Rusia critica la firma del acuerdo político de asociación entre Ucrania y UE

Serguéi Lavrov destaca que es un intento de ganar puntos en la partida geopolítica. Fuente: AP

Serguéi Lavrov destaca que es un intento de ganar puntos en la partida geopolítica. Fuente: AP

Serguéi Lavrov considera que el acuerdo firmado Arseni Yatseniuk y la UE no responde a los intereses de Ucrania.

"Este no es un paso dictado por los intereses de la economía y del pueblo ucraniano en su conjunto, sino un nuevo intento de ganar puntos en la partida geopolítica", afirmó Serguéi Lavrov, ministro ruso de Exteriores.

Lavrov destacó que la firma del acuerdo tiene lugar "cuando el Estado ucraniano está sumido en una profunda crisis y cuando aquellos que se autoproclamaron gobernantes no cuentan ni con apoyo ni con legitimidad a ojos de una gran parte de su propio pueblo".

En su opinión, antes de suscribir tales acuerdos Ucrania debe recuperar la "concordia nacional", dar la oportunidad al pueblo para que elija libremente a sus dirigentes y, sólo después, abordar los problemas que dividen a los ucranianos, como es la integración europea.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE firmaron hoy en Bruselas con el primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, los capítulos políticos del Acuerdo de Asociación.

Dicho acuerdo está dirigido a "impulsar el acercamiento gradual" entre la UE y Ucrania, además de promover el diálogo político.

Además, es el punto de partida para establecer las condiciones económicas y comerciales que conduzcan hacia la integración gradual de Ucrania en el mercado interior de la UE, incluido el establecimiento de un área de libre comercio. 

La firma del pacto no va asociada a ninguna fecha concreta para completar el proceso de aproximación entre la UE y Ucrania, si bien se prevé una revisión del mismo en el plazo de cinco años o antes si las partes están de acuerdo. Además, la Comisión Europea propuso el pasado miércoles un préstamo de 1.000 millones de dólares a medio plazo.

Los capítulos firmados hoy se limitan a fijar las bases políticas de la relación bilateral y a crear una serie de organismos que serán responsables del seguimiento del proceso de aproximación de Ucrania hacia la UE.

La UE ofreció en un primer momento ese acuerdo al depuesto presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich, quien prefirió rechazarlo debido a su alto coste para la economía ucraniana y, en su lugar, restableció las relaciones comerciales plenas con Rusia.

Esa decisión desencadenó en noviembre pasado multitudinarias protestas que desembocaron en violentos disturbios y acabaron con el derrocamiento de Yanukóvich, que se ha exiliado en Rusia.