El apretón de manos entre el papa Francisco y Putin

El papa Francisco recibirá al presidente de Rusia, Vladímir Putin, en el Vaticano. Foto: Reuters/Vostock Photo.

El papa Francisco recibirá al presidente de Rusia, Vladímir Putin, en el Vaticano. Foto: Reuters/Vostock Photo.

Los conflictos mundiales, los derechos morales de los Estados y la relación entre las dos Iglesias. El presidente ruso visitará al papa Francisco en un encuentro histórico que podría marcar un hito en la relación entre el Vaticano y Rusia.

Todo empezó por una carta. Una carta que el papa Francisco envió a Vladímir Putin. Corría el septiembre de 2013. En San Petersburgo se reunía el G20. El mundo entero es testigo del trágico cariz de los acontecimientos de Siria. “Hago un llamamiento: debemos encontrar las vías para superar los diversos conflictos, abandonando cualquier vana tentativa de una solución militar”, escribía el papa Francisco.

Han pasado dos meses desde aquella misiva. Pero la semana que viene Putin visitará al Papa. “Este mensaje ha servido para poner las bases de un diálogo constructivo sobre la cuestión siria”, ha afirmado el portavoz del presidente, Yuri Ushakov. “Esa carta ha dado lugar a diferentes iniciativas, propuestas también por nuestro presidente”.

Pero no solo es Siria. Durante el histórico cara a cara con el papa, Vladímir Putin afrontará otras cuestiones de candente actualidad, como las relaciones entre la Iglesia católica y la ortodoxa. “Esperamos que se trate también el tema de la defensa de la población cristiana del norte de África y Oriente Medio”, ha enfatizado el portavoz. En la agenda de la reunión estará también la salvaguarda de los derechos morales internacionales y la coordinación a nivel internacional con la ONU, la Unión Europea y la OCSE.

De todos modos, no es la primera vez que Putin visita a un Papa: también sucedió en 2000 y 2003 con Juan Pablo II, y en 2007 con Benedicto XVI.

Sin embargo, en el encuentro con Bergoglio no estarán presentes los representantes de la Iglesia ortodoxa. Tampoco se transmitirá ningún mensaje del patriarca Kirill. Pero queda la esperanza de que el encuentro refuerce las relaciones entre la realidad rusa y el Vaticano. “Esperamos que este evento aproxime a Rusia y el Vaticano, a la Iglesia ortodoxa y la católica”, se lee en el portal Interfax-Religion.

Después del encuentro con el papa Francisco, Putin visitará al secretario de Estado Vaticano, Pietro Parolin, junto con el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, el portavoz Yuri Ushavok y el embajador ruso en el Vaticano, Alexánder Avdeéyev.

Durante la conversación con el Papa y el secretario de Estado del Vaticano, se tomarán en cuenta las perspectivas de cooperación bilateral en el campo humanitario y social, además de la esfera del arte, la educación y la ciencia.

Se prestará especial atención a la colaboración entre Rusia y el Vaticano en el ámbito sanitario. Ushakov ha recordado que se firmó un acuerdo de colaboración entre el Centro Científico de Ayuda Médica para niños discapacitados del Departamento de Sanidad de Moscú y la Clínica Bambin Gesù de Roma.

También el Instituto de Historia de la Academia Rusa de Ciencias y el Comité Pontificio de Ciencias Históricas han trabajado en estrecha colaboración: en octubre de 2013 se ha elaborado un acuerdo de cooperación institucional por cinco años.

Se están llevando a cabo muchas iniciativas culturales: el Museo Estatal de Historia Contemporánea rusa acoge una exposición dedicada a las tradiciones de la Iglesia oriental y de la occidental. Por otra parte, hasta el 4 de enero de 2014 en los Museos Vaticanos estará abierta la exposición “Antigüedades preciosas. El museo profano en tiempos de Pio VI”, organizada con la colaboración de Ermitage de San Petersburgo.

Artículo basado en materiales de newsru.com.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.