Rusia no introducirá tropas en Ucrania sin el permiso de la ONU

El ministro de defensa ruso Serguéi Shoigú en primer plano, junto al presidente ruso Vladímir Putin. Fuente: ITAR-TASS

El ministro de defensa ruso Serguéi Shoigú en primer plano, junto al presidente ruso Vladímir Putin. Fuente: ITAR-TASS

Víktor Óserov, director del Comité de Defensa y Seguridad del Senado, explicó ante los medios que Rusia no está planteando la opción de mandar tropas a la región de Donetsk. Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores advirtió sobre la escalada de la tensión. Al mismo tiempo, el gobierno de Kiev podría estar utilizando mercenarios estadounidenses para aplacar las protestas.

Comentando las intenciones del recién creado Consejo Nacional de Donetsk de solicitar la entrada de un contingente militar a la región de Donetsk, Víktor Ózerov, director del comité de Defensa y Seguridad del Consejo de la Federación (la cámara alta del parlamento ruso), ha declarado que Rusia no tiene derecho a introducir de forma unilateral sus tropas en el territorio de otro estado hasta que esta iniciativa no sea aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU.

En ese caso, señalaba Ózerov, Rusia podría entrar como parte del contingente de paz gracias a su condición de miembro permanente del Consejo de Seguridad.

Ózerov señalaba que “se han dado casos de entrada de contingentes de paz en Osetia del Sur y Abjasia, pero todo ello tuvo lugar en el marco de la CEI”.

El director del comité de Defensa y Seguridad recuerda que el pasado mes de marzo el Consejo de la Federación dio su consentimiento en una asamblea extraordinaria al presidente de Rusia para utilizar las Fuerzas Amadas en Ucrania.

 “Esto fue debido a la situación en Crimea, pero aun así actuamos sin incumplir ningún punto del acuerdo sobre la Flota del Mar Negro, nos limitamos únicamente a reforzar la protección de nuestras bases”, declaraba Ózerov.

Sobre la situación en las regiones orientales de Ucrania, en la que los activistas rusos se están manifestando a favor de la celebración de un referéndum de independencia de estas regiones, Ózerov indica que “forzar la situación desde fuera sería contraproducente”.

Subraya que Rusia está interesada en estabilizar la situación en Ucrania, pero que la opinión del pueblo debería ser escuchada y, en opinión de Ózerov, un referéndum es el modo más democrático de hacerlo.

Más tarde, en una entrevista para RIA Novosti, el senador añadía que, en caso de que hubiera derramamiento de sangre y comenzara a haber persecuciones por razones étnicas en el este de Ucrania, Moscú podría cambiar de postura.

“Si en el este de Ucrania comienza un genocidio del pueblo ruso, una persecución masiva por motivos nacionales o políticos y empieza a haber víctimas humanas, Rusia no podrá quedarse de brazos cruzados”, subrayaba Ózerov.

Según el periódico Kommersant, una fuente en el Ministerio de Defensa ruso aseguraba que el departamento no ha recibido ninguna indicación respecto a ninguna misión de paz. 

Mercenarios estadounidenses en Ucrania

En este contexto, el Ministerio ruso de Asuntos Exteriores ha instado al gobierno de Kiev a detener todo tipo de preparativos militares que puedan desencadenar una guerra civil en el país. Así rezaba un comunicado publicado en la página web oficial del ministerio ruso en la red social Facebook.

“Según nuestras investigaciones, a las regiones surorientales de Ucrania, entre ellas Donetsk, se están enviando unidades de las tropas del Ministerio del Interior y de la Guardia Nacional de Ucrania con la participación de militares de la agrupación armada ilegal Sector de Derechas”, se indica en el comunicado.

“Lo que más nos ha alarmado es el hecho de que en esta operación participan también 150 especialistas estadounidenses de la organización militar privada Greystone, vestidos con uniformes de las unidades especiales ucranianas Sókol”, subraya el departamento ruso.

También se señala que estas agrupaciones militares tienen la misión de aplastar las protestas de los habitantes del sureste del país contra la política del actual gobierno de Kiev.

“Los organizadores y participantes de esta provocación son los principales responsables de que los derechos, las libertades y las vidas de los ciudadanos pacíficos de Ucrania, así como la estabilidad del estado ucraniano, se vean amenazados”, advierte el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

El envío de las unidades militares especiales al sur y al este de Ucrania desde otras partes del país fue posteriormente confirmado por el ministro del Interior nombrado por la Rada Suprema, Arsén Avákov.

“Estas unidades especiales están preparadas para cumplir su misión independientemente de los matices locales”, cita sus palabras el servicio de prensa del departamento. Avákov ha hecho un llamamiento para que “todos los exaltados dejen a un lado la crítica y el pánico y ayuden al ejército a controlar la situación”.

Anteriormente, el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, en una conversación con el ministro en funciones de Asuntos Exteriores de Ucrania, Andréi Deschitsa, instó al gobierno de Kiev a que se abstuviera del uso de la fuerza para solucionar el conflicto en el país. 

Para la realización de este artículo se ha utilizado información de RIA Novosti, Interfax e ITAR-TASS.