Tensa situación en la frontera ruso-ucraniana debido al conflicto

Hay tiroteos ocasionales y un creciente número de refugiados. Fuente: Photoshot/Vostock-Photo

Hay tiroteos ocasionales y un creciente número de refugiados. Fuente: Photoshot/Vostock-Photo

La violencia ha llegado hasta los puestos fronterizos entre Ucrania y Rusia. Los refugiados de Donbass que tratan de cruzar a Rusia se encuentran con dificultades. Una reportera de RBTH ha viajado hasta el lugar de los hechos.

La alarma crece entre los habitantes de las regiones fronterizas de Rusia. Tras un primer tiroteo en la aduana de Novoshájtinsk, por la carretera han comenzado a circular largas filas de coches llenos de equipaje. Algunos habitantes de las aldeas rusas más cercanas a la frontera no han podido soportar más la tensión y abandonan sus casas para dirigirse hacia Rostov y más allá, hacia la región de Krasnodar.

- Hemos dejado a mis hijos con mi suegra. Por suerte, están de vacaciones. Nosotros hemos vuelto para vender la casa. Pero los precios han bajado, - reconoce Natalia Pechónaya, de Novoshájtinsk. – Si en tiempos de paz una casa como la nuestra valía unos 60.000 dólares, ahora podría venderse por 30.000. A lo mejor tenemos suerte. Pero, por otro lado, ¿qué podremos encontrar a cambio? A las ciudades grandes no les ha afectado nuestro problema, allí el precio de las viviendas se mantiene estable.

Uno de los factores que más han atemorizado a los habitantes locales ha sido el ataque de proyectiles ucranianos contra el punto de control de paso fronterizo de automóviles de Novoshájtinsk. Según información preliminar, en el punto de control explotó una mina.

Vasili Manáev, investigador del servicio de fronteras del FSB en la región de Rostov, explica que no hubo víctimas pero que evacuaron el lugar por razones de seguridad.

Al lugar de la explosión acudieron representantes del Comité de Investigación de Rusia y un equipo de zapadores.

“Durante la investigación, en el territorio ucraniano del otro lado de la frontera se oyó un tiroteo en el que presuntamente participaron vehículos de combate de infantería, así como ametralladoras pesadas. Para garantizar la seguridad de los agentes de aduanas se les dio cascos y chalecos antibalas”,  comenta Maláyev.

En el Departamento de Aduanas del Sur aclaran: la metralla dañó el edificio del aparcamiento donde se realiza el control de aduanas de los pasajeros de autobuses, así como una de las terminales en las que se controla el transporte de camiones.

El paso fronterizo ruso de Novoshájtinsk limita con el punto de control ucraniano Dolzhanski. A un kilómetro y medio de la frontera se encuentra la aldea Komintern. Sus habitantes ya han sido testigos en dos ocasiones de acontecimientos alarmantes. Por ahora no ha cundido el pánico, pero muchos reconocen que están atemorizados.

Cuando a finales de junio comenzó a caer en territorio ruso metralla de proyectiles, 80 personas de Dolzhanski fueron trasladadas a campamentos cercanos del Ministerio de Emergencias. En aquel mismo momento, durante un combate entre militares ucranianos y sublevados en las cercanías del punto de control Dolzhanski (Ucrania), un empleado de la aduana rusa resultó herido y varios edificios del paso fronterizo sufrieron daños.

En otros puestos fronterizos la situación es igual de tensa. El 28 de junio en Gúkovo, un proyectil destruyó el edificio del punto de control, y en dos aldeas rusas se produjeron otras dos explosiones.

El servicio de prensa del Departamento de Aduanas del Sur ha informado sobre varias explosiones oídas en el territorio ucraniano inmediato a los puestos fronterizos. El servicio de prensa de este departamento ha informado que a las 10 horas del 4 de julio los puestos aduaneros de los pasos fronterizos entre Rusia y Ucrania en la jurisdicción del Departamento de Aduanas del Sur funcionaban con normalidad.

En general, la situación en la frontera sigue siendo difícil. En las inmediaciones de los puestos aduaneros en territorio ucraniano se oyen tiroteos constantemente. Los agentes de aduanas que fueron víctimas del tiroteo la noche del 3 de julio han podido volver a sus puestos de trabajo, aunque la infraestructura del paso fronterizo ha sufrido daños graves. 

De visita en casa de los abuelos

Según el Ministerio de Emergencias de Rusia, el flujo de refugiados de guerra ha superado ya las 18.000 personas al día.

Más de 20.000 ucranianos han solicitado formalmente refugio en territorio ruso, informa el Servicio Federal de Migración (FMS, por sus siglas en ruso) de Rusia, que destacó el incremento del flujo migratorio desde Ucrania en las últimas veinticuatro horas. Actualmente en Rusia hay más de 1,8 millones de ciudadanos ucranianos, de los cuales 481.268 llegaron desde las regiones orientales de Ucrania. Según el FMS en los últimos días se registraba una media de entradas de poco más de 20.000.En Rusia han sido organizados 359 centros de acogida temporal de refugiados, donde ya hay más de 16.000 ucranianos. Foto: Reuters

 

Según información oficial de la administración de la región de Rostov, en el territorio de la región figuran registrados actualmente más de 21.000 refugiados ucranianos. Tras pasar unos días en refugios temporales, son trasladados a hospitales, campamentos infantiles o casas de vacaciones. Algunos habitantes locales acogen a los refugiados en sus casas.

Por ejemplo, el empresario Ígor Grekov de Rostov ha cedido una propiedad de tres pisos para los refugiados ucranianos con hijos. Este edificio alberga a 41 personas, entre ellas 29 niños.

El propietario de un edificio recreativo cerca del depósito Tsimlianski, Dmitri Yushkovski, ha acogido a 300 ucranianos. No sólo les ha dado alojamiento, sino que además se ha hecho cargo de su manutención. “Hago caso de mi conciencia. Nada me lo impide y no necesito nada más. Para mí, la felicidad es ver reír a los niños”, comenta Dmitri.

“Muchos ciudadanos ucranianos que han cruzado la frontera tienen familiares en territorio ruso. Por esta razón, no se registran en los puntos de refugiados, ya que conservan la esperanza de volver a su casa en el futuro. A estos ciudadanos se les puede considerar como visitantes habituales que ya viajaban a Rusia en tiempos de paz, aunque está claro que esta categoría de ciudadanos también huye de la guerra. De este modo, las estadísticas de refugiados deberían multiplicarse por tres como mínimo”, asegura Vasili Gólubev, gobernador de la región de Rostov.

“El simplismo abunda en gran parte de la información sobre Ucrania”

Entre los refugiados figura una familia con 13 hijos. Están esperando al 14º. Esta familia ha sido acogida por unos parientes rusos que constituyen una familia igual de numerosa.

“Agarramos lo imprescindible y nos fuimos, - cuenta Alexander, cabeza de familia. - ¿Adónde ir? Ucrania es muy peligrosa, las carreteras están cortadas, las operaciones militares no se detienen. Decidimos no arriesgarnos y nos fuimos a casa de nuestros familiares en Rusia. Por suerte tenemos un microbús. En él llegamos hasta el paso fronterizo ucraniano de Izvárino hacia las diez de la noche. La frontera estaba cerrada. Suplicamos a los agentes de aduanas que nos dejaran pasar. Estos vieron cuántos niños teníamos y accedieron”.

Lea más: Drástico aumento de desplazados en el este de Ucrania y refugiados en Rusia>>>