Transdniéster: un estado no reconocido que desea unirse a Rusia

Se agudiza el desencuentro con Moldavia. Suspendidas la negociaciones convocadas para el 10-11 de abril. Fuente: Reuters

Se agudiza el desencuentro con Moldavia. Suspendidas la negociaciones convocadas para el 10-11 de abril. Fuente: Reuters

El conflicto en la República Moldava Pridnestroviana (conocida como Transdniéster) se ha agudizado. El gobierno de esta república no reconocida se ha negado a participar en las negociaciones y ha acusado a Moldavia de introducir sanciones contra la república y a Ucrania de imponerles un bloqueo. Inspirada en el ejemplo de Crimea, Transdniéster desea separarse definitivamente de Chisináu y unirse a Rusia. Moscú se ha mostrado dispuesta a utilizar la fuerza contra los enemigos de Transdniéster y “obligar a cualquier agresor a detener su ataque”.

Una carta de Nina Shtanski, ministra de Asuntos Exteriores de Transdniéster, informaba de que los gobernantes de la república no participarán en las negociaciones de los días 10 y 11 de abril en Viena en formato 5+2 (Moldavia y Transdniéster como partes del conflicto. Rusia, Ucrania y la OSCE como intermediarios y la UE y Estados Unidos como observadores).

El documento fue enviado el pasado 5 de abril a todas las partes involucradas en el proceso de negociación. La negativa a participar en el encuentro de Viena se debe a que Chisináu (Moldavia) no mantuvo su promesa de retirar a finales del año pasado un impuesto especial para la importación a las empresas pridnestrovianas.

Transdniéster declaró su independencia en 1990, pero no ha sido reconocida internacionalmente. En 2004, la población era de 555 347 habitantes, entre los que hay rusos (30%) , moldavos (32%) y ucranianos (28%) y otras nacionalidades. La economía se basa en la industria pesada, producción eléctrica y manufacturas textiles. Estos tres sectores suman el 80% del total de la producción industrial. El PNB se sitúa sobre 420 millones de dólares en 2005, según fuentes propias.

Debido a ello, Shtanski declaró la “imposibilidad de iniciar un diálogo constructivo en unas condiciones de constantes limitaciones y sanciones”. Además, declaró: “Transdniéster no está dispuesta a aceptar la invitación para este encuentro en formato “5+2”. 

La cancelación de las negociaciones es una nueva confirmación del agravamiento en las relaciones entre Chisináu (Moldavia) y Tiráspol (Transdniéster), no sólo en cuestiones económicas. Entre las dos partes en conflicto ha vuelto con intensidad renovada la disputa territorial sobre una serie de pueblos que Transdniéster reclama, aunque en la actualidad forman parte de Moldavia. 

Reclamaciones también contra Ucrania

Tiráspol no sólo está en conflicto con Chisináu, sino también con Kiev, que hace más de un mes endureció el régimen en la frontera ucraniana para los ciudadanos de la Federación Rusa. En Transdniéster, un territorio que se encuentra rodeado por Moldavia y Ucrania, casi uno de cada dos ciudadanos posee la nacionalidad rusa, de modo que las acciones de Kiev se contemplan como un bloqueo.

“En marzo las autoridades ucranianas no permitieron cruzar la frontera a más de 200 habitantes de Transdniéster que poseían pasaporte ruso. En nuestra república viven unos 200.000 ciudadanos de la Federación Rusa, de los cuales casi 100.000 poseen la nacionalidad ucraniana, muchos tienen familiares en los países vecinos. Estas medidas no hacen más que aumentar las tensiones”, declaraba el presidente de Transdniéster, Evgueni Shevchuk.

Por su parte, Kiev comenta que el endurecimiento del régimen fronterizo es “un asunto interno de Ucrania”. Moscú, sin embargo, no opina del mismo modo. El presidente ruso Vladímir Putin mencionó el “bloqueo exterior” de Transdniéster en una conversación telefónica con su homólogo estadounidense, Barack Obama.

“El presidente de la Federación Rusa puso de manifiesto el bloqueo exterior de Transdniéster, que provocará mayores dificultades en las condiciones de vida de los habitantes de la región, impidiéndoles desplazarse y desarrollar su actividad económica y comercial de forma normal”, informaba el servicio de prensa del Kremlin.

Putin repitió las mismas declaraciones el 31 de marzo en una conversación con la canciller alemana, Angela Merkel. Y el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, mencionó el tema del bloqueo en un encuentro en París con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

Si los pacificadores rusos únicamente se proponen llevar a cabo ejercicios, los militares de Transdniéster ya han comenzado a entrenar con mayor intensidad. La semana pasada, el Ministerio de Defensa de la república no reconocida anunció ejercicios de tiro de tanques, artilleros, servicios antiaéreos, lanzagranadas, así como los entrenamientos de varias unidades de ingeniería que han diseñado un puente de pontones a través del río Dniéster. El Ministerio de Defensa subraya que todos los ejercicios transcurren según lo planeado y que sus escenarios tienen que ver con la “defensa contra el agresor”.

Al parecer, Rusia también está dispuesta a proteger a Transdniéster. Comentando la situación alrededor de esta república no reconocida en el programa Russki voprós del canal TVC, el vice primer ministro Dmitri Rogozin declaró: “Utilizaremos todo nuestro arsenal de medios políticos, diplomáticos, económicos y, si es necesario, militares, para repeler cualquier agresión, para obligar a cualquier agresor a detener su ataque, para que la situación se tranquilice y se cumplan las normas de la democracia”. Los medios de comunicación de Transdniéster se hicieron eco al momento de estas declaraciones.

El gobierno de Tiráspol, inspirado en la manera en que Moscú ha solucionado la “cuestión de Crimea”, no oculta que desearía compartir lo antes posible el destino de la península. Y para ello cuenta con Rusia.

“En 2006, en el referéndum de Transdniéster, más de un 97% de los votantes apostaron por la independencia y por la futura adhesión a Rusia. En nuestra opinión, si se tiene en cuenta la situación actual mundial, las partes involucradas en la regulación del conflicto de Transdniéster deberán llegar a la conclusión de que lo más justo es reconocer la voluntad del pueblo de pridnestroviano”, asegura Evgueni Shevchuk. 

Artículo publicado originalmente en ruso en Kommersant.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.