Putin sienta a Azerbaiyán y a Armenia en la mesa de negociaciones

Vladímir Putin entre Iham Alíev (izquierda) y Serzh Sargsián (a la derecha) sus homólogos azerí y armenio, respectivamente. Fuente: Olesya Kurpyaeva.

Vladímir Putin entre Iham Alíev (izquierda) y Serzh Sargsián (a la derecha) sus homólogos azerí y armenio, respectivamente. Fuente: Olesya Kurpyaeva.

La escalada de tensión en la región disputada de Nagorno Karabaj preocupa a Moscú. Con el objetivo de que no vuelva a estallar el conflicto, el presidente ruso mantuvo unas negociaciones con los dos mandatarios en Sochi.

La misma víspera de la cumbre no se sabía siquiera si terminaría celebrándose. Bakú y Ereván a última hora siempre suelen repetir: las negociaciones a alto nivel tienen sentido si los jefes de Estado tienen de qué hablar, pero el diálogo hace tiempo que llegó a un punto muerto.

El principal desacuerdo y escollo entre las partes azerbaiyana y armenia es el estatus de la República de Nagorno Karabaj. Bakú tan solo contempla la posibilidad de que Karabaj se encuentre dentro de Azerbaiyán, mientras que Ereván considera que la independencia de Nagorno Karabaj es absolutamente legal y fundamentada.

El conflicto entre los dos países vecinos del Cáucaso Sur se remonta a los tiempos de la antigua URSS, cuando el territorio azerbaiyano de Nagorno Karabaj, de mayoría armenia, pidió su incorporación a la vecina Armenia, tras lo que estalló una sangrienta guerra que causó unos 25.000 muertos. Las tropas karabajíes y armenias ocupan todo el enclave y otros siete distritos azerbaiyanos, que les permitieron unir Nagorno Karabaj a Armenia y crear una "franja de seguridad" que representa un tercio del territorio de Azerbaiyán.

 

Un desacuerdo tan profundo hace que todos los intentos de los mediadores del grupo de Minsk de la OSCE de establecer un proceso constructivo y práctico de pacificación del conflicto sean infructuosos. La situación en la frontera se pone al rojo vivo de forma periódica.

Pero a principios de mes el enfrentamiento tomó un carácter tan preocupante que Occidente redefinió el conflicto de Karabaj no como un conflicto congelado sino como uno que entraba en una fase de empeoramiento.

Las provocaciones adquirieron un carácter sistemático, las incursiones de grupos de sabotaje también, y el intercambio de disparos con armas automáticas pasó a duelos de artillería. La cantidad de muertos se acercaba a las dos decenas. Azerbaiyán envió a toda prisa a la zona del conflicto material pesado, el cielo comenzó a estar patrullado por la aviación de ambas partes.

Faltaba muy poco para que se declarase una guerra en toda regla. Ante la preocupación de Moscú, el presidente Vladimir Putin,invitó a sus colegas de Azerbaiyán y Armenia a Sochi.

El azerí Ilham Alíev, inmediatamente antes de salir para Sochi, amenazó con borrar de la faz de la tierra Armenia, "que no renunciaba a su política fascista". La parte armenia estaba indignada.

Teniendo en cuenta todas estas circunstancias las negociaciones adquirieron un carácter de segunda ronda. Inicialmente Putin conversó por separado con Alíev y después con Sargsián y solo el último día tuvo lugar el encuentro entre los tres líderes.

Alíev y Sargsián, según informaron las agencias de información, intercambiaron reproches por el incumplimiento de los acuerdos en vigor, pero estuvieron de acuerdo en que la guerra no resolvería el problema. Putin constató que el conflicto es antiguo, heredado del pasado soviético y que había que resolverlo sin prisa, con la sabiduría "que poseen los dos pueblos" y únicamente mediante medios pacíficos.

El director del Instituto internacional de nuevos estados de Moscú, Alexéi Martinov, considera que las nuevas conversaciones entre Azerbaiyán y Armenia han conseguido apaciguar la guerra únicamente gracias a los activos esfuerzos de paz de Rusia. 

"La semana pasada tuvo lugar la mayor y más seria provocación en la zona de contacto entre las tropas armenias y azerbaiyanas en Nagorno Karabaj. La escalada del conflicto se consiguió apaciguar gracias a la oportuna reacción del presidente de la Federación Rusa", dijo a RBTH Martinov.

El experto supone que Bakú, basándose en el apoyo de Occidente quiere resolver el problema de Karabaj por la fuerza, mientras que Rusia, que tradicionalmente apoya a Armenia, está ocupada con el problema de la guerra civil en Ucrania.

Sin embargo los cálculos no salieron bien, "en primer lugar los soldados azerbaiyanos recibieron inmediatamente una fuerte respuesta por parte del ejército de Nagorno Karabaj y de Armenia. En segundo lugar, resultó que Vladimir Putin sigue atentamente de forma personal el desarrollo de la situación en esa parte del Cáucaso", declaró Alexéi Martinov.

Serguéi Markov, miembro de la Cámara Pública de la Federación de Rusia, declaró que tan solo el hecho de que los presidentes de Azerbaiyán y Armenia se hayan encontrado demuestra que el conflicto vuelve a encauzarse por una solución diplomática como.

"Creo que el principal resultado de las negociaciones será el pronto descenso de la escalada militar en la región de Nagorno Karabaj. Es importante recalcar que las negociaciones tienen un fuerte trasfondo económico. Putin propuso a Alíev y Sargsian que ocuparan con su producción el nicho de mercado liberado como resultado de las sanciones de respuesta rusas [en relación al veto a los alimentos procedentes de Occidente]. Y para Azerbaiyán y Armenia esta es una oportunidad que no pueden dejar pasar", aclaró el experto.

Serguéi Markov añadió que ahora el principal factor para el empeoramiento del conflicto entre Azerbaiyán y Armenia es el notable crecimiento y poder militar de Azerbaiyán: "La actual situación en Nagorno Karabaj estaba fijada por la correlación de fuerzas de hace 20 años, cuando Armenia era más fuerte. Ahora la situación ha cambiado radicalmente. El potencial militar y económico de Azerbaiyán en los últimos años ha crecido y su gobierno quiere que la situación en la región responda a la actual correlación de fuerzas". 

Lea más: Enfrentamientos en Nagorno Karabaj reviven conflictos latentes en el espacio postsoviético >>>