Guerra de hashtags

Rusia y EE UU incrementan su presencia en las redes sociales. Fuente: AP

Rusia y EE UU incrementan su presencia en las redes sociales. Fuente: AP

La oposición entre la Federación Rusa y los EE UU por la cuestión de Ucrania no sólo discurre en la arena diplomática sino también en las redes sociales y en los comentarios en las páginas web de los medios de comunicación. El departamento de Estado de los EEUU y el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia han incrementado drásticamente su actividad en internet.

Una de las iniciativas más populares que ha puesto en marcha el Departamento de Estado de EE UU ha sido la creación de la cuenta UkrProgress en Twitter, que contiene ya 7.000 mensajes en ruso y cuenta con más de 14.000 seguidores, la mayoría de ellos procedentes de Rusia y de Ucrania. Desde esta cuenta se critican las acciones de Rusia en un estilo mucho más libre que en los comunicados oficiales.

Por ejemplo, la fotografía publicada en los medios de comunicación rusos de los mercenarios norteamericanos en Ucrania es calificada por UkrProgress de “patraña barata del Kremlin”. Los tuits de UkrProgress a menudo son retuiteados por diplomáticos norteamericanos y por sus embajadas de todo el mundo, incluida la cuenta de las misiones diplomáticas de los Estados Unidos en Moscú (con 23.000 seguidores).

En YouTube también se muestran vídeos de tema ucraniano-ruso, realizados por encargo del Departamento de Estado (dato que se indica claramente en la descripción). Por ejemplo, desde hace poco en el canal de UkrProgress en Youtube se puede ver un vídeo titulado “Sanciones: ¿qué son en realidad y cómo afectan a Rusia?”. En el vídeo la locutora explica en ruso (con un perceptible acento extranjero) en qué consisten las medidas de castigo impuestas por Washington a Moscú y afirma que ya han tenido consecuencias. Esta manera de actuar del Departamento de Estado es además asombrosa, ya que antes el departamento, por lo general, se limitaba a colgar en YouTube discursos de personas oficiales.

El departamento ruso de política exterior empezó a utilizar las redes sociales no hace mucho, pero ha incrementado su presencia en ellas a raíz de la crisis ucraniana. La página web del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia ha recibido ataques de DDoS (siglas del inglés, Distributed Denial of Service: ataque de denegación de servicio) y sus canales en las redes sociales se han convertido para el departamento en una plataforma importante para dejar clara cuál es su posición.

Desde principios de 2014 los perfiles del Ministerio de Asuntos Exteriores en las redes sociales han registrado un aumento considerable de su número de seguidores: su cuenta de Facebook cuenta con 65.000 seguidores y su cuenta de Twitter (en ruso y en inglés), con 312.000.

A finales de abril alcanzó una gran popularidad la noticia de cómo el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia había comenzado a utilizar el hashtag propuesto por el Departamento de Estado de los Estados Unidos en relación con el tema de Ucrania para sus propios objetivos.

Los diplomáticos norteamericanos empezaron a añadir a sus mensajes el hashtag #UnitedForUkraine después de las siguientes palabras de Barack Obama: “Estamos unidos en nuestro apoyo a Ucrania”. Al principio la mayoría de los mensajes contenían críticas hacia la política rusa en Ucrania.

Fue entonces cuando el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia decidió darle la vuelta a la situación en beneficio propio: cuando el hashtag alcanzó popularidad, el cuerpo diplomático ruso empezó a utilizarlo en sus tuits. A modo de respuesta, la representante oficial del Departamento de Estado, Jennifer Psaki escribió en su cuenta de Twitter: “The world stand #UnitedForUkraine. Let's hope that the #Kremlin and @mfa_russia will live by the promise of hashtag”. (El mundo se une por Ucrania. Esperemos que el Kremlin y el Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación Rusa mantengan la promesa del hashtag #UnitedForUkraine también en el futuro.) Este comentario suscitó multitud de comentarios sarcásticos en la red, del tipo: “El retuit de mi enemigo es mi enemigo” y “parece que los hashtags son la nueva diplomacia”.

En el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, a diferencia del Departamento de Estado de los Estados Unidos, no hay un departamento especial que se ocupe exclusivamente de la “diplomacia digital” ni secciones correspondientes en las embajadas. Sin embargo, es posible que este trabajo esté siendo llevado a cabo por estructuras privadas por expreso deseo del presidente. Quien ha citado esta información, basándose en fuentes anónimas cercanas a la administración rusa, ha sido el redactor jefe de la página web del canal de televisión Dozhd,Iliá Klishin, en una columna escrita para el periódico Védomosti.

Hipotéticamente, estas estructuras se ocupan de manipular la opinión pública mediante los instrumentos que brindan los nuevos medios de comunicación y, en primer lugar, a través de los comentarios en las páginas web de los medios de comunicación y de las redes sociales.

Así, hace dos semanas los moderadores de la web del periódico británico The Guardian advertían a sus lectores que se estaban enfrentando a una “campaña organizada de apoyo al Kremlin”. 

Manos desatadas

Oleg Demídov, experto del Centro de Investigaciones Políticas de Rusia, mencionó en el periódico Kommersantdos razones por las que la crisis de Ucrania ha suscitado un duro enfrentamiento digital entre Rusia y Estados Unidos: “La posición de la misma sociedad ucraniana, así como de la comunidad mundial, cambia dinámicamente y depende mucho de la interpretación convincente de los acontecimientos que se producen. Además, con el empeoramiento de las relaciones bilaterales entre ambos países, tanto el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso como el Departamento de Estado de los Estados Unidos se han sentido en gran medida con las manos desatadas para enzarzarse en altercados mutuos en internet”.

Según Demídov, a juzgar por la “insólita actividad del Ministerio de Asuntos Exteriores” desplegada en las redes sociales, Moscú aprendió bien la lección después de la guerra informativa que perdió en 2008, en la guerra en Osetia del Sur. El experto advierte: “Las acciones del Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia y del Departamento de Estado de los Estados Unidos pueden no estar ofreciendo una exposición objetiva de los acontecimientos, pero en condiciones de lucha informativa este cometido no se considera fundamental”.  

Artículo redactado a partir de materiales publicados en Kommersant y Védomosti.