Las buenas relaciones entre Mujica y Putin

Ambos mandatarios se reunieron en dos ocasiones durante la reciente gira del presidente ruso por la región. Fuente: Alexéi Nikolski / Ria Novosti

Ambos mandatarios se reunieron en dos ocasiones durante la reciente gira del presidente ruso por la región. Fuente: Alexéi Nikolski / Ria Novosti

José Mujica y Vladímir Putin se vieron en dos ocasiones durante la gira del presidente ruso por la región. La primera tuvo lugar en una comida en Buenos Aires organizada en honor del huésped ruso por la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. La segunda reunión se celebró durante unas negociaciones bilaterales en Brasil, adonde Mujica acudió para reunirse con los líderes de los BRICS y otros países sudamericanos en un formato más participativo.

El presidente ruso aprovechó su visita a Latinoamérica, a la que Moscú ha comenzado a dar una importancia especial en su política exterior, para reunirse con el mayor número posible de líderes de la región.

Antes del comienzo de las negociaciones con Mujica, Putin declaraba: “Fue para mí un placer conocerle y hablar con usted en Argentina, ahora continuaremos manteniendo el contacto”. De hecho, Rusia considera a Uruguay un socio muy prometedor en Latinoamérica.

Hasta ahora, el comercio bilateral entre Rusia y Uruguay no ha superado los 650 millones de dólares. Esta cifra no parece muy impresionante, aunque si se tienen en cuenta las dimensiones de Uruguay y su población, queda claro que Rusia mantiene con este país las relaciones comerciales más dinámicas de toda Latinoamérica.

El ámbito de mayor desarrollo es el comercio de los productos cárnicos. Cerca de una veintena de empresas uruguayas tienen derecho a suministrar carne directamente al consumidor ruso. Si bien antes estos productos se exportaban únicamente a procesadoras industriales, ahora la ternera de mayor calidad se suministra directamente a grandes tiendas y restaurantes.

Por su parte, Rusia exporta a Uruguay productos petrolíferos, químicos y metalúrgicos, así como productos de uso militar. Prácticamente todos los vehículos de ruedas del ejército uruguayo son de fabricación rusa.

Los vehículos Ural, GAZ y UAZ y los vehículos blindados Vódnik antes se exportaban a Uruguay como pago de una deuda que la URSS había contraído ante Uruguay. En 2009 se cerró la deuda y ahora el suministro continúa en base a un acuerdo comercial, y no sólo se realiza para el Ministerio de Defensa, sino también para el Ministerio de Interior de Uruguay.

La construcción de un gran puerto en la desembocadura del Paraná

Los presidentes están de acuerdo en que Rusia y Uruguay tienen trabajo que hacer. En primer lugar, es necesario desarrollar el sector de la energía hidroeléctrica y de la infraestructura, especialmente el sistema ferroviario y el portuario. Según Mujica, Uruguay y Brasil están trabajando el proyecto de creación de un gran puerto en la desembocadura del río Paraná. Para que Putin se hiciera una idea más clara de esta situación, Mujica sacó de su bolsillo un gran mapa y lo desplegó sobre la mesa.

“Nuestro país es pequeño, pero está en una esquina importante, porque sale a la cuenca del río Paraná. Mire, - comentó Mujica, señalando a Bolivia, - aquí se encuentran los mayores yacimientos de minerales de hierro del mundo. Lo más lógico es transportarlos por la corriente del río hacia la costa… Esta es la puerta al mar, al océano, aquí es donde llegan los grandes buques. Ahora estamos estudiando un proyecto con Brasil para desarrollar conjuntamente un importante puerto. Y nos gustaría invitar a compañías rusas a participar en este proyecto”.

En la región del Río de la Plata podría haber sólidos depósitos de petróleo, continuaba Mujica. Unas empresas francesas están llevando a cabo una investigación geológica en la zona, aunque existen dificultades en las medidas de seguridad en el proyecto, de modo que los rusos podrían involucrarse en la búsqueda de hidrocarburos en Uruguay.

Los presidentes discutieron además las perspectivas de colaboración en el ámbito técnico militar. Según comenta a RBTH una fuente cercana a las negociaciones, Uruguay ha mostrado un gran interés por el avión de entrenamiento militar Yak-130, construido por la empresa rusa Yakovlev. Si ambos países logran llegar a un acuerdo, una partida de estos aviones de entrenamiento militar y de ataque ligero podría facilitar el intercambio en el rubro de la carne de ternera.

Además, Putin y Mujica se mostraron satisfechos por la cooperación de ambos países en relación a los problemas internacionales. Moscú ha agradecido a Montevideo el apoyo de varias prioridades rusas, como algunas iniciativas en la ONU, así como su postura en la votación en la Asamblea General para la resolución 68/262 sobre Crimea: Uruguay, como algunos países latinoamericanos, se abstuvo.

Según información de RBTH, en Rusia también valoran la actividad de Mujica en calidad de intermediario destinada a retirar el bloqueo económico de Estados Unidos a Cuba. Es más, durante su visita a La Habana, Putin prometió “ayudar a sus amigos cubanos a superar este bloqueo ilegal”.

El año pasado, durante una visita oficial a La Habana, Mujica se reunió con Raúl y Fidel Castro y sacó a debatir la posibilidad de iniciar un diálogo con Washington para que retire las sanciones contra Cuba.

En mayo de este año el presidente uruguayo llevó a cabo unas negociaciones en la Casa Blanca con Barack Obama durante las cuales se trató la cuestión cubana en términos esperanzadores. Mujica entregó a Castro un mensaje de Obama en la cumbre del Grupo de los 77 que se celebró en junio en la ciudad boliviana de Santa Cruz.

“No podemos más que aplaudir la actividad del presidente uruguayo en calidad de intermediario, - comenta a RBTH el director adjunto del Instituto de Latinoamérica de la Academia Rusa de Ciencias, Vladímir Sudarev. – Aunque los líderes de los estados latinoamericanos se han ofrecido en numerosas ocasiones para regular este conflicto cubano-estadounidense, que lleva ya más de medio siglo abierto, y ambas partes han rechazado estas propuestas declarando que se trata de un asunto bilateral. Esperamos que en esta ocasión consigan salir de este punto muerto”.

La visita de Putin a la región ha mostrado que Rusia considera a los países latinoamericanos, incluido Uruguay, aliados naturales y prometedores socios comerciales. Sus relaciones con la región han adquirido una nueva dinámica y la política relacionada con Latinoamérica se ha convertido en uno de los puntos más importantes de la política exterior rusa.

Lea más: El contrapeso de EE UU en América Latina>>>