Rusia y los países latinoamericanos colaboran en lucha contra el narcotráfico

El pasado 6 de agosto una operación conjunta entre agentes rusos y uruguayos se incautaron 70 kg de estupefacientes. Fuente: Evgueni Beiatov / Ria Novosti

El pasado 6 de agosto una operación conjunta entre agentes rusos y uruguayos se incautaron 70 kg de estupefacientes. Fuente: Evgueni Beiatov / Ria Novosti

El pasado 6 de agosto policías antidroga de Rusia y Uruguay realizaron con éxito una operación especial conjunta en la que se incautaron más de 70 kilos de estupefacientes, según comunicó el Servicio Federal de control del tráfico de estupefacientes (FSKN por sus siglas en ruso), Víktor Ivanov, de visita de servicio en Montevideo. Se llevan a cabo operaciones conjuntas con Perú, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Costa Rica y los países del Caribe.

"Me gustaría señalar que estos días ha tenido lugar una gran operación en San Petersburgo. Se ha arrestado a una banda de delincuentes que se dedicaba a introducir cocaína en el país desde Montevideo". "Se han incautado 12 kilos de cocaína, 60 de hachís marroquí y drogas sintéticas".

Cada día, la banda enviaba a Rusia desde América Latina alrededor de un tercio de tonelada de cocaína a través de Sao Paulo y Frankfurt, en Alemania.

Según explicó Ivanov se han presentado cargos penales contra cinco personas. El organizador de la banda fue un antiguo miembro de la Dirección del Servicio Federal para el Tráfico de Estupefacientes (UFSKN por sus siglas en ruso) de San Petersburgo que en 2009 fue expulsado debido a circunstancias comprometidas.

La importancia de la colaboración de la policía de estupefacientes con las fuerzas policiales de Uruguay y otros países de América Latina se basa en la continuada tendencia del aumento del tráfico de cocaína hacia Rusia.

En 2013 se incautaron en la Federación más de 600 kg de esta droga de origen latinoamericano. La cocaína se trae para clientes ricos y clubes nocturnos de lujo. El precio del gramo llega a los 150 dólares.

En total, el inventario de sustancias ilegales interceptadas en Rusia es de 250 principales y más de 1.000 derivados y análogos, alcanzando un volumen total de más de 15 toneladas.

Según los datos del FSKN la situación de estupefacientes en la Federación de Rusia es preocupante aunque  se observa un cierto descenso del uso. Se considera que un 12,5% de la población (alrededor de 18 millones de personas), ha probado algún tipo de droga ilegal. Aproximadamente la misma cantidad de gente declaró, en una de las últimas encuestas, estar dispuestos a probar en caso de que se lo ofrecieran. Se calcula que los usuarios de drogas habituales serían unos tres millones y unos seis millones lo harían de forma esporádica. La edad media de comenzar a tomar droga es de 16 años.

No es sorprendente que durante su reciente gira por países de América Latina, el presidente Vladímir Putin además de proyectos en el ámbito económico-comercial y tecnológico-militar, tratará al más alto nivel el tema de la guerra contra las drogas.

En opinión de Ivanov, América Latina es el segundo centro mundial de producción de drogas después de Afganistán. Además, en los últimos tiempos ha cambiado la distribución de las agrupaciones de delincuentes que se ocupan de la producción y transporte de estupefacientes en la región. Si antes los principales abastecedores estaban en Colombia, ahora se encuentran en Bolivia y Perú.

"Uno de cada dos consumidores utiliza cocaína producida en estos países", señala Ivanov. La policía de los países de América Latina con sus propias fuerzas consigue interceptar tan solo un 30% de toda la producción. Por lo que el 70% pasa a EE UU y Europa, incluida Rusia.

Para mejorar esta situación, en 2012 el FSKN inició un curso para mejorar la cualificación de los departamentos antidroga de los países de América Central en Nicaragua y en Perú. Durante este tiempo se ha preparado a más de 230 oficiales de divisiones antidroga.

Paralelamente el FSKN trabaja en estrecha colaboración con las fuerzas del orden de varios países de la región. Se llevan a cabo operaciones conjuntas con Perú, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Costa Rica y los países del Caribe. Hasta hace poco tiempo en las maniobras y en las operaciones se utilizaba el sistema de localización GPS, gracias al cual los servicios secretos podían seguir con precisión los movimientos de los estupefacientes. Pero en breve se cambiarán por el sistema ruso GLONASS: Rusia tiene la intención de instalar sus estaciones en tierra en la mayoría de los países de la región.

La colaboración entre los BRICS

Ivanov considera que la creación por parte de los países BRICS de un grupo de trabajo dedicado a la guerra contra las drogas es un acontecimiento extraordinario. Brasil, India, China y la República Sudafricana participarán en la eliminación de la producción de drogas en Afganistán junto a Rusia. En su opinión, con la eliminación de la capacidad de producción de drogas en Afganistán y Sudamérica se conseguirá acabar con más del 50% del tráfico de dinero relacionado con los estupefacientes.

"Se podría decir que la cocaína latinoamericana y la heroína afgana son las drogas más criminógenas", comentó a RTBH el vicedirector del Instituto para América Latina de la Academia de Ciencias de Rusia, Vladímir Sudarev.

"El volumen de su producción está directamente relacionado con el crecimiento del terrorismo, la violencia y el extremismo, mediante la formación de grupos paramilitares. Hoy en día el 95% de la producción de heroína se centra en Afganistán, donde cada año la superficie de cultivo de opio crece un 15-20%. Un kilogramo de heroína cuesta allí 1.000 dólares y en Rusia 100.000. La salida del contingente militar de la OTAN en 2014 de Afganistán hace suponer que el flujo de drogas por la "ruta del norte" seguirá creciendo. Por eso Rusia suma socios en el BRICS para reforzar el control de la producción ilegal de narcóticos".

Además, la policía antidroga de Rusia ha llegado a un acuerdo con sus colegas de los países del BRICS para crear relaciones entre oficiales. Esto permitirá aumentar el nivel de operatividad tanto en el intercambio de información como en la toma de decisiones. El FSKN planea en breve enviar a sus oficiales de enlace a Brasil, India y Sudáfrica.

Además el FSKN está interesado en la creación, dentro del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), un grupo de trabajo invitando a los principales especialistas: expertos de la ONU, organizaciones de la región y el Banco Mundial con los que conseguir un nuevo enfoque para la política antidroga basada en el cumplimiento del derecho de los países al desarrollo.

En Moscú también querrían crear un grupo similar en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y caribeños (CELAC) que está integrada por 33 miembros.

Lea más: “Los enfoques de Perú y Rusia ante las nuevas amenazas coinciden en muchos aspectos”>>>