Las claves de la VI Cumbre de los BRICS

El nuevo Banco de Desarrollo será el tema principal. Fuente: Photoshot

El nuevo Banco de Desarrollo será el tema principal. Fuente: Photoshot

La VI cumbre de los BRICS —que se celebra estos días en la ciudad brasileña de Fortaleza— está destinada a cambiar esta situación, pues además del orden del día se espera crear en ella una serie de instituciones financieras de carácter internacional.

La alianza de países conocida con el nombre de BRICS, que concentra el 42 % de la población mundial y el 28 % del producto interior bruto del planeta, se ha mostrado hasta ahora como un club político integrado por los principales países del mundo ‘no occidental’ del que no se esperaban acciones concretas ni grandes iniciativas de alcance mundial.

“Es evidente que los BRICS están orientados a la modernización y renovación de la arquitectura financiera global”, opina el vicedirector del Instituto de Estudios del Extremo Oriente adscrito a la Academia de las Ciencias rusa, Serguéi Luzianin.

“La dominación de una sola superpotencia acarrea unos resultados como los que hemos visto en los últimos 20 años, unos resultados que conmocionan a la opinión pública. Es posible que los BRICS no puedan cambiar el problema de raíz, pero al menos podrán hacer valer su punto de vista”, asegura el experto. 

El primer paso

Una de las iniciativas más notables de los BRICS es la creación de un nuevo Banco del Desarrollo, que coordinará la política  de inversión de los fondos soberanos de los países del grupo BRICS (esto incluye el Fondo Nacional de Bienestar de Rusia).

“La creación del Banco del Desarrollo constituye el punto de partida del proceso de institucionalización de los BRICS”, opina el director del Instituto de Estudios sobre América Latina adscrito a la Academia de las Ciencias rusa, el profesor Vladímir Davídov. En su opinión, la organización debe centrarse en aspectos como la banca, las uniones bursátiles, los fondos monetarios de apoyo, las agencias de calificación alternativas, los mecanismos de pago en moneda nacional, etc.

“La experiencia nos dice que debemos avanzar con rapidez. Hay que crear una estructura que permita minimizar la aleatoriedad del desarrollo, puesto que cada 10 años se produce una crisis”, añade Davídov.

Por otra parte, se espera que este banco proporcione soporte a proyectos de infraestructuras como la construcción de puertos, carreteras y redes de telecomunicaciones (dándole prioridad al territorio de los propios BRICS). Uno de los primeros proyectos conjuntos podría ser la construcción de una red de estaciones terrestres para el sistema GLONASS. El objetivo del proyecto es aumentar la precisión de la señal y de la navegación. Los expertos rusos creen que la instalación de estaciones terrestres en el territorio de los BRICS hará que el sistema GLONASS resulte más competitivo. Los BRICS gozan de una posición muy favorable a nivel geoestacionario: sus países miembros están repartidos en cuatro continentes. 

El apoyo mutuo de los BRICS

El fondo de reserva que pretenden crear los asistentes a la cumbre celebrada en Fortaleza —que contará con un capital de 100.000 millones de dólares— prestará apoyo financiero a los países miembros que experimenten problemas en su balanza de pagos.

En las condiciones de volatilidad de la economía mundial y en caso de un repentino flujo de capitales desde los países desarrollados a las nuevas economías —entre ellas las de los BRICS— y viceversa, las balanzas de pagos podrían experimentar problemas. Un fondo de reserva funcionaría como mecanismo de amortiguación en una situación similar.

De los BRICS, China es el país que soporta la mayor carga financiera (41.000 millones de dólares); Brasil, la India y Rusia aportarán 18.000 millones de dólares cada uno; y Sudáfrica 5.000 millones de dólares.

Sin embargo, para la concesión de préstamos provenientes del fondo a un país que lo solicite se tendrá en cuenta el factor del multiplicador. El multiplicador de China se sitúa en 0,5. Es decir que China, en caso de necesidad, no recibiría 41.000 millones de dólares, sino la mitad. Para Sudáfrica el multiplicador equivale a dos y para el resto de países a uno.

Argentina pide ser miembro de los BRICS

Los bancos centrales de los BRICS almacenarán sus participaciones como parte de sus reservas de oro. La asignación de una ayuda financiera a uno de los países miembros de los BRICS hará referencia al correspondiente programa del FMI.

La idea de la ayuda mutua también se ve reflejada en otro proyecto de gran envergadura que planea proponer y desarrollar Rusia: una asociación energética de los BRICS que incluya un banco de reserva de combustible. Se trata de una especie de análogo de los depósitos estratégicos de EE UU, solo que a escala global.

Los expertos aseguran que la propia Rusia no necesita ningún banco de reserva de combustible, pero gracias a él podría consolidar la posición del país en el mercado mundial como mayor potencia energética. Asimismo, el Banco del Desarrollo de los BRICS permitirá a Rusia mejorar de manera significativa su influencia en el flujo internacional de capitales, es decir, depender menos de los inversores extranjeros.

“La creación del nuevo Banco del Desarrollo y del Fondo Monetario de Reservas de los BRICS no es un objetivo, sino el resultado visible de una colaboración que se está desarrollando de manera intensiva en una treintena de direcciones”, señaló el sherpa brasileño Graça Lima. Según él, en este caso se puede hablar del nacimiento de un nuevo sistema financiero internacional equiparable al que se creó en  Bretton Woods en 1944 y que sigue vigente actualmente.

Los expertos creen que las nuevas instituciones financieras de los BRICS aportarán beneficios reales a Rusia. No se trata de que Rusia necesite préstamos de estabilización, sino de diversificar sus mercados y fortalecer su relación con los otros países miembros.

Lea más: Los BRICS crearán su propio FMI>>>