Rusia-Argentina: nueva ronda de cooperación en el campo del átomo pacífico

La compañía Rosatom realiza la contrucción de la central nuclear de Tianwan en China. Fuente: Ria Novosti

La compañía Rosatom realiza la contrucción de la central nuclear de Tianwan en China. Fuente: Ria Novosti

Rusia prepara un nuevo acuerdo intergubernamental en el campo del átomo pacífico que impulsa la cooperación entre Rusia y Argentina hacia una nueva etapa. Rusia aspira a construir nuevas centrales nucleares en el país sudamericano y está dispuesta a presentar para ello novedades tecnológicas que mejorarán la eficiencia en este tipo de construcciones.

Según las previsiones del OIEA (Organismo Internacional de la Energía Atómica), en los próximos 30 años el número de  centrales nucleares se incrementará de manera constante en todo el mundo, lo que a su vez aumentará la seguridad energética de las economías nacionales y mitigará las consecuencias del cambio climático en el planeta.

El director de Rosatom, Serguéi Kirienko, cree que la energía nuclear constituye actualmente un requisito imprescindible para la seguridad y la estabilidad de los sistemas energéticos a nivel mundial.

“Los principales proyectos de la compañía estatal rusa Rosatom se concentran actualmente en países de la región Asia-Pacífico, puesto que en esa parte del mundo la energía nuclear está experimentando un fuerte desarrollo. Rosatom se ha interesado también por el mercado de países latinoamericanos como Brasil y Argentina. Se trata de una región muy relevante, pues llevan un tiempo hablando del despliegue de un nuevo programa para el desarrollo de la energía nuclear, aunque de momento no se ha tomado ninguna decisión al respecto” Director general de la empresa estatal rusa Rosatom, Serguéi Kirienko.

“Resulta de especial importancia para los países cuyas economías experimentan un rápido crecimiento, ya que la falta de recursos energéticos es una característica en muchos de ellos”, declaró S. Kirienko en el foro nuclear Atomexpo-2014, el cual se celebró en junio en Moscú. Allí mismo se anunció que Rosatom se encuentra entre las empresas con derecho a construir centrales nucleares en Argentina.  

La decisión recae sobre el gobierno argentino, dispuesto a adoptar un programa nacional para el desarrollo de la energía nuclear. La tecnología nuclear puede ser una solución adecuada a la falta de fuentes fiables de suministro de energía para la industria argentina, que se encuentra en pleno auge.

A fin de fomentar la cooperación entre los dos países, Rosatom se propone elaborar este año un nuevo acuerdo intergubernamental en el campo del átomo pacífico. La compañía estatal rusa ya acumula pedidos a largo plazo por un valor aproximado de 90.000 millones de dólares, pero los ingenieros nucleares rusos no tienen intención de detenerse aquí y cuentan con presentarse a la licitación para la nueva central nuclear argentina, si finalmente se convoca.

Los centros de proyección rusos construyen actualmente centrales de 3ª generación, cuya tecnología punta no solo garantiza un periodo de explotación de 60 años, sino también un trabajo completamente seguro en cualquier situación.

Por ejemplo, los expertos de la empresa NIAEP-ASE —la mayor compañía de ingeniería nuclear del país eslavo— han diseñado la innovadora tecnología Multi-D, que permite una gestión efectiva de proyectos de ingeniería de alta complejidad. Argentina podría convertirse en el primer país de América Latina en el que se implemente dicha tecnología.

“Esta tecnología inteligente se basa en el diseño y modelado tridimensional de las estructuras, lo que permite construir cualquier diseño de ingeniería en un momento dado y con el presupuesto y la calidad definidos. El empleo de nuevas tecnologías no solo está destinado a reducir los costes de construcción, sino también a mejorar la seguridad. Esta tecnología fue concebida desde el principio como un desarrollo de carácter universal; actualmente se emplea tanto en nuestras centrales nucleares como en el extranjero, y también la estamos exportando a otros proyectos ajenos a la industria nuclear”, cuenta a RBTH el vicedirector de la filial moscovita de la empresa NIAEP S.A., Viacheslav Alenkov.

El sector energético ruso amplía sus planes en América Latina

Las innovaciones de Rosatom atraen la atención de todo el mundo. Al foro de debate sobre la modernización de las estructuras energéticas, sanitarias y del transporte en Rusia con ayuda de sensores y generadores se sumaron corporaciones internacionales como Siemens. Esta tecnología, desarrollada por ingenieros nucleares rusos, permite automatizar los procesos de fabricación y minimizar en ellos el factor humano. El mercado mundial de los sensores y los generadores asciende a 4.500 millones de dólares y la producción rusa ocupa una buena parte del mismo.

En cuanto al resto de países de los BRICS, India y China confirmaron en el foro su disposición a colaborar con la parte rusa. Por otro lado, Bangladesh ha firmado también un contrato con Rosatom para la construcción de su primera central nuclear, la Ruppur. Además, existe la posibilidad de que Rusia inicie proyectos conjuntos con China en otros países.

“Sería interesante plantear la colaboración con China en algunos proyectos a realizar en terceros países. Creo que nuestra colaboración tiene un carácter bastante complejo y estamos conformes con la manera en que se está desarrollando”.

Según él, Rosatom continúa dialogando sobre la ampliación de la colaboración en materia de reactores rápidos. Los especialistas rusos ya construyeron dos reactores para la central de Tianwan en China, los cuales se arrancaron en 2007 y se consideran los mejores del país en cuanto a rendimiento y seguridad. El contrato para la construcción de la segunda fase de esta central nuclear situada a orillas del mar Amarillo fue firmado por Rusia y China en 2010, y se prevé que los reactores inicien su actividad en 2018. 

Lea más: En busca de una energía nuclear limpia y segura>>>