Recrear la realidad en Huesca y llevarlo hasta Moscú

Imágenes cedidas por ICP Tecmolde

Imágenes cedidas por ICP Tecmolde

ICP Tecmolde llega a Moscú desde Huesca con proyectos de escenografía y diseño para parques temáticos y museos.

Imágenes cedidas por ICP Tecmolde

Desde Loporzano, un pequeño pueblo de Huesca, la empresa ICP Teclmolde juega también a falsear la realidad y montar escenografías y decorados, ya sean de cine o de parques temáticos.

Su técnica y saber hacer les ha llevado a grandes proyectos como la reproducción de todos los elementos que arrastraba la gigantesca ola del tsunami de la película Lo imposible, de Juan Antonio Bayona o a reproducir 12 ángeles gigantes de 6,5 metros cada uno para el grupo artístico moscovita conocido como Aesf+f. Este proyecto les ocupó cinco meses de trabajo, unos 400.000 euros.

Desarrollaron hace unos años unas inmensas esculturas en forma de ángel de unos 700 kilos cada una. “Esos ángeles eran niños y demonios, porque los ‘buenos’ y ‘los malos’ eran idénticos. Tampoco tenían sexo. No se sabía si eran niñas o niños”, explica el colectivo de artistas en su web. Recreaban su propia versión del apocalipsis, que en vez de representar el fin del mundo, suponía el principio de uno nuevo; de ahí que las figuras fueran infantes. Las enormes esculturas viajaron de Huesca a Lille, en Francia, donde se idearon para un festival bianual de arte. Allí se quedó una de ellas y el resto siguió de ruta por varias exposiciones artísticas de todo el planeta.

Teletrabajar con esculturas

Pero antes llegó a Huesca la obra en 3D para su montaje, todo de modo virtual: tocaba escenificarla según las instrucciones de los artistas a más de 3.000 kilómetros de distancia.

“Ahora es perfectamente factible trabajar con esculturas y a distancia. Los creadores viajaron una primera vez para conocernos y ver nuestras instalaciones y dos veces más durante el proceso. El margen de error en estas máquinas es mínimo, hablamos de 0,1 milímetros, en estructuras enormes”, señala Julio Luzán, director de la empresa ICP Tecmolde.

Una vez en España, los diseños entraron en las máquinas de estos especialistas para gestionar desde sus ordenadores las estructuras, interiores y huecos que ocupan cada una de las piezas. Tras ese proceso, pasaron a los talleres donde se proyectaron en poliuretano y se empezó a jugar con la tridimensionalidad. Luego es cuestión de pulir y acabar, según las órdenes del artista; unos 20 días por figura. 

Los ángeles ruso-oscenses tuvieron tanto éxito que acabaron bajo el mismo diseño de ICP como chocolatinas de unos 15 centímetros cada la sacaron de una de una pastelería francesa de la ciudad donde se expusieron. También se hicieron 40 piezas de joyería a partir de sus figuras.

Una firma rusa los recreó en forma de colgantes, brazaletes y pulseras. Para ello, y como reclamo comercial, pidió antes a los españoles más ángeles. Pero esta vez más pequeños, debían ser más portátiles. La figura más alta fue de 1,20 metros.

Imágenes cedidas por ICP Tecmolde

Museo infantil en la capital rusa

Actualmente los oscenses, que también trabajaron junto con la empresa española Amusement Logic, en los decorados del parque temático de la ciudad de Ufá, están desarrollando la escenografía de lo que será un museo infantil de dibujos interactivos en Moscú.

Por temas de confidencialidad, la empresa no puede dar más detalles, pero su apertura –en un espacio de unos 800 metros cuadrados– está prevista para el próximo otoño; ellos empezarán a construir los personajes y su entorno en julio. La visita permitirá ver e interactuar con esos dibujos.

Respecto a su trabajo en el extranjero, Luzán considera que una de las dificultades que viven a diario son las aduanas, especialmente porque la mercancía que transportan es arte.

En el caso de los ángeles gigantes, cada uno tuvo que ser cortado en dos y metido en un camión: las figuras no cabían de otra forma. En su planificación interna, cuando deben cruzar una frontera, ya sea Rusia, China u otros puntos del planeta, calculan que la obra puede estar parada hasta un mes.

Respecto a trabajar con Rusia, el empresario se muestra encantado: “Es uno de los mercados más interesantes. Hay mucho negocio y se están lanzando y abriendo de una forma muy dinámica, tanto a nivel económico, como comercial y de desarrollo”, apunta.