El gas, la violencia y los refugiados enquistan la situación en Ucrania

La tensión entre ambos países no disminuye. Fuente: ITAR-TASS

La tensión entre ambos países no disminuye. Fuente: ITAR-TASS

Las negociaciones entre Gazprom y la ucraniana Naftogaz han fracasado. Kiev ha propuesto traspasar el 49% de la gestión de su sistema de transporte de gas a empresas europeas y norteamericanas y pretende limitar los planes de la Federación Rusa para construir del gasoducto South Stream. Por su parte, enfrentamientos entre la Guardia Nacional de Ucrania y los milicianos prorrusos cerca de la frontera han desequilibrado la cooperación y surge el problema de los refugiados.

Confrontaciones por el gas

Las negociaciones entre Gazprom y Naftogaz se han bloqueado y Ucrania, tras quedarse sin el gas ruso, trata de limitar los planes de su socio del norte para construir el gasoducto South Stream, que no pasará por su territorio. Para conseguirlo Kiev propone entregar el 49% de la gestión de su sistema de transporte de gas a empresas europeas y norteamericanas.

Según los expertos rusos, es poco probable que con este proyecto mengüe el interés de Europa por el South Stream, porque lo que preocupa en primer término al consumidor europeo es la estabilidad del suministro.

Haz click en la imagen para aumentarla. El gasoducto South Stream irá por el fondo del Mar Negro hasta Bulgaria, después pasará por Serbia, Hungría, Eslovenia e Italia. El coste estimado de su construcción es de 16.500 millones de euros, de los cuales 10.000 millones se destinarán a la parte marítima. Su explotación comenzará en diciembre de 2015 (con un bombeo de 15.750 millones de metros cúbicos anuales) y alcanzará su máxima capacidad (63.000 metros cúbicos) en 2018.

“Los inversores entran en un proyecto cuando tienen garantías de recuperación. Este proyecto solo se puede realizar si hay cierto volumen de tránsito. Solo Gazprom puede garantizar ese volumen. Pero Gazprom no quiere hacerlo porque considera que el tránsito a través de Ucrania entraña un riesgo mayor”, dice el vicedirector de la Fundación Nacional de Seguridad Energética. Alexéi Grivach.

“Este proceso solo puede materializarse si se cumple una condición: que Europa renuncie por completo al South Stream”, concreta Grivach. “Solo entonces podrán forzar a Gazprom”.

El experto considera que la política que los socios ucranianos han aplicado los últimos meses persigue ese objetivo.

“En principio el South Stream no es imprescindible para Europa, pero la inquietud de los países europeos por la seguridad energética es tal que siempre se han mostrado a favor de construir una infraestructura complementaria”, dice Lev Snikov, socio de Greenwich Capital. “Ni siquiera ejerciendo un control efectivo sobre el sistema ucraniano de transporte de gas decaería el interés de Europa por el South Stream”, afirma.

Un conflicto fronterizo

Los enfrentamientos en el sureste de Ucrania se han acercado a la frontera rusa. Las acciones bélicas y el fuego de mortero han causado diversos heridos entre los funcionarios de aduanas de ambos países y los edificios y estructuras de ingeniería del punto fronterizo de Novoshájtinsk han sufrido daños.

“A pesar de que el presidente de Ucrania haya anunciado el cese de hostilidades, en el sureste las acciones persisten. Lo que está ocurriendo en la frontera es el mejor ejemplo de que las nuevas autoridades no controlan por completo la situación, ni dominan a las fuerzas armadas”, dice Víctor Litovkin, experto militar independiente.

Cerca de 80 funcionarios de aduanas ucranianos han entrado en territorio de la Federación Rusa y han solicitado “refugiarse de sus perseguidores”, informa ITAR-TASS. El Kremlin ha respondido de forma operativa ante el bombardeo de la frontera rusa.

La agencia ITAR-TASS ha informado de que Moscú espera recibir explicaciones y disculpas por el bombardeo de su territorio. El Ministerio de Defensa de Ucrania ha comunicado que sus soldados no han disparado “teniendo en cuenta la proximidad de la frontera estatal con la Federación Rusa”, y ha responsabilizado a los “terroristas” del ataque de mortero.

Refugiados: parte oculta de la guerra

Después de que empezara la operación militar en el sureste, el flujo de refugiados ucranianos hacia Rusia ha crecido ostensiblemente. El jefe del Servicio Federal de Migración, Konstantín Romodánovski declaró a finales de la semana pasada que, solo en la región de Rostov, entran diariamente miles de ciudadanos procedentes de Ucrania. Algunos se establecen en la región. Otros, en cambio, se trasladan a otras partes del país.

Según el representante oficial del Ministerio de Situaciones de Emergencias de Rusia, Alexander Drobishevski, en el sur y el centro de Rusia ya se han desplegado cerca de 220 puntos de alojamiento temporal, incluyendo campamentos, para acoger a los refugiados.

“En estos momentos en los puntos de alojamiento temporal hay 11.100 refugiados, entre ellos 5.400 niños”, dice Drobishevski.

El experto en derecho europeo del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú, NIkolái Toporin, ha indicado que los refugiados que decidan permanecer en territorio del país podrán obtener la ciudadanía rusa en el transcurso de tres meses. Mientras se esté tramitando la revisión de su solicitud, la gente podrá conseguir un empleo a través de los Servicios Móviles de Ocupación que operan en las regiones fronterizas.

“Los refugiados pueden conseguir un empleo en el sector servicios: cocineros y trabajadores de cocina. También se necesitan especialistas de la construcción. Los salarios que cobren los ciudadanos ucranianos en esas especialidades serán los mismos que los que cobra la población local y pueden alcanzar los 40.000 rublos (unos 1.200 dólares)”, indica Zhanna Denískina, representante del Servicio de Ocupación.

Ucrania: cómo contar 
un cuento de hadas

El jefe de la Administración Presidencial de la Federación Rusa, Serguéi Ivanov, ha anunciado que los refugiados ucranianos que hayan decidido permanecer en Rusia también podrán contar en breve con ayuda financiera específica. Se destinarán medios del Programa Federal de Emigración Voluntaria de Compatriotas para facilitarles la instalación en su nuevo lugar de residencia. Se ha decidido incluir en el programa la región de Rostov y la provincia de Stávropol.

“Mucha gente se encuentra en un vacío informativo y no sabe qué ha ocurrido con sus familiares y amigos que decidieron quedarse en el sureste. Las comunicaciones con Ucrania son caras, casi nadie puede llamar, y en cuanto lo conseguimos, la llamada se corta”, explica Mijaíl, un refugiado.

Muchos de los que han conseguido contactar con los suyos reciben noticias tristes porque en los enfrentamientos entre los milicianos prorrusos y la Guardia Nacional sus amigos han resultado heridos e incluso ha habido víctimas mortales”.

Lea más: Cientos de refugiados ucranianos acogidos en la región rusa de Rostov>>>