“Las relaciones entre Rusia y Occidente seguirán rotas durante mucho tiempo”

El politólogo ruso Fiódor Lukiánov analiza las causas y consecuencias de la crisis ucraniana. Fuente: Vladímir Stajéev

El politólogo ruso Fiódor Lukiánov analiza las causas y consecuencias de la crisis ucraniana. Fuente: Vladímir Stajéev

Según el politólogo y redactor jefe de la revista 'Rusia en la política global', Fiódor Lukiánov, la causa de la crisis en Ucrania ha sido la debilidad del propio estado y las imprudentes acciones del régimen que remplazó al expresidente Yanukóvich. El experto asegura que Rusia se saldrá del camino de la cooperación con el mundo occidental.

El conflicto en el este de Ucrania y sus consecuencias internacionales han sido los temas principales de la conferencia en la que participó Fiódor Lukiánov el pasado 6 de septiembre en la Biblioteca de Literatura Extranjera de Moscú.

Lukiánov manifestó su esperanza de que la tregua recientemente alcanzada por los sublevados y las tropas armadas de Ucrania sea duradera. A pesar de que quedan muchas complejidades por resolver, la solución del conflicto se alcanzará no por la vía militar, sino por la vía política, según subraya el experto.

El hecho de que Rusia y Ucrania hayan acabado en una situación de “casi guerra”, en opinión de Lukiánov, demuestra el fracaso de la política tanto de Rusia, Occidente y Ucrania.

La compleja situación en el interior de Ucrania

Lukiánov asegura que durante los poco más de 20 años de su independencia, el estado ucraniano no se ha consolidado como una comunidad fuerte y que esta es precisamente la razón de la explosión del conflicto, en el que cualquier pequeño asunto podría haber servido de chispa para encender la mecha.

El experto comenta que la  auténtica causa de la crisis ha sido la confrontación en la sociedad ucraniana, que ha ido creciendo de año en año. No se trata únicamente de la confrontación entre los partidarios de la adhesión a Europa y el este prorruso.

Es algo más complicado: la sociedad ucraniana ha estado y seguirá estando separada en muchos aspectos, entre ellos la cuestión social. “En Ucrania el poder de los oligarcas se ha convertido en la base del modelo estatal”, aclara Lukiánov. “Lo más sorprendente es que el Maidán y la revolución lograron destruirlo todo, pero la oligarquía sigue donde estaba y las personas a las que vemos en la política ucraniana son las mismas que han llevado el país al estado actual a lo largo de los últimos 20 años”, señala el experto.

Paralelamente, según el politólogo ruso, las relaciones entre Rusia y Occidentehan cambiado . Durante mucho tiempo Rusia ha tendido a la alianza y a la cooperación con el mundo occidental, y Putin, conocido ahora como el peor enemigo de Occidente, comenzó su gobierno como un político totalmente orientado a la colaboración con Estados Unidos y Europa.

Pero finalmente parece que no se ha logrado encontrar una vía de entendimiento. Occidente ha propuesto a Rusia una forma de adaptar su modelo, pero esto no ha satisfecho a los líderes rusos, debido a sus ambiciones y a que Rusia es un país demasiado específico para desarrollarse como un estado europeo normal.

La incomprensión mutua provocó el fracaso de los intentos de acercamiento y un enfriamiento de las relaciones entre Rusia y Occidente en el momento del inicio de la crisis en Ucrania. Comenzó un tira y afloja entre Europa y Rusia: cada uno intentaba atraer a Ucrania a su ámbito de influencia.

La anexión de Crimea a Rusia ha sido, según Lukiánov, un paso pragmático de las autoridades rusas. En cuanto se consolidó en Kiev el nuevo régimen antirruso (como era y sigue siendo el régimen que derrocó a Yanukóvich), surgió la cuestión de la retirada de la Flota del Mar Negro de Sebastopol.

“Debido a distintas circunstancias no relacionadas con Ucrania, Rusia no contempla la opción de abandonar Crimea y perder sus posibilidades de proyectar su potencial militar hacia el sur”, asegura el politólogo. Después de Crimea comenzó un efecto dominó que provocaron las mismas autoridades de Kiev. En lugar de empezar a dedicarse poco a poco a la unificación del país, comenzaron a comportarse de forma contraproducente siguiendo la lógica: “el Maidán ha vencido y todos aquellos que estén contra el Maidán deben callar”, lo cual provocó el descontento en el sur del país. Esto llevó a su vez a un enfrentamiento en el que Rusia no pudo evitar verse envuelta. Y finalmente llegó el derramamiento de sangre.

¿Vuelta a la URSS?

El experto opina que la situación en Ucrania no podía haber sido planeada anteriormente por el gobierno ruso y se ha visto obligado a reaccionar a una situación inesperada y en constante cambio.

Rusia se encuentra en un momento de 'elección existencialista', según Lukiánov: “es un intento de volver mentalmente a la bifurcación en la que nos encontramos durante los años 80, cuando Gorbachov escogió la vía de cooperación con Occidente. Como este modelo ha dado unos resultados extraños, existe (en primer lugar, por parte del gobierno ruso) el deseo de volver a esta bifurcación e intentar tomar la otra vía, es decir, el refuerzo del Estado, el prestigio, etc.

Lukiánov duda de la fiabilidad de este enfoque. Según el experto, en ningún caso es posible volver al pasado. El politólogo asegura que el tiempo dirá qué rumbo debe tomar el país, pero en cualquier caso, en adelante nos esperan a todos “muchas convulsiones más”.

Lea artículos de Fiódor Lukiánov en RBTH>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.