Rusia espera que se restablezca la calma en Kiev

Fuente: Reuters

Fuente: Reuters

Moscú considera que Europa y EEUU hacen la vista gorda ante las acciones de los radicales.

Según informó la presidencia ucraniana, Víktor Yanukóvich, los líderes de la oposición y representantes de la Unión Europea (UE) han llegado a un acuerdo para poner fin a la crisis política en Ucrania.

El presidente de Ucrania anunció hoy que se celebrarán elecciones presidenciales anticipadas, la principal demanda de la oposición, en un mensaje a la nación.

Mientras tanto, el ministro de Asuntos Exteriores de la Federación Rusa, Serguéi Lavrov, realizó el jueves unas duras declaraciones sobre el papel de Occidente en la crisis. Hizo un llamamiento a los países occidentales para que no apoyasen a los extremistas.

Previamente, el presidente Vladímir Putin en una conversación telefónica con la canciller alemana, Angela Merkel, había exigido que se dejara de presionar al gobierno ucraniano y que se condenaran las acciones de los extremistas en Kiev.

"Desde varias capitales europeas se ha exigido que se garantice al pueblo ucraniano la libertad de elección, y se ha añadido que las elecciones eran buenas para Europa, buenas para la UE", dijo Lavrov en una conferencia de prensa en Bagdad.

“La oposición ucraniana y Occidente deberán desmarcarse de los extremistas y demás radicales”, declaró, Serguéi Lavrov. Comentó a RIA Novosti que "también defendemos que los actores exteriores y la oposición ucraniana deberían desmarcarse de forma decida e inmediata de los extremistas y de todo tipo de radicales".

El jefe de la diplomacia rusa también dio a entender que la amenaza de Occidente de imponer sanciones a Ucrania es un chantaje y que evidencia un doble rasero. "La oposición no puede o no quiere desmarcarse de los extremistas. EE UU culpa de todo al gobierno ucraniano, eso es tener un doble rasero". También señaló que las sanciones estadounidenses, en realidad, estimularán a los combatientes.

"En cuanto a las acusaciones de Rusia [de Occidente sobre los acontecimientos de Ucrania], sus acciones les delatan. Nos produce un profundo desasosiego lo que está sucediendo y cómo las capitales europeas están explicando la situación e intentando influir sobre ella".

"Los medios de comunicación occidentales  presentan la situación de una forma tremendamente deformada, se repite con fórmulas sencillas que Occidente está haciendo un llamamiento al Gobierno para que no toque Maidán. Aunque prefieren no hablar de lo que realmente pasa en Maidán. No se habla, ni se explican, los cócteles molotov, ni lo asesinatos, ni los secuestros de policías".

Previamente el presidente ruso Vladimir Putin, había hecho un llamamiento a Occidente para que condenara a los extremistas que hay entre la oposición en Kiev y para que dejen de culpar al gobierno ucraniano. Así se lo hizo saber a la canciller Angela Merkel, en una conversación telefónica.

Desde el servicio de prensa del Kremlin se comunicó: "Putin recalcó que era necesario que los países occidentales dejaran de culpar al gobierno ucraniano, así como la importancia de que se condenara de forma firme a las fuerzas de la oposición, a los culpables de organizar a los extremistas ilegales y las acciones terroristas".

Desde el Kremlin señalaron que "Putin y Merkel expresaron una opinión común en cuanto a la necesidad de tomar medidas urgentes para ayudar a estabilizar la situación en Ucrania".

El primer ministro, Dmitri Medvédev, declaró que Rusia intentará cumplir todos los acuerdos que tiene con Ucrania, aunque para que haya una colaboración útil el gobierno debería ser legítimo.

"Por supuesto que vamos a seguir colaborando con nuestros socios ucranianos en todas las líneas en las que tenemos acuerdos, intentaremos hacer todo lo posible para cumplir nuestras obligaciones, pero para esto es necesario que nuestros socios estén a la altura y que el gobierno que dirija Ucrania sea legítimo y efectivo para que se le tome en serio", declaró Medvédev en la asamblea del gobierno del 20 de febrero. 

El mediador de Rusia

El jueves, Vladímir Putin envió a Kiev al exDefensor del Pueblo y exembajador en Estados Unidos  Vladímir Lukín, con el objetivo de mediar entre gobierno y oposición. El portavoz del Kremlin Dmitri Peskov comunicó que la decisión se tomó tras la conversación telefónica que mantuvieron Yanukóvich y Putin.

La mañana del viernes la Presidencia ucraniana anunció que la oposición y el Gobierno llegaron a un principio de acuerdo para encontrar una salida a la situación de violencia. Se convocarán elecciones presidenciales anticipadas y se aprobará una reforma constitucional, con menores poderes para el presidente. En las negociaciones participaron los ministros de Exteriores de Alemania, Francia  y Polonia.

Para la realización de este texto se ha utilizado material de Interfax y RIA Novosti (2).