“Poroshenko acusa a Rusia de invasión para justificar las derrotas militares”

Expertos rusos consideran que la denuncia se debe a causas de política interna. Occidente prefiere las sanciones a una confrontación abierta. Fuente: ITAR-TASS

Expertos rusos consideran que la denuncia se debe a causas de política interna. Occidente prefiere las sanciones a una confrontación abierta. Fuente: ITAR-TASS

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, ha denunciado una invasión de las tropas de Rusia en su país. Los países occidentales no se apresuran a ofrecer a Kiev apoyo militar y se limitan a introducir sanciones contra Rusia. Según los expertos, Poroshenko no ha tenido más opción que utilizar la injerencia por parte de Moscú para justificar las derrotas que está sufriendo su ejército en los combates contra los separatistas.

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, declaró el 28 de agosto que Rusia ha introducido sus tropas en territorio de Ucrania después de que Kiev perdiera el control sobre la ciudad costera de Novoazovsk. El representante permanente de Ucrania ante la UE, Konstantín Eliséyev, ha solicitado a Occidente “una mayor asistencia militar y técnica”, aunque los líderes de Estados Unidos y la Unión Europea declaran que por ahora no planean ir más allá de la política de sanciones contra Rusia.

En esta coyuntura política, la principal esperanza de Kiev es la injerencia activa de Estados Unidos y Europa en el conflicto interno de Ucrania. Justo después de las declaraciones del presidente acerca de la entrada de tropas rusas en el país, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania, Pável Klimkin escribía en su cuenta de Twitter: “Todas las tropas en alerta”. 

Desafíos políticos dentro de Ucrania

Según los politólogos rusos, una de las razones que han provocado las declaraciones de Poroshenko han sido las últimas derrotas en los combates contra los separatistas: el ejército ucraniano ha perdido el control sobre la ciudad costera de Novoazovsk, y a falta de un factor externo en estas derrotas, la sociedad puede culpar de este fracaso al gobierno del país.

“El presidente, como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, es el responsable de los éxitos y fracasos en los combates ante la sociedad. Y la responsabilidad respecto a los recientes acontecimientos recae sobre sus hombros. Además, Ucrania se encuentra en una dramática situación económica y, en vistas del apoyo político de Occidente, el presidente intenta acelerar la aparición del componente económico”, declara a RBTH el politólogo ruso Fiódor Lukiánov.

La presión política sobre el presidente ucraniano por parte de sus opositores también se ha vuelto más intensa. Por ejemplo, Yulia Timoshenko, ya antes de los comentarios de Poroshenko sobre la entrada de las tropas rusas, declaró que Moscú “ha comenzado una guerra contra Ucrania” y que el presidente debía instaurar la ley marcial en Donetsk y Lugansk y crear allí un “cuartel general de la comandancia suprema”.

“El presidente debe tomar el control sobre todos los puestos de control del sistema de Defensa de Ucrania”, urgía Timoshenko, exigiendo la convocatoria de una asamblea extraordinaria de la Rada (el parlamento ucraniano) para “aprobar una misiva a todos los gobiernos y pueblos del mundo con la petición de asistencia militar efectiva a Ucrania”.

Después de semejantes declaraciones por parte de sus principales oponentes políticos, Poroshenko se ha visto obligado a actuar con rapidez, según opina Lukiánov.

“Esta lucha política, en un país que se encuentra en medio de una guerra, no son algo demasiado correcto, aunque la política ucraniana nunca se ha distinguido por su juego limpio y su honestidad”, opina Lukiánov.

Según comenta en una entrevista para RBTH Ígor Levchenko, experto militar ucraniano, el presidente ha expuesto estos hechos ya conocidos para justificar sus derrotas en los combates contra los separatistas.

“El presidente no ha declarado nada nuevo, la invasión rusa le sirve para justificar sus fracasos en el este. La retaguardia de nuestras tropas, que asediaban Donetsk desde el sur, ha recibido un potente ataque. No debemos descartar un ataque contra Mariupol y la posterior construcción de una nueva base para la República Popular de Donetsk. En esta compleja situación, a las fuerzas armadas ucranianas no les queda más que defenderse. Kiev necesita urgentemente apoyo militar de Occidente. Pero hay un problema: Estados Unidos y los países de la UE pueden proporcionar armamento, pero no sus contingentes militares”, declara el experto. 

La postura de las potencias mundiales

Durante una sesión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU, el representante permanente de Gran Bretaña ante la ONU, Mark Lyall Grant, declaró que la presencia de los militares rusos en Ucrania “es una violación de la soberanía del país y va en contra del derecho internacional”.

Según señala Mark Lyall Grant, Londres posee “pruebas irrefutables de la actuación de las tropas rusas en Ucrania”.

“Rusia no puede seguir negando su participación directa en el conflicto”, declara el diplomático británico. Según este, Moscú también ha proporcionado a las fuerzas de las repúblicas autoproclamadas “una gran cantidad de armamento moderno, incluidos tanques, vehículos de transporte blindado y artillería”.

Según la representante permanente de Estados Unidos ante la ONU, Samantha Power, en la actualidad en la ciudad de Novoazovsk disponen de técnica militar rusa.

“La cuestión principal que debemos hacernos, en vista de las últimas acciones de Rusia, consiste no en qué podemos decirle a su gobierno, sino en qué podemos hacer para que nos escuche”, declaraba Power.

Además, el pasado jueves la OTAN publicó unas imágenes tomadas por satélite que, según aseguran en la organización, demuestran la presencia de artillería rusa en Ucrania.

Por su parte, Rusia niega categóricamente todas las acusaciones y las considera una provocación más. Vitali Churkin, representante permanente de Rusia ante la ONU, ha pedido a Estados Unidos que explique “a qué se dedican las decenas de consejeros estadounidenses que trabajan en el edificio del Consejo de Defensa y Seguridad de Ucrania”, así como de dónde han sacado los militares ucranianos “los más recientes sistemas de armamento estadounidenses” y “cuántos mercenarios estadounidenses de las llamadas ‘empresas de seguridad’ luchan a miles de kilómetros de sus costas”.

Lea más: Comienza en Lugansk la distribución de la ayuda humanitaria rusa>>>