Iberdrola pone en marcha una instalación eléctrica en los Urales

La remota ciudad de Chaikovski acoge el segundo proyecto de la empresa española en Rusia. Fuente: servicio de prensa

La remota ciudad de Chaikovski acoge el segundo proyecto de la empresa española en Rusia. Fuente: servicio de prensa

La empresa española Iberdrola Ingeniería y Construcción ha puesto en marcha una nueva instalación eléctrica en una central hidroeléctrica de los Urales, en la remota ciudad de Chaikovski.

La ciudad de Chaikovski no apareció en el mapa de Rusia hasta 1962. Su nacimiento se debe a la construcción de la central hidroeléctrica de Votkinsk, la cual se decidió instalar a orillas del río Kama en los años 50 del siglo pasado.

Es el segundo proyecto de la empresa en Rusia; anteriormente, en 2011, los españoles construyeron en la central térmica de la región de Sredneuralsk, en la provincia de Sverdlovsk, una unidad de generación eléctrica de 410 megavatios.

La construcción de la central atrajo a miles de trabajadores, quienes enseguida comenzaron a levantar un nuevo pueblo junto al río. Pronto el pueblo se transformó en una ciudad en toda regla. Los obreros decidieron darle un nombre cargado de romanticismo —Chaikovski— en honor al legendario compositor ruso, quien según contaban sus contemporáneos, acudía con frecuencia a la orilla del río para contemplar los paisajes locales.

Chaikovski tiene una población de cerca de 10.000 personas, cuya vida está relacionada de uno u otro modo con la central hidroeléctrica de Votkinsk, una de las más grandes de Rusia. Actualmente, expertos españoles de Iberdrola trabajan en su modernización y mejora. ¿Qué les ha llevado a cruzar casi toda Europa y venir a los Urales? 

Iberdrola se interesa

La central de Votkinsk, cuya construcción finalizó en 1965, produce 2.600 millones de kWh al año.

Rusia, una plaza cada vez mejor para vender

El deterioro paulatino de las instalaciones de la central requiere que estas sean sometidas un proceso de modernización. Con esta finalidad, la dirección de la central (la empresa RusHydro) ha decidido cerrar un contrato con la española Iberdrola Ingeniería y Construcción, que en opinión de los expertos rusos constituye una de las mejores empresas de construcción de instalaciones eléctricas.

Se ha sometido a reconstrucción el sistema de distribución abierto en 500 kilovoltios ORU, que gracias a los expertos españoles será sustituido por un nuevo sistema de distribución encapsulado con aislamiento de hexafluoruro de azufre (KRUE-500 kV, por sus siglas en ruso).

El grupo RusHydro es una de las corporaciones del sector energético ruso más importantes. Es líder en producción de energía mediante fuentes renovables, como pueden ser corrientes de agua, mareas, el viento o la energía geotérmica. La capacidad instalada en las centrales que forman parte de RusHydro alcanza los 37,5 gigavatios.

“Para Rusia es una experiencia muy fructífera. En nuestro país solo hay instalados cinco sistemas como este. En el KRUE han trabajado ocho expertos españoles y 45 rusos”, comenta el director del departamento técnico de la empresa Iberdrola, Alexander Cherevatij.

El antiguo sistema ORU ocupaba una superficie de 8.500 metros cuadrados, la nueva KRUE ocupa aproximadamente 870 metros cuadrados o 1,17 hectáreas si se cuenta el área acondicionada de alrededor.

Tal como señalan los expertos rusos, el nuevo dispositivo de distribución garantiza la simplificación del servicio, además de un alto grado de estabilidad. Por otro lado, el KRUE puede funcionar de manera efectiva a temperaturas de hasta menos 50 grados, condiciones que en Rusia son bastante habituales. 

Adaptarse al frío

Como señala el director del proyecto, Vicente Quiralte Duelo, la instalación del KRUE en la central hidroeléctrica de Votkinsk constituye la primera experiencia en el campo de las instalaciones de red en Rusia para Iberdrola Ingeniería.

Se trata del segundo proyecto de la empresa española en Rusia. En 2011 Iberdrola Ingeniería y Construcción construyó la unidad de generación eléctrica PGU-410 megavatios en la central térmica de la región de Sredneuralsk, en la provincia de Sverdlovsk. Además, los españoles han firmado cuatro contratos en la industria nuclear con las centrales nucleares de Kola y Novovoronezh.

En palabras del director, este proyecto es muy importante para el cliente (la empresa RusHydro). El contrato asciende a 32 millones de euros. “El KRUE se puso en marcha el 25 de abril y no se puede decir que ha sido una tarea fácil”, señala Vicente.

“El primer desafío ha sido el idioma, las dificultades de la traducción. El segundo la cultura del trato cliente-proveedor. Hubo problemas en la formalización de los contratos, en la recepción de los trabajos y en el sistema de pagos. Pero aparte de eso el trabajo aquí es un verdadero placer”, subraya Vicente.

“Eso sí, lo más duro de todo ha sido el invierno. He tenido que someter mi cuerpo español a una dura prueba, y no estaba preparado para ello. Se puede comparar la sensación con la de un ruso bajo un calor abrasador de 40 grados”, señaló bromeando el director del proyecto.

Según Vicente Quiralte, el mercado ruso despierta un gran interés para Iberdrola Ingeniería. “Queremos continuar realizando proyectos aquí”, señaló.

El jefe de obra, Mateo Lima Cándido Ramón (un cubano residente en España), asombró por su buen conocimiento del ruso.

Al parecer el experto estudió en Odesa (en Crimea). “El tiempo aquí es perverso, llegamos a estar a menos 38 grados; yo ya estoy acostumbrado, pero es imposible trabajar así: aunque los equipos estén listos, la maquinaria no se pone en marcha. Por culpa del invierno perdimos 15 días. Sin duda se podría haber montado bajo esas condiciones, pero resulta extremadamente difícil. Los días son muy cortos”, compartió Mateo. 

El toque final

El 25 de abril, el director de la central hidroeléctrica de Votkinsk —filial de RusHydro— Alexéi Biakov y el director de obra de la KRUE-500 kV, Cándido Ramón Mateo Lima, encendieron el KRUE conjuntamente desde el tablero de mando central de la hidroeléctrica de Votkinsk y cortaron una simbólica cinta roja a la entrada del edificio del KRUE.

Los expertos de la central hidroeléctrica bajo el mando del equipo de profesionales de Iberdrola Ingeniería y Construcción seguirán realizando tareas de ajuste hasta finales de 2014, después de lo cual el nuevo KRUE reemplazará completamente al ya obsoleto sistema ORU.

Lea más: Talgo cambia Ucrania por Bielorrusia>>>