Agrupaciones radicales dirigen las protestas en Kiev

Fuente: Reuters

Fuente: Reuters

El agravamiento de la situación y el aumento del número de víctimas están comenzando a llamar cada vez más la atención de las autoridades y de la sociedad de Rusia. Desde el parlamento ruso se ha señalado la creciente agresividad de los combatientes de los movimientos radicales y se ha instado al gobierno ucraniano a tomar medidas para detener el derramamiento de sangre. Los expertos opinan que la comunidad internacional debería intervenir para no permitir que esta crisis política se convierta en una guerra civil.

"Los disturbios y tiroteos están dirigidos por profesionales de gran experiencia", opina Mijáil Marguélov, director del comité internacional del Consejo de la Federación, equivalente al senado.

“La mayoría de los comentarios sobre los acontecimientos de Ucrania coinciden en que el Maidán y sus agrupaciones de combatientes no están dirigidos por nadie, que se trata de una insurrección cosaca, una fuerza popular. Pero lo que ha sucedido en la calle Grushevski refuta esta idea: unos hombres demasiado hábiles y eficaces han repelido los ataques de las fuerzas policiales, disponen de un arsenal de escudos, cascos y porras y han cambiado los cócteles molotov por napalm”, declaraba Marguélov a la prensa. 

Tras los violentos disturbios han muerto al menos 26 personas en las calles de la capital ucraniana. Además hay cientos de heridos. Víktor Yanukóvich, pidió a los líderes de la oposición a definirse y a “distanciarse inmediatamente de las fuerzas radicales que provocan derramamiento de sangre y enfrentamientos con las fuerzas del orden público” o bien a “reconocer que apoyan a los radicales”. Por su parte, Dmitri Peskov, portavoz del presidente ruso, dijo que las actuaciones de violencia "se consideran en Moscú como un intento de golpe de Estado".

“Tras estas acciones de combate se encuentra una evidente organización experta. Es más, tras una débil tregua, el Maidán está ganando impulso en las provincias: Lvov, Ternópol, Ivano-Fránkovsk… En estas ciudades no sólo han tomado las sedes de las autoridades, sino que también están atacando las comisarías de policía y desarmando a los soldados de la Berkut (fuerzas especiales de la policía ucraniana)”, comenta el senador ruso.

Marguélov añade que los líderes del partido Udar, Vitali Klitschkó y de Batkivshina, Arseni Yatseniuk, difícilmente poseen este tipo de talento militar. “Su tarea es crear junto con Occidente un gobierno de oposición y llevar a cabo una serie de reformas constitucionales, por lo que seguramente recibirán una ayuda financiera”, señala el director del comité internacional.

En opinión del senador, en estos momentos lo más importante es detener la violencia callejera e iniciar un diálogo político. Pero esto podría no ser suficiente para consolidar a la sociedad ucraniana. “Es una sociedad dividida, no recuerdo ningún parlamento ucraniano en el que los diputados no hayan estado seriamente enfrentados”, concluía Marguélov.

“Es hora de que el gobierno de Ucrania declare en Kiev el estado de emergencia para poner orden en el país y de que tome medidas serias contra los participantes armados en los disturbios”, opina Ígor Morózov, miembro del comité de Asuntos Internacionales del Consejo de la Federación.

Según este senador ruso, el presidente Yanukovich “únicamente dispone de un modo de imponer el orden: un decreto presidencial que autorice la contención de los insurrectos que han tomado las armas y disparan contra la policía y los militares de la Berkut y que los condene mediante las más estrictas medidas”.

El director del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma Estatal de la Federación Rusa, Alexéi Pushkov, asegura que el llamamiento del vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden al presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich para que mantenga la compostura es una “señal” para los extremistas.

“¡Biden llama a Yanukóvich a la ‘máxima moderación’, y no a los radicales! De este modo, los extremistas vuelven a recibir una señal de apoyo por parte de Estados Unidos”, escribía el diputado en su Twitter el pasado miércoles.

En estos momentos, sólo la influencia de la comunidad internacional puede solucionar la crisis política que está viviendo Ucrania. Esta es la opinión del director ejecutivo del centro de estudios políticos Séver-Yug, Alexéi Vlásov.

“Sin la influencia de Occidente sobre la oposición no será posible mantener el proceso en el marco de las negociaciones, ya que en esta situación los radicales, que se sienten completamente impunes, seguirán cruzando la línea que separa la política del caos. Y si una fuerza externa, ya sea Rusia, la Unión Europea o Estados Unidos, no ejerce ningún tipo de presión sobre la situación política de Ucrania, me temo que los acontecimientos podrían incluso desembocar en un terrible escenario: una guerra civil”, opina Vlásov.

"Putin no da consejos a Yanukóvich sobre cómo resolver la crisis"

Vladímir Putin y Víktor Yanukóvich hablaron sobre lo ocurrido en la noche del 19 de febrero en Ucrania, así lo ha comunicado el portavoz del presidente ruso Dmitri Peskov. En relación a esto ha subrayado que Moscú no ha dado y no dará consejos al mandatario ucraniano sobre cómo resolver la situación. "Los dirigentes rusos y el presidente de la Federación Rusa esperan una pronta solución. Cómo y de qué manera se resuelve la situación es, según el punto de vista del presidente (de Rusia), prerrogativa exclusiva del poder legítimo ucraniano. El presidente de Rusia nunca ha dado y no da consejos a su homólogo ucraniano acerca de lo que debe de hacer o cómo debe actuar, ni tampoco tiene intenciones de darlos en el futuro", explicó Peskov.

En Moscú se considera que las acciones de los radicales en Ucrania se pueden interpretar como un intento de golpe de Estado, y que toda la responsabilidad de lo sucedido recae sobre los extremistas de la oposición. "Según las autoridades rusas, lo que está ocurriendo en el país es responsabilidad exclusiva de los elementos extremistas, cuyas acciones pueden considerarse y consideramos, desde nuestro punto de vista, como un intento de golpe de Estado", declaró Peskov.

Artículo en base a información de RIA Novosti y Kommersant.