“Lo mejor para Moldavia y Transdniéster es un divorcio civilizado”

Entrevista a Yegueni Shevchuk, presidente de la república no reconocida, que tras la adhesión de Crimea a Rusia se ha convertido en un tema de actualidad. Fuente: ITAR-TASS

Entrevista a Yegueni Shevchuk, presidente de la república no reconocida, que tras la adhesión de Crimea a Rusia se ha convertido en un tema de actualidad. Fuente: ITAR-TASS

Yevgueni Shevchuk, presidente de Transdniéster explica las dificultades económicas por las que atraviesa el territorio y la relación con Rusia, sobre todo tras el estallido de la crisis en Ucrania y la situación creada por la adhesión de Crimea.

El pasado fin de semana, Vladímir Putin, en una conversación telefónica con Barack Obamallamó la atención al presidente de EE UU sobre el “bloqueo exterior” de Transdniéster. En palabras de Putin, este “conllevará un importante endurecimiento de las condiciones de vida de los ciudadanos de la región, impidiendo su movilidad y el comercio y las actividades económicas habituales”. ¿Podemos decir que Transdniéster está actualmente bloqueado por parte de Ucrania?

Transdniéster se encuentra en bloqueos permanentes desde casi toda su existencia. Sin embargo, los bloqueos incrementaron sustancialmente en 2006 cuando se bloquearon las exportaciones de bienes, el sistema bancario y la capacidad de explotar su propia empresa de transporte de mercancías y de pasajeros. Además, también fueron bloqueados el transporte fluvial y aéreo.

Yevgueni Shevchuk, nació en la República Socialista de Moldavia en 1968. Abogado de formación es presidente de Transdniéster desde diciembre de 2011. Ganó las primeras elecciones celebradas en la República tras superar a Anatoli Kaminiski, con más del 75% de los votos en la segunda vuelta.

Hoy en día la situación se ve agravada por el hecho de que las medidas restrictivas afectan a la libertad de circulación de los ciudadanos. En particular, se aplica a los ciudadanos rusos hombres y en edad de realizar el servicio militar. Estas restricciones son dolorosas para nosotros, porque Transdniéster es el hogar de cerca de 200.000 ciudadanos rusos. 

¿Qué acciones tiene previsto llevar a cabo, en relación con la reciente negativa de las autoridades de Ucrania de permitir el paso por su territorio al representante especial de la Transdniéster, Oleg Segal, y a un número de ciudadanos rusos que viven allí?

Estamos observando la situación con detenimiento. Hemos iniciado consultas con Ucrania con el fin de intercambiar puntos de vista sobre los motivos de esta acción por parte de quienes ya apenas se pueden llamar 'vecinos'.

Lamentablemente, todavía no hemos obtenido una respuesta clara sobre las razones de estas acciones. La libertad de circulación es un derecho fundamental, por lo que nosotros no contemplamos ni contemplaremos la introducción de restricciones para los representantes ucranianos homólogos. Creemos que todos los problemas con nuestros vecinos deben resolverse en la mesa de negociaciones.

Transdniéster declaró su independencia en 1990, pero no ha sido reconocida internacionalmente. En 2004, la población era de 555 347 habitantes, entre los que hay rusos (30%) , moldavos (32%) y ucranianos (28%) y otras nacionalidades. La economía se basa en la industria pesada, producción eléctrica y manufacturas textiles. Estos tres sectores suman el 80% del total de la producción industrial. El PNB se sitúa sobre 420 millones de dólares en 2005, según fuentes propias

Espero que, después de un cierto período, comprenderán que los ciudadanos de Ucrania, Rusia y Moldavia deben moverse libremente a través de sus fronteras. Por supuesto, a excepción de los criminales, para quienes la ley ya establece las debidas restricciones. 

¿Cómo afectará la adhesión de Crimea a Rusiaa las relaciones entre Rusia y Transdniéster?

Se observa una dinámica de desarrollo positiva. El año pasado se firmó un acuerdo entre el representante especial del presidente de la Federación de Rusia en Transdniéster, el viceprimer ministro ruso, Dmitri Rogozin, y el presidente de Transdniéster para ampliar la interacción social y económica. En el marco de este acuerdo, la parte rusa tiene previsto ayudar a crear condiciones de mejora de la calidad de vida para los ciudadanos rusos que viven en Transdniéster, y sus compatriotas.

Con respecto a la situación en Crimea, nosotros los habitantes de Transdniéster, apoyamos plenamente la posición de los líderes de la Federación de Rusia, según la cual cada Estado debe proteger a sus ciudadanos, dondequiera que estén. Algo que hacen todas las naciones civilizadas. Y, asimismo, la Federación Rusa. En nuestra opinión, no puede ser de otra manera. 

¿Cuál es su pronóstico sobre la situación en torno a Transdniéster?

Veremos cómo se desarrollan los acontecimientos. Está claro que actualmente Moldavia está dispuesta a delegar una autoridad sustancial a la Unión Europea en el ámbito económico. Ucrania también progresa rápidamente en la misma dirección. Moldavia, a su vez, está ampliando su cooperación militar con Rumanía, mientras que no dispone de ningún acuerdo interestatal sobre sus límites con ella.

En nuestra opinión, en realidad Moldavia delegará su potencial militar a través de Rumanía a los correspondientes bloques estatales. Desde nuestra perspectiva, las condiciones exteriores y los riesgos que se plantean en relación con la toma de tales decisiones por parte de nuestros vecinos,  requieren la consideración de aspectos tanto socio-económicos como políticos.

Creo que es imposible organizar una reserva en el centro de Europa, debido al hecho de que Transdniéster tenga sus propias preferencias y creencias. La voluntad del pueblo, la opinión de los ciudadanos que viven aquí debe ser respetada.

Considero que, tanto para Moldavia como para Transdniéster, una de las mejores fórmulas de regulación es el llamado 'divorcio civilizado', que yo mismo he apoyado reiteradamente.  La República Checa y Eslovaquia  son un ejemplos de este tipo de solución.

Hay que aceptar la realidad de la situación, no crear más problemas entre nosotros, desarrollar la economía y dedicarse a la creación de las condiciones necesarias para un desarrollo humano del Estado. La situación dada por las restricciones, incluyendo la supresión del potencial económico de Transdniéster,  trata de crear las condiciones para la aceptación de nuevas concesiones políticas, ilógicas. En mi opinión, es necesario encontrar una solución en 2014. 

Artículo publicado originalmente en ruso en Vzgliad.