Rusia prepara diferentes respuestas a la operación antiterrorista en Ucrania

Los expertos consideran que los próximos días serán clave. Fuente: AP

Los expertos consideran que los próximos días serán clave. Fuente: AP

Expertos rusos consideran que el Gobierno del país no debería dejar sin respuesta los últimos acontecimientos en Odesa y en el sudeste de Ucrania. Varias podrían ser las respuestas: desde el diálogo diplomático hasta una operación militar.

La agencia Interfax, remitiéndose al Estado Mayor de las milicias de autodefensainforma que las fuerzas militares ucranianas continúan la operación antiterrorista, dentro del marco de la cual entraron en Slaviansk (en la región de Donetsk en Ucrania), y que se han producido combates junto a la torre de televisión, finalmente tomada por las tropas ucranianas.

El ministo del Interior Arsén Avákov dijo hoy que más de 30 prorrusos y cuatro militares ucranianos murieron ayer en los combates en las afueras de Slaviansk.

Hay que recordar que la operación antiterrorista de las Fuerzas Armadas ucranianas comenzó el 2 de mayo con el asalto de Slaviansk. Desde comienzos de mayo y en el curso de dicha operación en la región de Donetsk han muerto al menos otros cinco militares ucranianos y en el estado mayor de las milicias de Slaviansk había declarado hasta ayer la muerte de 18 personas en esa ciudad y en la vecina Kramatorsk.

Por otro lado, en Odesa hubo 46 víctimas tras los enfrentamientos entre los activistas prorrusos y los ciudadanos que se manifestaron por una Ucrania unida el pasado 2 de mayo. El ministro Arsén Avákov, ha culpado a los miembros de las policía y al fiscal de la ciudad por los acontecimientos de Odesa. En su cuenta de Facebook escribió:

"La policía en Odesa actuó de forma impropia, puede incluso que de forma delictiva. Toda la dirección de la comandancia de Odesa ha sido suspendida. Se está llevando a cabo una investigación sobre su actuación", advirtió el Ministro.

Al mismo tiempo en Odesa se creará un escuadrón local de defensa territorial, según comunicó en su cuenta de Facebook el director de la administración regional, Vladímir Nemirovski. Entre las tareas del destacamento que estará bajo el mando directo de la administración de Odesa se encontrará el "restablecimiento del orden y la ley en la región". 

Difícil callarse

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia ha condenado las acciones del gobierno de Kiev que han llevado a la tragedia de Odesa.

"La operación de castigo que está realizando el actual gobierno de Kiev en Slaviansk unida a la tragedia de Odesa ha vuelto a confirmar la apuesta delictiva por la fuerza y la intimidación, lo que está muy alejado de las obligaciones de los acuerdos del 21 de febrero y la declaración de Ginebra del 17 de abril de este año. Lo ocurrido en Odesa ha sido recibida en Rusia con indignación y se hace “un llamamiento a Kiev y a sus protectores occidentales para que pongan fin a la violencia sin control, y para que muestren su responsabilidad frente al pueblo ucraniano", se puede leer en la declaración ministerial.

Como explica el director general de la Agencia de Comunicaciones Políticas y Económicas y miembro del partido Rusia Unida, Dmitri Orlov, Rusia no puede no reaccionar ante los sucesos de los últimos días. "Los políticos rusos podrían iniciar un diálogo con el gobierno ucraniano pero siempre que se den dos condiciones: que se detenga la denominada situación antiterrorista y la violencia sobre los ciudadanos civiles y que se investiguen concienzudamente los sucesos de Odesa", dice este politólogo.

Además señala que deberían ocuparse de la investigación no solo las autoridades ucranianas sino también observadores independientes, representantes de la Unión Europea y de la OSCE así como el Comité de Investigación de la fiscalía de la Federación Rusa.

"Actualmente en cada uno de estos episodios hay demasiados puntos negros, por ejemplo hay un punto de vista no confirmado de que todos los disturbios fueron instigados por las autoridades, por lo que es imprescindible una investigación", explica Orlov. Sin embargo la intervención militar de Rusia en Ucrania es un paso demasiado arriesgado para nuestro país".

El presidente del Fondo Peterbúrgskaia polítika, Mijaíl Vinogradov, señala que los acontecimientos de Odesa y del sudeste ucraniano provocan en la opinión pública cierta onda emocional en la que el escenario militar para la resolución del conflicto se comienza a ver como algo aceptable. Pero en su opinión la situación actual es muy diferente de lo que sucedió en Crimea.

"Los acontecimientos de Odesa muestran que el escenario sin sangre de la intervención rusa es irreal", precisa. "Tampoco será sencillo argumentar una intervención militar desde el punto de vista del derecho internacional”.

Este experto precisa que Rusia debería tener en cuenta qué objetivo persigue en caso de responder a la operación antiterrorista de las fuerzas del orden ucranianas. "Si estamos hablando de la defensa de ciudadanos rusos habría que recordar que en los territorios en los que están teniendo lugar estos trágicos acontecimientos no son más del 25%", dice Vinogradov. "Es más, la experiencia como fuerza de paz de Rusia no es muy grande".

El director del Centro de Investigaciones Políticas de la Universidad Financiera del Gobierno de la Federación Rusa, Pável Salin, está de acuerdo en que Rusia debe reaccionar frente a estos sucesos, pero añade al mismo tiempo que la reacción a tomar se dilucidará en los próximos días.

"En general los acontecimientos se pueden dividir en dos periodos: antes y después de Odesa. Si lo que había era una lucha entre las tecnologías de la fuerza blanda, los enfrentamientos terminaban con relativa poca sangre, la gente acababa con magulladuras y la nariz rota, después del asesinato de los ciudadanos de Odesa y Kramatorsk la situación huele a guerra civil en toda regla". señala este politólogo.

El experto explica que Rusia se encuentra en una nueva situación y que debe reaccionar de otra forma y que esta reacción dependerá de cómo actúen a partir de ahora las autoridades ucranianas.

"Si continúan en el mismo rumbo que tomaron desde comienzos de mayo, reprimiendo duramente con la fuerza a los que se oponen al gobierno del país, entonces Rusia tiene todo un arsenal de medidas que llegan hasta la más extrema, la intervención militar.

Si las autoridades ucranianas abandonan este camino entonces Rusia no incrementará su arsenal de medidas", comenta Salin.

"Creo que la decisión se tomará en los próximos días y que dependerá en gran parte de lo que suceda en las fiestas de mayo (9-11 de mayo), y de lo que suceda en los referéndums en el sudeste ucraniano".