“Las relaciones de Rusia con Uruguay han superado la prueba del tiempo”

Alexey K. Labetskiy. Fuente: servicio de prensa

Alexey K. Labetskiy. Fuente: servicio de prensa

El embajador de Rusia en el país latinoamericano resalta el buen momento de las relaciones comerciales, pero apunta que es imposible basar una relación a costa de ese rubro y cómo se trabaja para ir más allá.

Los lazos entre Rusia y Uruguay cuentan con una larga historia. Las relaciones diplomáticas se establecieron en 1857. Hoy, a pesar de que los dos países están separados por más de 10.000 kilómetros, nuestra cooperación se va consolidando en todos los rubros: político, económico, comercial, cultural y humanitario. 

Para Rusia, Uruguay es un socio importante y estable, nuestras relaciones han pasado la prueba del tiempo. Valoramos mucho la apertura de nuestros socios uruguayos (en contactos a todos los niveles hemos encontrado voluntad política para fortalecer la cooperación bilateral).

Nuestras relaciones se basan principalmente en el área económico-comercial, el actual nivel de relación económica es el mejor en toda su historia. El intercambio de bienes llegó a un récord de 964 millones de dólares en 2012, aunque en 2013 este indicador tuvo una caída. El consumidor ruso conoce bien los productos uruguayos, sobre todo carne y vinos. Sin embargo, el intercambio comercial se focaliza en muy pocos rubros, lo que pone como meta su diversificación. Rusia tiene mucho más que abonos y petróleo para ofrecer a Uruguay.

Somos conscientes de que es prácticamente imposible consolidar una relación solo a cuenta del comercio. Tenemos que buscar proyectos conjuntos de inversión, desarrollar cooperación financiera y bancaria, y potenciar las relaciones de las agrupaciones empresariales de ambos países. Ya tenemos ejemplos de este fructífero trabajo. Además de lo comercial, hay cooperación en el área de la investigación agropecuaria y oceanológica. 

En 2013 tuvo lugar un intercambio entre las delegaciones del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y la Academia de Ciencias Agrícolas de Rusia, y como resultado se firmó un convenio entre ambas entidades. El mismo año hizo escala en Montevideo el buque oceanográfico Akademik ­Tryóshnikov y el equipo científico de la expedición dio charlas en el Instituto Antártico Uruguayo.

Fue relevante para el intercambio bilateral el comienzo de las presentaciones de las delegaciones uruguayas en las ferias alimenticias internacionales en Russia World Expo y Prodexpo, así como la reciente participación de Uruguay en la feria de turismo del MITT en Moscú. Además, en 2013 se dio un seminario con la participación de más de 100 empresarios uruguayos y rusos en Montevideo.

Un paso importante en la relación bilateral se dio con la supresión de visas a partir de 2012, lo que creó un marco de crecimiento en nuestra cooperación impulsando contactos entre los empresarios y viajes turísticos.

Vemos buenas perspectivas para el fortalecimiento de lazos entre las regiones rusas y uruguayas. En 2013, una delegación de San Petersburgo visitó Montevideo articulando el interés de cooperación portuaria y de infraestructura.

Otro tema interesante es la exitosa experiencia de Uruguay en la creación del régimen de zonas francas. En este rubro estamos dispuestos a aprender de nuestros socios. 
El restablecimiento de la Comisión Mixta Ruso-Uruguaya de Contribución al Desarrollo de las Relaciones Económico-Comerciales previsto para el 2014 favorecería al desarrollo de la cooperación económico-comercial e impulsaría en gran medida las inversiones entre los dos países. 

Alexéi K. Labetskiy es embajador de Rusia en Uruguay.