Similitudes entre el default en Argentina y la cesación de pagos en Rusia en los años 90

Fuente: AP

Fuente: AP

Аrgentina se encuentra a un paso del default, aunque si esto llega a ocurrir tampoco será nada grave, según los expertos rusos. Rusia, se encontró en una situación similar en los años 90, pudo sanear sus finanzas y acabó convirtiéndose en la quinta economía del mundo.

En las pasadas negociaciones en Nueva York entre Argentina y los fondos buitre no se logró alcanzar un acuerdo sobre la regulación de la deuda. Muchos medios de comunicación se apresuraron a anunciar un default (cesación de pagos) técnico, aunque en el momento de las negociaciones no se declaró nada de eso.

El pasado miércoles, el ministro de Economía de Argentina, Axel Kicillof, aseguró a todo el mundo que Argentina seguiría haciendo frente a la deuda exterior. Sin embargo, esto no impidió que la agencia de calificación internacional S&P declarara la deuda de Argentina en suspensión de pagos selectiva (categoría SD).

Hace poco más de una década y media, Rusia se vio en la misma situación. “Tras el default de 1998, a Rusia le predijeron una larga y dolorosa etapa de recuperación, aunque las medidas que tomó el país en materia económica en aquel momento permitieron recuperar las posiciones perdidas en un plazo de tiempo muy corto”, recordaba en una entrevista con un corresponsal de RBTH el presidente de la Cámara de Industria y Comercio de la Federación Rusa y presidente de la parte rusa del Consejo Comercial de los BRICS, Serguéi Katyrin.

Según este, la experiencia rusa podría resultar en cierto modo útil a Argentina. “Argentina tiene muchas posibilidades de salir con éxito de esta compleja situación”, subraya Katyrin, añadiendo que Rusia está interesada en el desarrollo de las relaciones bilaterales a pesar de todas las dificultades por las que está pasando Argentina. “Es necesario tener en cuenta las últimas acciones del gobierno de Argentina destinadas a salir de esta situación a la hora de valorar los puntos en común de los negocios ruso y argentino. Espero que esto suceda bastante pronto”, declaraba este.

Argentina es uno de los principales socios económicos de Rusia en Latinoamérica. Su récord en el comercio bilateral (1.873 millones de dólares), se alcanzó en 2011. Sin embargo, más tarde comenzó a caer y en 2013 alcanzó apenas los 1.500 millones de dólares. Este año ha comenzado con una subida del 3,6% de enero a mayo.

La exportación rusa se incrementó en casi una cuarta parte (debido al aumento del suministro de fertilizantes complejos), mientras que la exportación argentina se redujo en un 1,4% (debido a una caída de las compras de aceite de orujo). De todos modos, la exportación argentina sigue siendo mayor que la rusa: 401 millones de dólares frente a 121,6 millones de dólares durante los primeros cinco meses del año.

En una entrevista para un corresponsal de RBTH, el representante comercial de Rusia en Argentina, Serguéi Derkach, asegura que incluso si la suspensión de pagos se convierte en un hecho en Argentina, esto no se verá reflejado próximamente en las relaciones económicas y comerciales con Rusia.

Derkach recordaba que los días 15 y 16 de septiembre en Moscú se celebra la 11ª asamblea de la Comisión Intergubernamental Ruso-Argentina para la Cooperación Económica-Comercial y Científico-Tecnológico, durante la cual se planea debatir el estado y las perspectivas de la cooperación comercial y económica, identificar una serie de problemas que impiden el desarrollo de las relaciones bilaterales y tomar medidas para solucionarlos.

El analista de FIBO Group Vladímir Zhuravel opina que Argentina ha llegado a esta situación debido a una compleja combinación de problemas económicos y políticos.

Además, en 2015 habrá elecciones generales en Argentina, lo cual significa que comenzarán a aparecer en primer plano varias cuestiones electorales. “En la víspera de las elecciones el Gobierno se ve obligado a seguir la opinión de la mayoría de los electores argentinos, que creen que no hay que acatar la sentencia del tribunal estadounidense, ya que esto afectaría a los ciudadanos de Argentina”, opina el experto.

Según este, el default técnico afectará negativamente a la economía y llevará a una prolongación de la recesión y a un aumento de la inflación y del desempleo. Y todo esto sucederá en un contexto de reducción de las reservas de divisas internacionales. La consecuencia de todo ello será una huida de capital, lo cual a su vez puede llevar el nivel de la inflación hasta un 40-50%.

Sin embargo, Zhuravel opina que la situación no es tan grave y que Argentina tiene la posibilidad de librarse de ella. El país es muy solvente, tiene bastante dinero, y no todas las vías de solución del conflicto con los fondos especulativos se han agotado.

Mantener el vínculo con los BRICS

“Únicamente un 7% de los acreedores se niega a llegar a un acuerdo, por lo que hay que continuar el diálogo con ello”s. No obstante, el experto duda que Argentina logre repetir la experiencia Rusa para salir de su crisis de la deuda en 1998. En aquel momento Rusia se aprovechó de una seria devaluación del rublo, de los 6 rublos el dólar a los 21. En cambio, Argentina no ha podido mantener su divisa al alza y no podrá realizar esta maniobra. “Es difícil decir hasta qué punto sería eficaz anunciar una suspensión de pagos técnica por la deuda pública en pesos, pero creo que esto podría conseguir un efecto significativo”, añade Zhuravel.

Al mismo tiempo, el experto subraya que Argentina no debe reducir la intensidad del diálogo con los BRICS incluso a pesar de que algunos expertos vinculen los problemas con el tribunal estadounidense al creciente interés de Argentina por entrar en este bloque.

“Unos vínculos económicos más estrechos con los miembros de los BRICS, incluida Rusia, podrían ayudar a Argentina a salir de este callejón sin salida. La creación del Banco de Desarrollo de los BRICS, con un capital inicial de 100.000 millones de dólares, podría brindar a Argentina la posibilidad de financiar la realización de proyectos de infraestructura”, señala Zhuravel, añadiendo de todos modos que la cooperación con el bloque no debería entrar en conflicto con las reformas internas, sobre todo la reforma fiscal.

El experto asegura que Argentina debe bajar los impuestos y eliminar las restricciones a la exportación de productos, incluidos los desmesurados impuestos de exportación.

Estos últimos fueron introducidos como una medida anticrisis temporal y acabaron quedándose de forma indefinida. Esto ha llevado al país a perder su potencial de exportación en el ámbito del suministro de trigo, soja y maíz, aunque recientemente Argentina fue incluida en la lista de los mayores exportadores del mundo en este ámbito de la agricultura. Además, el experto asegura que Argentina debe retirar las restricciones a la posesión de divisa extranjera.

El director general de la compañía consultora FOC, Vitali Derbedenev, opina que la nueva crisis podría no ser tan profunda como la de 2001 y que esta no llevará a acciones masivas de protestas ni a la muerte de personas en enfrentamientos con la policía, como sucedió durante la crisis anterior, aunque sí que podría provocar una caída del nivel de vida real y del PIB y un aumento del desempleo.

Según valoraciones de Derbedenev, los BRICS todavía no han desarrollado lo suficiente sus instituciones conjuntas como para ofrecer un apoyo importante a Argentina, pero los países miembros del bloque podrían participar en la recuperación de la economía y del sistema financiero de forma bilateral.

“En primer lugar se encuentra Brasil, uno de los principales socios comerciales de Argentina. La influencia de Rusia en la economía de Argentina no es tan importante”, señala el experto.

Lea más: Rusia y Latinoamérica se necesitan mutuamente>>>