La importancia del idioma ruso en la actualidad

¿Habla en ruso? Fuente: Alamy / Legion Media

¿Habla en ruso? Fuente: Alamy / Legion Media

En el marco de la I edición de la Feria Internacional del Libro EDITUM 2014, desarrollada en la ciudad de Huancayo, ubicada en la sierra central del Perú, la delegación eslava expuso la importancia del idioma ruso en la actualidad.

La conferencia sobre la importancia del idioma de la nación euroasiática, que tuvo lugar durante los primeros días del evento cultural, estuvo a cargo del Colegio ruso-peruano “MaximGorki”.

Primeramente se hizo una breve reseña histórica sobre la difusión y popularidad del idioma ruso antes y después de la desintegración de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS o Unión Soviética), de la que Rusia formaba parte, para finalmente llegar a la conclusión del por qué su importancia para la comunidad internacional en tiempos en que la escala de valores humanos se degrada día tras días.

Así pues, se destacó que el idioma de Pushkin alcanzó su mayor popularidad y difusión a finales de los años 80 del siglo pasado, periodo en que la URSS ya había logrado su mayor expresión como superpotencia.

Entonces, alrededor de 350 millones de personas dominaban el ruso, uno de los idiomas oficiales de la Organización de Naciones Unidas (ONU), de la Organización Mundial de Salud (OMS), de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés) entre otras.

Desde finales de la década 1940, en Occidente el ruso era estudiado como el idioma de un potencial enemigo. Se impartía en 38 universidades de EE UU y en todos los centros de estudios superiores de Canadá.

Pero desde 1950, en los países del sureste asiático, Oriente Medio y África el ruso fue estudiado como el idioma de un país aliado. En vísperas de la desintegración de la URSS, en 1991, alrededor de 24 millones de escolares lo estudiaban en 91 países del mundo. El idioma de la nación euroasiática era impartido como una especialidad en 36 países. Más de un millón de estudiantes la consideraban como su principal especialidad.

La pérdida del estatus de superpotencia por parte de Rusia, la principal de las 15 repúblicas que constituían la Unión Soviética, tuvo como consecuencia la pérdida de popularidad del idioma ruso a nivel mundial: el número de los que hablaban en este idioma disminuyó de 350 millones a 280 millones.

Según el proyecto lingüístico estadounidense Ethnologue, el ruso ocupaba el cuarto lugar en lo que concernía a su difusión a nivel mundial. Pero fue desplazado por otros idiomas, incluso desde el punto de vista demográfico. Valga como ejemplo el hindi, lengua descendiente del sánscrito, en la que hablan unos 380 millones de personas en India bien como idioma oficial bien como segundo idioma. Lo mismo ocurre con el árabe, que lo hablan unos 350 millones de personas.

 

Feria Internacional del Libro EDITUM 2014. Fuente: Ricardo Zedano

Tras la caída de su popularidad expuesta en líneas arriba, en la última década el interés por el ruso va en aumento, más por cuestiones prácticas que ideológicas y políticas. El caso de China sirve como ejemplo. El número de estudiantes en este país aumenta rápidamente. En 2011 el país asiático registró unos 25.000 estudiantes de ruso. A finales de 1999 se registraba unos 3.000. Lo mismo se puede observar en Finlandia, Austria, e incluso en Polonia.

El citado interés se debe a razones de carácter fronterizo, como es el caso concreto de China y Finlandia; a razones de carácter turístico, económico y cultural.

En una época de “globalización”, que no puede ser entendida sólo en el ámbito económico, como pretenden hacer creer, sino que debe ser considerada como un fenómeno mucho más complejo que abarca otras dimensiones de carácter social y cultural.

Así pues, poco a poco, a través de la televisión, la música, la moda entre otros los países “desarrollados” borran de la memoria los valores que un determinado pueblo o grupo de personas compartía, sus normas y bienes materiales que producían, lo que constituía el concepto clásico de cultura, imponiendo la suya como la máxima cultura.

Durante la conferencia se destacó que no se niega ni se sataniza los logros del hombre, su capacidad de crear y la diversidad de culturas, porque se incurriría en el dogmatismo y la xenofobia, algo común en Occidente. Todo lo contrario, lo que se busca es hacer que la gente comprenda cómo salvaguardar lo suyo, si es que realmente lo aman, porque solo así lo podrán entender y defender.

Y para ello los gobiernos deben disponer de sus propios medios de comunicación masiva, de ese instrumento del que se sirven mucho las potencias occidentales, para hacer llegar con la misma intensidad o quizás mayor todo lo que concierne a una alternativa de vida que Rusia y América Latina, como casos concretos, pueden ofrecerle al mundo: una alternativa de vida real, sin ilusiones, de trabajo y de conexión directa con la naturaleza sin destruirla.

Por esa razón, se llegó a la conclusión de que es importante el estudio del idioma ruso ya que abre las puertas a otras fuentes de información además de ayudar a analizar lo que acontece en el mundo desde otro ángulo, de ayudar a desarrollar la capacidad de pensar y entender la concepción del mundo desde el punto de vista de una potencia.

La I edición de la Feria Internacional del Libro EDITUM 2014, en la que Rusia fue país invitado de honor, tuvo lugar del 18 al 23 de abril en la ciudad de Huancayo, la más importante de la sierra central del país andino. En ella participaron las editoriales Biblioteca digital, Servicios y cultura ACOL, Los libros más pequeños del mundo, Ediciones Dinastía Quin, importadores y distribuidores peruanos, el Ministerio de Cultura del Perú y Biblioteca de Huancayo entre otras.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.