió a la ceremonia de graduación de los agentes. En total, 173 agentes del orden público habían recibido formación. En el viaje estuvo acompañado por el ministro de Asuntos Exteriores Serguéi Lavrov.

Desde que Ortega volvió a la Presidencia en 2007, Nicaragua y Rusia han fortalecido sus relaciones en todos los campos. El presidente ruso Vladímir Putin hizo una visita no anunciada a Managua dentro del marco del viaje que hizo por América Latina a principios de julio y fue recibido por su homólogo nicaragüense.

 Lea más: Rusia pisa fuerte en Nicaragua>>>