Moscú denuncia presiones a varios países en la ONU

La Asamblea General aprobó resolución sobre Ucrania. Fuente: UN Photo

La Asamblea General aprobó resolución sobre Ucrania. Fuente: UN Photo

Moscú denunció hoy que Occidente chantajeó y forzó a varios países para que apoyaran la resolución aprobada ayer por la Asamblea General de la ONU sobre la integridad territorial de Ucrania y la invalidez de la incorporación de Crimea a Rusia.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso se refirió a una "presión imperdonable, incluidos el chantaje político y amenazas económicas, que se ejerció sobre un grupo nutrido de países para que votaran a favor" de la resolución.

La cancillería, en un comunicado publicado en su página web, lamentó "la perseverancia, merecedora de un uso mejor, con la que Kiev y sus 'abogados' extranjeros intentan distorsionar los alarmantes procesos que ocurren en Ucrania".

"Se ha puesto a toda marcha lo que ha quedado de la máquina propagandística de la Guerra Fría para quitar importancia a la crisis política más profunda en Ucrania y echar la culpa por la escalada de tensión a la Federación de Rusia", reza el comunicado.

El embajador ruso ante la ONU, Vitali Churkin, aseguró al Canal Uno de la televisión rusa que "muchos países se quejaron de haber sufrido una presión colosal por parte de países de Occidente para apoyar la resolución".

"Por lo visto, esa táctica de presión que utilizan nuestros colegas occidentales ha tenido cierto éxito, dado que algunos países votaron sí, aunque haciendo de tripas corazón", aseveró.

La Asamblea General de la ONU aprobó ayer una resolución que apoya la integridad territorial de Ucrania, señala que el referéndum de Crimea "no es válido" y pide que se resuelva pacíficamente la crisis creada por su anexión a Rusia.

En un texto no vinculante aprobado por 100 votos a favor, 11 en contra y 58 abstenciones, la Asamblea subrayó que la consulta popular del pasado 16 de marzo en la península de Crimea "no tiene validez" porque "no fue autorizada" por el Gobierno de Kiev.

Votaron en contra países como Nicaragua, que también condenó las sanciones económicas contra Rusia impuestas por EE UU y la UE, y Cuba, que criticó "el doble rasero y la hipocresía" de la posición de la OTAN en este conflicto.

A favor de la resolución aprobada se pronunciaron diversos países de América Latina, como Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Guatemala, Haití, Honduras, México, Panamá y Perú.

Junto a Rusia, votaron en contra Armenia, Bielorrusia, Bolivia, Corea del Norte, Cuba, Nicaragua, Sudán, Siria, Venezuela y Zimbabue, mientras China, India y otros latinoamericanos como Argentina, Brasil, Ecuador o Uruguay se abstuvieron.