¿Qué consecuencias puede tener para Rusia la catástrofe del Boeing-777?

El escenario donde tuvo lugar el siniestro del avión. Fuente: Reuters.

El escenario donde tuvo lugar el siniestro del avión. Fuente: Reuters.

El siniestro del Boeing-777 en Ucrania ha confirmado una vez más que el siglo XXI ha retomado de su predecesor el triste testigo de los desastres civiles que acompañan a los conflictos y confrontaciones militares.

Sucesos como el hundimiento de barcos de pasajeros, el derribo de aviones siempre han destacado en las tristes estadísticas de los conflictos militares, llamándoseles de forma eufemística "daños colaterales".

En la historia podemos encontrar varias tragedias similares, con diferentes causas y consecuencias políticas.

En la primera mitad del siglo XX, los ataques militares sobre objetivos civiles adquirieron por primera vez un carácter masivo, normalmente sobre buques de pasajeros. Un rasgo distintivo de este periodo es que estos desastres tenían lugar únicamente durante las guerras más grandes.

Los barcos de pasajeros eran atacados con torpedos, minas marítimas o bombas aéreas. Con el desarrollo de la aviación civil a partir de los años 50, los aviones de pasajeros pasaron a convertirse en un objetivo común de los ataques de misiles, las explosiones a bordo o los secuestros terroristas.

La tragedia en los alrededores de Donetsk, sea cual sea el resultado de la investigación de las causas, puede ser considerada como un derribo accidental de un avión de pasajeros que volaba cerca de una zona de combate.

En este sentido se puede traer a colación el episodio de 1988, en que un misil lanzado desde un crucero estadounidense en el Golfo Pérsico derribó un avión de pasajeros iraní con 290 personas a bordo. El Ejército estadounidense, que confundió el avión con un avión militar, posteriormente admitió el error y pago una indemnización a las familias de las víctimas.

Sin embargo en Irán la opinión más común es que los Estados Unidos era aliado de Irak, que estaba en guerra con Irán, y que el avión no fue derribado por accidente sino a propósito. En cualquier caso este desastre no tuvo más consecuencias que empeorar las relaciones entre Irán y EE UU.

Errores en tiempos de paz

La segunda parte del siglo XX demostró que el transporte aéreo de pasajeros podía sufrir ataques armados incluso en tiempos de paz. Varios aviones fueron derribados como resultado de errores realizados durante ejercicios militares.

En 1962 un TU-104 soviético fue derribado cerca de Jabárovsk, probablemente como resultado de un ataque fortuito de un misil de defensa, provocando 86 muertos. En 2001, volando sobre el Mar Negro, un avión de pasajeros de las Sibir Airlines, que volaba de Israel a Novosibirsk fue derribado. 78 personas resultaron víctimas del error cometido por un militar ucraniano que estaba realizando un entrenamiento con sus complejos S-200.

Otras tragedias de este tipo podrían ser algunos incidentes durante la Guerra Fría en los que la Fuerza aérea soviética derribó u obligó a aterrizar a aviones de pasajeros extranjeros que habían violado el espacio aéreo soviético. El más trágico de estos fue el derribo en 1983 de un Boeing surcoreano con 269 pasajeros a bordo (entre ellos un congresista de los EEUU).

Para la URSS esto tuvo gravísimas consecuencias en forma de sanciones estadounidenses y el aumento de la presión política internacional. Se debería señalar que esta tragedia no solo tuvo como causa la histeria obsesiva soviética del espionaje, que veía cualquier violación del espacio aéreo de la URSS como una maquinación de la CIA, sino también el extraño comportamiento por parte de los pilotos del avión de pasajeros coreano que no respondieron a las señales que les hizo un avión de interceptación soviético.

El derribo de aviones de pasajeros por un ataque terrorista a bordo es otro triste ejemplo de catástrofes similares. Los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, que provocaron la muerte de casi 3.000 personas (incluidas aquellas que murieron en la posterior caída de los edificios) sigue siendo, al día de hoy, el mayor atentado de terrorismo aéreo, en cuanto al número de víctimas y la escala de las consecuencias políticas.

¿Por qué obligará Rusia está obligada a actuar?

Basándonos en la experiencia histórica de la que disponemos, ¿qué podemos decir de las posibles consecuencias de la tragedia de Donetsk?

Lo primero deberíamos señalar que es un caso único: nunca antes un avión civil, volando a tanta altura, se había convertido en blanco de un ataque accidental o deliberado desde una zona de combate. Desgraciadamente hoy en día hay muchas de estas zonas en el mundo y aunque los bandos en guerra todavía no tengan este tipo de misiles o aviación militar, ¿quién puede garantizar que no los comprarán antes o después? De suceder esto tendríamos que cambiar las rutas de aviación civil, no solo sobre Ucrania, sino sobre Siria, Afganistán, Irak y muchos otros países.

En segundo lugar, la historia muestra que este tipo de catástrofes pueden convertirse en causa de serias decisiones políticas, como sanciones internacionales o incluso acciones militares de represalia, pero solo si se establece de forma creíble quién ha sido el culpable y se ha probado fuera de toda duda que el ataque contra objetivos civiles era intencionado. Este incidente sobre Donetsk, obviamente no puede clasificarse como un ataque intencionado, y esperemos que no provoque una rápida escalada de la crisis política.

En tercer lugar, de acuerdo con la información durante las primeras horas de la tragedia, no puede tener lugar una investigación independiente internacional, ya que sencillamente se convertiría en terreno de una oposición de interpretaciones de motivación política de lo que había sucedido. Esta divergencia en las interpretaciones tan solo agravaría la creciente distancia en las relaciones ruso-estadounidenses y crearía un mayor obstáculo para la normalización de las relaciones entre Rusia y los países europeos.

El mundo puede culpar a Rusia, si no del ataque con misil, sí por crear las condiciones que lo han hecho posible. Por lo tanto, tan solo una completa cooperación en una investigación honesta y objetiva de la tragedia permitiría a Rusia una salida de la situación.

Iván Tsvetkov es profesor asociado en la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad Estatal de San Petersrburgo. Es un experto en la política de EE UU en la región de Asia Pacífico, historia de EE UU y de la sociedad estadounidense contemporánea. 

Artículo abreviado. Publicado originalmente en inglés en Russia Direct

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.