Rusia reforzará la presencia militar en las islas Kuriles

El Ministerio de Defensa construirá para 2016 ciudades militares autónomas en este territorio disputado con Japón. Fuente: Alamy / Legion Media

El Ministerio de Defensa construirá para 2016 ciudades militares autónomas en este territorio disputado con Japón. Fuente: Alamy / Legion Media

Se anuncia la construcción de ciudades militares para 2016. Se trata de un territorio disputado con Japón desde finales de la Segunda Guerra Mundial.

Serguéi Surovikin, coronel general al mando de la región militar oriental, afirmó que para 2016 se construirán en las islas Iturup y Kunashir ciudades militares completamente autónomas con una desarrollada infraestructura social. 

En opinión de Surovikin "además de las instalaciones militares los proyectos prevén la construcción de viviendas y de instalaciones de uso social, cultural, de ocio y deportivo".

Las relaciones entre Rusia y Japón han estado dominadas desde finales de la Segunda Guerra Mundial por la reivindicación japonesa sobre cuatro de las islas Kuriles. En 2010 Dmitri Medvédev se convirtió en el primer jefe de Estado ruso que visitaba las islas. El año pasado Abe y Putin acordaron reanudar las conversaciones de paz. 

También señaló que en el futuro, hasta 2020, se modernizarán las ya existentes y se construirán nuevas ciudades militares en la isla de Sajalín. 

El plan de desarrollo de la infraestructura militar en la región prevé el desarrollo no solo de puntos de emplazamiento de formaciones y unidades militares sino de una red operativa de transporte, así como la modernización y el reequipamiento de los tres polígonos ya existentes, el equipamiento de los complejos científico. 

Esto permitirá elevar la calidad de la preparación militar y ampliar, de forma significativa, la posibilidad de realizar entrenamientos y formación de grandes unidades militares.  

Quejas de Japón 

Japón mantiene su reclamación territorial sobre cuatro de las islas Kuriles meridionales (Iturup, Kunashir, Shikotan y una serie de islas más pequeñas que en japonés se llaman Habomai) que al final de la Segunda Guerra Mundial acabaron bajo la soberanía soviética.

Hasta 1945 el archipiélago de las Kuriles, en el que se incluyen las Kuriles del Sur, estaba bajo el dominio de Japón, su población  era de unos 16.500 habitantes, entre japoneses y los habitantes originarios de las Kuriles, los ainúes. 

Actualmente el estatus de estas islas queda establecido por el acuerdo de Crimea entre los tres gobiernos para cuestiones de Extremo Oriente del 11 de febrero de 1945, la declaración de Postdam del 26 de julio de 1945, el Tratado de paz de San Francisco del 8 de septiembre de 1951 y el artículo 107 de los estatutos de la ONU.  

El 19 de octubre de 1956 en Moscú se firmó una declaración conjunta entre la URSS y Japón para terminar con el estado de guerra entre los dos estados y establecer relaciones diplomáticas y consulares. 

En el artículo noveno del documento, el gobierno soviético accedía de forma explícita a la entrega a Japón de las islas de Habomai y Shikotan después de la firma del acuerdo de paz entre los dos países. La declaración fue ratificada por los parlamentos de los dos estados. En 1960 la URSS anuló la obligación de la entrega de las islas, sin embargo ahora la parte rusa declara que reconoce este documento. 

Japón prohíbe a sus ciudadanos visitar las Kuriles del Sur con visados rusos para no confirmar el derecho de Rusia sobre estas islas. 

Artículo publicado originalmente en ruso en ITAR-TASS.