Rusia destina cuatro millones de dólares para los refugiados sirios

Serguéi Lavrov, ministro de Exteriores de Rusia (a la derecha) y Walid al-Moallen, su homólogo sirio, en Moscú. Fuente: AP

Serguéi Lavrov, ministro de Exteriores de Rusia (a la derecha) y Walid al-Moallen, su homólogo sirio, en Moscú. Fuente: AP

En 2014 Moscú asignará cuatro millones de dólares a las agencias humanitarias de la ONU, según anunció el jefe de la delegación rusa en la Segunda Conferencia Internacional de Donantes para Siria (The 2nd Pledging Conference for Syria), que se ha celebrado en Kuwait. Mientras tanto, los representantes de la ONU recuerdan que ninguna ayuda podrá librar completamente a los sirios del sufrimiento, puesto que para ello sería necesario alcanzar la paz.

El jefe de la delegación rusa y embajador de la Federación de Rusia en Kuwait, Alexéi Solomatin, anunció durante su intervención en la conferencia de donantes que Rusia destinó entre 2012 y 2013 más de 20 millones de dólares para ayuda a los refugiados y desplazados sirios. Además, se han realizado varios envíos con decenas de medicamentos directamente al país árabe Siria. La Iglesia ortodoxa rusa también está participando de manera activa en las labores de asistencia, para las que ya ha recaudado cerca de 1,7 millones de dólares.

Cabe destacar que Rusia está aportando ayuda humanitaria al pueblo sirio a pesar de los gastos de las inundaciones catastróficas que sufrió en 2013 y que afectaron a cerca de 200.000 personas del extremo oriente del país.

El embajador afirmó que Rusia está dispuesta a mantener la colaboración con las agencias de la ONU y a continuar proporcionándoles fondos. Sin embargo, el jefe de la delegación rusa remarcó que la cuestión de la ayuda a los refugiados y desplazados sirios está muy politizada, y en concreto se está utilizando para ejercer presión sobre el gobierno de Siria.

Alexéi Solomatin explicó que durante las negociaciones entabladas con los representantes oficiales de Damasco, Moscú no dejó de insistir en la necesidad de cooperar con las agencias humanitarias internacionales y las ONG, pero también reclamó que se simplificaran los procedimientos de acceso a la ayuda humanitaria.

“Nuestros esfuerzos constantes también han logrado últimamente unos avances significativos en este sentido. La ayuda ha empezado a llegar más rápido a quienes la necesitan. El problema con la expedición de visados para el personal de las agencias humanitarias internacionales de la ONU está prácticamente solucionado”, señaló el diplomático.

Solomatin mencionó también las sanciones que impusieron algunos países a Siria. En su opinión, afectan a la economía del país y solo consiguen aumentar el sufrimiento de los sirios de a pie.

Según el secretario general de la ONU Ban Ki-moon, en 2014 serán necesarios 6.500 millones de dólares de ayuda para los refugiados y las personas desplazadas. En Kuwait se ha conseguido recaudar aproximadamente 2.400 millones, de los que 500 millones los ha aportado el país anfitrión.

Los altos funcionarios de la ONU reconocen que la situación en Siria ha empeorado significativamente en comparación con el año pasado, y que la región está sufriendo una de las peores crisis humanitarias de las últimas décadas.

El alto comisionado Gutiérrez habló sobre los países vecinos de Siria, que se han visto afectados por problemas económicos y sociales debido a la afluencia de millones refugiados. Solo en Líbano se han registrado 868.000 refugiados; proporcionalmente, es como si a Alemania llegaran 17 millones de personas. Actualmente, más del 10% de la población de Irak está compuesta por ciudadanos sirios.

Como señaló Gutiérrez, la prioridad en el plan de ayuda a los refugiados es proporcionarles comida, alojamiento y agua. “Estamos pidiendo 4.200 millones de dólares” recordó, y prometió cumplir con dichas prioridades, ayudar en primer lugar a los más vulnerables y aumentar la eficacia del trabajo efectuado.

El tipo de ayuda que se prestaría a los refugiados se pudo conocer la víspera de la conferencia en el centro de prensa, donde las agencias de la ONU ofrecieron una presentación. Lo que más llamó la atención fueron las mochilas azules de los niños con el símbolo de UNICEF. La representante de UNICEF, Juliette Touma, explicó en una entrevista a Rusia Hoy que esas mochilas son para los niños refugiados y que, como parte de la iniciativa ‘Generación no perdida’, se llenan con libros de texto y material escolar para que los niños puedan asistir al colegio y no se conviertan en una ‘generación perdida’.

“En 2014, necesitaremos 820 millones de dólares para ayudar a los niños sirios: en concepto de vacunaciones, suministro de agua potable, para facilitar su regreso a la escuela y darles la posibilidad de recuperarse del trauma psicológico, o para demostrarles que tienen un futuro”, señaló Touma. Según sus palabras, gracias a la generosidad de los patrocinadores internacionales, el año pasado consiguieron hacer muchas cosas.

No obstante, ha reconocido que la ayuda humanitaria solo consigue la supervivencia de la población, pero se necesita una solución diplomática urgente.

En la rueda de prensa sobre las conclusiones extraídas de la conferencia de donantes, Ban Ki-moon agradeció los esfuerzos de Rusia en la preparación de los acuerdos de paz de Ginebra y manifestó su deseo de alcanzar un compromiso rápido. Sin embargo, a juzgar por las declaraciones de los representantes de la ONU, ahora todo depende de la oposición siria y de su capacidad para enviar a Suiza una delegación única y adecuada.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.