Los primeros días de la Crimea rusa

 Jefe de la Flota del Mar Negro de Rusia, el vicealmirante Alexander Vitko. Fuente: AP

Jefe de la Flota del Mar Negro de Rusia, el vicealmirante Alexander Vitko. Fuente: AP

Tras la firma del tratado de adhesión a Rusia, se han vivido momentos de tensión.

Los primeros días de Crimea tras la firma del tratado de adhesión a la Federación Rusa quedaron ensombrecidos por un trágico incidente. El 18 de marzo en Simferópol, como resultado del disparo de un francotirador, murieron un combatiente de un grupo de autodefensa y un soldado del Ejército ruso, otras dos personas resultaron heridas. Posteriormente, el 19 de marzo, habitantes de Sebastopol y miembros de grupos de autodefensa, tomaron el Estado Mayor de la Armada de Ucrania.

En el Ministerio del Interior de Crimea consideran que el tiroteo del 18 de marzo en Simferópol fue una provocación con el fin de sembrar el nerviosismo y complicar la situación el día de la adhesión de Crimea a Rusia.

El primer ministro de Crimea, Serguéi Axiónov, declaró que el ataque fue organizado siguiendo el mismo esquema que los tiroteos de las protestas de Maidán en Kiev: "Dispararon desde un mismo lugar a dos puntos, hacia los militares ucranianos y hacia los miembros de los grupos de autodefensa. Estoy convencido de que descubriremos a esos canallas".

Según informaron ayer fuentes del Ministerio del Interior crimeo, la policía detuvo al presunto francotirador. Se trata de un joven de 17 años, oriundo de la región de Lvov, en el Oeste de Ucrania, y según las autoridades crimeas, se sospecha que podría pertenecer al grupo ultranacionalista ucraniano Sector de Derechas.

En vista de lo sucedido, el Ministerio de Defensa de Ucrania autorizó a los soldados ucranianos en el territorio de Crimea el uso de las armas. El primer ministro en funciones de Ucrania, Arseni Yatseniuk, intentó culpar de lo sucedido a Rusia y llevar el asunto a nivel internacional. Declaró que "los soldados rusos comenzaron a disparar a los soldados ucranianos" que "el conflicto pasaba de ser político a militar por culpa de los militares rusos", y exigió que se creara una comisión en la que participaran los ministros de Defensa de Ucrania, EE UU, Gran Bretaña y Rusia.

El 19 de marzo Yatseniuk encomendó al ministro de Defensa de Ucrania, Igor Teniuj y al primer vice primer ministro, Vitali Yarem, que fueran de forma urgente a Crimea para arreglar la situación, pero no se les permitió la entrada en la península.

Ese mismo día por la mañana tuvo lugar otro incidente en Crimea. Ciudadanos de Sebastopol y representantes de los grupos de autodefensa se internaron en el territorio del Estado Mayor de la Armada ucraniana. Los militares ucranianos intentaron formar un anillo de protección pero fue superado. Los habitantes de Sebastopol arriaron de los mástiles las banderas ucranianas e izaron en su lugar banderas rusas.

Posteriormente organizaron un corredor para que los soldados ucranianos pudieran abandonar el territorio del cuartel. No hubo enfrentamientos pero si hubo refriegas aisladas.

Los participantes de la manifestación se quedaron en el cuartel para apoyar la entrada de Sebastopol en Rusia. A los soldados ucranianos se les ofreció la opción de unirse a los habitantes de Sebastopol o abandonar el territorio de la península de Crimea.

Hay que recordar que la integración de Crimea en la Federación Rusa establece la inclusión de los cuarteles militares ucranianos situados en su territorio dentro las fuerzas armadas rusas. "Los militares ucranianos pueden unirse a las unidades militares de Crimea y posteriormente al Ejército ruso o abandonar libremente la península", declaró Dmitri Peskov, secretario de prensa del presidente ruso.

De acuerdo con la información de los medios de comunicación la guardia marina ucraniana ya han comenzado a abandonar Crimea. El destino del resto de militares ucranianos sigue siendo una incógnita. 

Artículo elaborado a partir de la información de RIA Novostiy Vzgliad

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.