La amistad personal entre Putin y Xi Jinping

Ambos mandatarios han declarado en más de una ocasión su buena sintonía. Fuente: Reuters

Ambos mandatarios han declarado en más de una ocasión su buena sintonía. Fuente: Reuters

Los líderes de Rusia y China no sólo están unidos por sus estrechos vínculos oficiales, sino también por una antigua amistad que ninguno de los dos oculta. Más bien al contrario, cada vez que se reúnen mencionan dicha amistad. Y se reúnen bastante a menudo.

Una semana después de su nombramiento como presidente de la República Popular China, en marzo de 2013, Xi Jinping viajó a Moscú en una visita oficial: Vladímir Putin fue el primer líder extranjero con el que trató personalmente.

El cortejo del presidente de China fue recibido a las puertas del Gran Palacio del Kremlin por el Regimiento de Caballería de la Escolta Presidencial, una especial muestra de respeto: generalmente no se recibe de este modo a los presidentes de otros países. El presidente ruso recibió a este importante huésped sobre la alfombra roja de la sala Gueorguievski.

En aquella ocasión viajó a Moscú junto a la primera dama china, Peng Liyuan. El líder ruso la recibió también cálidamente y le regaló un exuberante ramo de flores. Antes de la ceremonia de inauguración del Año del turismo chino, Putin conversó amistosamente con Xi Jinping y su esposa.

Xi Jinping había estado en Rusia tres años antes de su visita oficial y había declarado lo mucho que le había gustado el país. En aquel momento también tuvo ocasión de hablar con Putin y, a pesar de que los detalles de su conversación quedaron “a puerta cerrada”, se puede suponer que aquella reunión finalizó con éxito.

Desde entonces se han reunido en múltiples ocasiones, mantienen una correspondencia regular y conversaciones telefónicas. “Tengo la sensación de que nuestra relación siempre estará basada en la franqueza, de que nuestros caracteres son parecidos, nos entendemos muy bien, - comentaba Xi Jinping a Putin en una de sus reuniones. – Usted y yo somos buenos amigos”. El presidente de Rusia tampoco lo oculta: con su homólogo chino mantiene un contacto personal muy estrecho.

Prueba de ello es la frecuencia con la que los líderes se encuentran, algo que ocurre muy poco a menudo en las relaciones internacionales. Además de las visitas mutuas, ninguna cumbre en la que participan los presidentes de Rusia y China termina sin que se reúnan.

El presidente de Rusia celebró su 61º aniversario con miembros del gobierno de la República Popular China en la isla de Bali (Indonesia), a la que los jefes de estado habían viajado para participar en una cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

“Ayer mi última reunión tuvo lugar con representantes del gobierno de China, eran las once de la noche. Tras ella, propuse brindar con vodka, mis compañeros chinos no se negaron y juntos comimos el pastel que me habían regalado”, comentaba Vladímir Putin a la prensa al día siguiente. Esto tiene también un gran significado: fue precisamente con sus amigos de China con quienes el presidente de Rusia decidió terminar un día tan importante.

La visita de Xi Jinping a Sochi durante las Olimpiadas de este año también fue especialmente simbólica. Vladímir Putin le recibió a las puertas de su residencia.

“Soy consciente de que ha acudido a nuestro país en un periodo en el que en China se celebra el Año Nuevo, una fiesta puramente familiar. Generalmente, en estas fechas en China se suele viajar para visitar a los familiares o a amigos íntimos.

Consideremos que es así, que usted ha venido a visitar a sus amigos. Gracias por estar entre nosotros”, con estas cálidas palabras recibió el presidente ruso a su homólogo chino. 

Para el líder de China el viaje a Rusia era la primera visita al extranjero del año. Cabe señalar que los presidentes de China no suelen viajar a grandes eventos deportivos al extranjero, los Juegos Olímpicos de Sochi fueron una excepción.

“En China tenemos la siguiente costumbre: cuando en casa de nuestro amigo o vecino se celebra un feliz acontecimiento, le hacemos una visita para felicitarle”, hizo saber a Putin en aquel momento Xi Jinping.