Las energías renovables atraen el interés de los inversores rusos hacia España

Las renovables son una fuente alternativa a los combustibles fósiles. Fuente: PhotoXpress

Las renovables son una fuente alternativa a los combustibles fósiles. Fuente: PhotoXpress

El II Foro Internacional de Desarrollo Sostenible UE - Rusia crea nuevas oportunidades para el inversor ruso en el campo de la energía sostenible. Inna Kreneva y Anna Solod, codirectoras de esta iniciativa privada, han apostado por un foro de cooperación “novedoso donde las empresas rusas puedan abrir líneas de negocio con compañías españolas relacionadas con las energías renovables y la eficiencia energética”.

El evento ha reunido desde el 27 al 29 de marzo en Marbella a un centenar de expertos en la materia, dentro del marco de actuaciones del año de la ciencia entre Rusia y la Unión Europea.

El inversor ruso pretende ampliar en España su espectro de inversiones hacia nuevos campos. Quiere salir del tópico de la construcción y el turismo para participar en un sector líder en España como son las energías renovables, afectadas hoy día por la falta de apoyos e incentivos del gobierno español.

Mariano Barroso, presidente de la APREAN, Asociación de Promotores y Productores de Energías Renovables de Andalucía, ha señalado que el “inversor ruso sabe que para el desarrollo de una tecnología infinita y avanzada en su país no puede confiar solo en sus reservas de gas y petróleo como combustibles fósiles. Debe dirigirse hacia la energía verde y sostenible. Y en Andalucía tenemos mucha experiencia”.

En estos momentos, la intención del inversor ruso se centra en la búsqueda de apoyo tecnológico y la creación de contratos de cara al futuro que transfieran tecnología para el montaje de infraestructuras en Rusia.

Barroso ha destacado que “el ruso no busca invertir en el mercado interior español. Más bien, conocer las experiencias que aquí se desarrollan para poder trasladarlas hasta su región”. Las relaciones nacen tímidamente en estos encuentros entre las empresas que dirigen el sector en Europa y Rusia. Inna Kreneva destaca que se van “creando vínculos energéticos que tendrán una importante repercusión en el futuro”.

Entre los participantes no han faltado importantes representantes del mundo político como es el caso del vicepresidente de la Asociación de Naciones Unidas en Rusia, Alexéi Borísov, quien ha expresado la importante “relación de futuro que puede desarrollarse entre ambas regiones en materia energética”. Sin embargo, la tensión en torno a Crimea ha provocado una importante ausencia de personalidades políticas.  

Empresas con un amplio horizonte de colaboraciones

Rushydro, importante compañía rusa productora de energía hidroeléctrica, ha comenzado a internacionalizar sus servicios con un capital de 6.000 millones de euros centrados en cuatro proyectos al este de la región de Siberia y  en la costa del Pacífico y con un importante mapa de futuras inversiones para el año 2016, sin citar en este evento, las zonas europeas entre sus previsiones.  

Ignacio Contreras, presidente del Instituto Español de Analistas Financieros, ha señalado, como experto en inversiones extranjeras en materia de eficiencia energética, que los “futuros contratos podrían crear fondos de inversión de capital ruso con una aportación por socio que rondaría entre los 100.000 y los 500.000 euros por proyecto”.

Contreras afirma que aún hace falta “confianza por parte de este inversor extranjero para que conozca este modelo de negocio y quiera participar en él”. Los incentivos públicos y la rentabilidad de este negocio que ronda “el 30% por cada socio pueden resultar atractivos para que los rusos se decidan a invertir en este campo”. Además, prevé la creación de fondos de inversiones que permitan aportaciones de socios rusos, aunque reconoce que actualmente esta aportación es muy baja.

La falta de apoyos e incentivos en España tras la reforma energética del gobierno ha obligado a las empresas de energías renovables a buscar una salida fuera de sus fronteras. Abengoa, una de las empresas líderes en el sector, ha señalado que  “el 5% de sus inversiones en energías renovables ya se desarrollan en el continente asiático” y su objetivo es comenzar a crear sinergias con importantes compañías rusas.

En el foro se ha destacado que Rusia tiene un especial interés en conocer de cerca las plantas de energía fotovoltaica, y los procesos de aprovechamiento de biomasa, que permitirían explotar las grandes extensiones forestales de Rusia para el desarrollo de energía sostenible. El futuro de estas inversiones está aún en el aire. El modelo energético sostenible es una apuesta de futuro que generaría importantes volúmenes de negocio entre Europa y Rusia.