Startup española factura casi un millón de euros con la venta de entradas en Rusia

Fuente: Julián Jaén

Fuente: Julián Jaén

Ticketbis funciona en Rusia desde hace un año y con casi un millón de euros de facturación pretenden seguir creciendo gracias a las ventas de entradas entre particulares.

Su negocio es la reventa de entradas entre particulares para todo tipo de espectáculos. Ellos ponen la plataforma; el resto es cuestión de los usuarios, que fijan un precio y venden. Empezaron en 2009 y hoy están en 19 países, cuentan con una oferta global de más de un millón de entradas, seis millones de usuarios únicos y esperan facturar 30 millones de euros este año. Pero así y todo,

Ticketbis, cuyos dos fundadores no suman 65 años, quiere seguir creciendo. De ahí que tengan su mirada puesta en América Latina, mercado natural para España; y Asia, continente en el que han empezado a poner el pie por Rusia. 

En el país de los zares, donde apenas llevan un año funcionando, su facturación fue de casi un millón de euros (Rusia es el tercer o cuarto mejor mercado de Europa) y esperan crecer de forma exponencial, tanto como lo vaya haciendo la penetración de internet, que es sólo del 40% (con 66 millones de usuarios). 

¿Que qué se compra? Lo más vendido las últimas semanas, según el portal, las entradas para ver el combate de boxeo entre Alexander Povetkin y Vladímir Klitchko; y los pases para vivir los encuentros de Portugal contra Rusia; el Barcelona contra el Bayern de Múnich y el derby Barcelona - Madrid. La forma de evitar falsificaciones es sencilla: sólo se cobra tras el evento, una vez que el comprador ha comprobado que las entradas eran válidas y corresponden a las que eligió. 

Y aunque la interface es igual en Paraguay que en Moscú, el portal ruso tiene rasgos distintivos. “Para empezar, el buscador con tráfico en Rusia es Yandex, desde ahí vienen el 70% de los usuarios; Google trae el otro 30%. Eso nos obliga a cambiar aspectos como la programación y las campañas on line que realizamos; luego hubo que adaptar la estrategia de marketing al país, pensar en las formas de pago locales que resultasen fiables y añadir la opción de unos cajeros donde se materializa la compra para quien prefiere ir a un sitio físico”, explica Jon Uriarte, uno de los creadores del portal. 

 

Fuente: Julián Jaén

Borís Davidoff, de 32 años, responsable del portal ruso, señala también como rasgo distintivo las muchas compras que realizan sus compatriotas para eventos internacionales. Cuenta que hay demanda para audiciones en el teatro de La Scala de Milán, para el que se venden entradas, pero lo que arrasa de verdad es el fútbol.

Por ello, desde la sede de Madrid apuntan que el próximo Mundial de Brasil será una palanca más en las ventas rusas de su site. “Todavía no han salido en venta las entradas pero cada día recibimos dos o tres llamadas pidiéndonos tickets para el Mundial”, explica María Tiutiunnikova, de 27 años, afincada en Madrid desde hace dos años y responsable de marketing de la rama rusa de la plataforma. 

De momento, y a pesar de sus ambiciosos planes para su plaza en Euroasia, los responsables de ticketbis prefieren seguir trabajando desde Madrid, aunque están pensándose si dar el salto a Moscú para estar más cerca de sus clientes. En España cuentan con un pequeño equipo que se ocupa de los clientes rusos (atención al cliente), edita las páginas, busca ofertas y trabaja con empresas y clientes Vip, uno de los filones de la compañía española. 

“De todas las peticiones y las ventas que se realizan en el portal ruso, un 20% corresponden a servicios VIP que demandan nuestros usuarios”, explican desde la compañía. Precisamente fue una corporación, un usuario vip, la que pagó 60.000 euros por un palco en el Santiago Bernabeú en un Madrid-Barcelona, la que hasta ahora ha sido la venta récord conseguida por la startup desde su portal ruso. Tampoco estuvo mal, el particular que vendió su pase por 20.000 euros para ver al italiano Adriano Chelentano desde, el único site de este tipo en el mercado ruso.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.