La caída del rublo y la situación en Ucrania preocupan al sector turístico español

Fuente: Alamy / Legion Media

Fuente: Alamy / Legion Media

En pocas semanas los destinos turísticos europeos se han encarecido en un 20% para los rusos debido a la caída del rublo. Además, hay que sumar la incertidumbre política creada debido a la situación en Ucrania, está generando preocupación en el sector.

La semana pasada se celebró en Moscú la Feria Internacional de Turismo MITT. Entre los representantes españoles reinaba la cautela; se asume que no se alcanzarán cifras de crecimiento del 30%, como ocurrió el año pasado, pero el sector trata de crear estrategias para mantener las visitas.

En este sentido, el secretario de Empresa y Competitividad de la Generalitat de Cataluña, Pere Torres, declaró que “la voluntad es fidelizar a los turistas rusos y al del resto de países de la Europa del Este que ya llegan a Cataluña ofreciendo nuevos productos e incentivos para intentar retenerlos en el destino”.  La caída del rublo, que se ha depreciado en un 20% desde enero es uno de las principales causas de preocupación. El Banco Central de Rusia comenzó a devaluar la moneda a principios de enero, al que luego se sumó el clima de confrontación con Occidente.

Raúl García, gerente de marketing y comunicación del Patronato Provincial de Turismo de Granada, en Andalucía explicó que tratarán de mantener una política de estabilidad de precios. "No vamos a bajar los precios, pero tampoco vamos a subirlos”, dijo. 

Por su parte, en la jornada sobre  hoteles organizada por el Grupo Vía ayer en Barcelona, los hoteleros mostraron su preocupación respecto al turismo ruso. El presidente de la CEHAT (Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos), Joan Molas, explicó que cree que el año 2014 será bueno para el turismo porque la situación de los mercados europeos funciona bien, destacando el turismo alemán, que está registrando crecimientos del 4,6 %.

Sin embargo, ha reconocido que la "gran preocupación" del sector es el comportamiento de los turistas rusos y de las repúblicas vecinas por varias razones, la principal es el conflicto en Crimea y el "nacionalismo viajero ruso", ya que, según ha explicado Molas, Putin ha impulsado "sociológicamente un nacionalismo tremendo en un mes" y muchos rusos están optando por viajar allí.
Ha destacado que, de cara al verano, los hoteles de Sochi están prácticamente reservados y la zona de los balnearios y hoteles de Crimea, también.

Molas ha asegurado que los hoteleros están a la expectativa de lo que ocurre con estos turistas, ya que las ventas importantes de Rusia empiezan hacia la segunda semana de abril y, aunque no hay ninguna compañía que haya cancelado vuelos, ha insistido en que muchos destinos españoles han podido suplir la caída del mercado doméstico con el turismo ruso.

A esta situación ha añadido las "pegas" que pone la UE para dar visados, lo que hace que los turistas de estos países opten por zonas en las que no les ponen problemas, como Turquía, Dubái y Emiratos Árabes, Chipre y probablemente Grecia.

Por otro lado, el secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Taleb Rifai, durante una conferencia coloquio organizada por el Forum Europa-Tribuna Cataluña, habló sobre cómo puede afectar al turismo mundial la situación política que vive Ucrania. Ha admitido su preocupación por que derive en una restricción importante de la movilidad de los turistas rusos hacia Europa ya que afectará probablemente a la libertad de movimientos. 

Prevé que comunidades como Canarias, Baleares o Barcelona recibirán menos turistas rusos. También ha destacado que el centro de gravedad está girando de Europa hacia el este y que el primer generador de turistas es ya China, que ha superado a Alemania, y aportan ya cada año un gasto en el exterior de 129 millones de euros. 

Criticó que todavía muchos países, entre ellos China y EE UU, exijan visados a los turistas para entrar, lo que considera "prácticas arcaicas".

"Gastamos dinero para que la gente no venga a nuestros países. No somos sensibles al valor de los viajeros. Tendríamos que ser capaces de hacer una petición de visado en línea al igual que ocurre cuando reservas una noche de hotel", declaró.

El año pasado llegaron a España 1,5 millones de turistas rusos, de los que casi un millón fueron a Cataluña, con importantes incrementos en los últimos años y, sin contar a los cruceristas norteamericanos, los rusos son los turistas que realizan un gasto medio más elevado.  

Artículo elaborado con material del Agencia EFE y material propio.