Venezuela dispuesta a adquirir el bombardero ruso Tu-160

El Túpolev Tu-160. Fuente: ITAR-TASS

El Túpolev Tu-160. Fuente: ITAR-TASS

La República Bolivariana muestra su interés en el portamisiles nuclear, tal y como señalaban fuentes del Ministerio de Defensa. Sin embargo, expertos rusos dudan de que estos pedidos se formalicen.

Las intensas relaciones bilaterales en el ámbito de la cooperación militar entre Rusia y Venezuela continúan. A finales de octubre el alto mando de las Fuerzas Armadas venezolanas se entrevistó con una delegación rusa encabezada por el Secretario del Consejo de Seguridad de la Federación Rusa, Nikolái Patrushev. Las partes trataron asuntos de seguridad regional e internacional.

Al mismo tiempo, en el aeropuerto venezolano de Maiquetia, aterrizaban dos bombarderos estratégicos supersónicos Tu-160 que realizaban un vuelo programado dentro del plan de preparación militar de la aviación de larga distancia.

Estos portamisiles, que la OTAN denomina con respeto "Blackjack" (en argot estadounidense "garrote") y que los pilotos rusos han bautizado como "Cisnes blancos" por la delicadeza de sus líneas, han causado tanto revuelo en este país sudamericano que un periódico federal de la república Bolivariana publicaba, remitiéndose a un enlace al Twitter del Ministerio de Asuntos Exteriores, que los "Cisnes" podrían entrar a formar parte de la Fuerza Aérea venezolana. El Ministerio de Asuntos Exteriores también mencionaba que los aviones reforzarían notablemente el potencial militar de la aviación de guerra venezolana.

La principal característica constructiva de estos bombarderos serían las alas de geometría variable. Esta solución permite al Tu-160 convertirse en un bombardero de doble régimen, es decir, capaz de vuelo subsónico y supersónico. Este avión puede, por ejemplo, volar de Moscú a Washington en cuatro horas.

El Tu-160 se hace por unidades. En toda su historia se han construido tan solo 35 aparatos. Actualmente, según los datos disponibles, en la aviación de larga distancia de la Fuerza Aérea rusa hay 16 portamisiles estratégicos Tu-160.

Son aviones únicos, cada uno de ellos, como los barcos, tienen su propio nombre en honor de héroes ("Iliá Muromets") o de pilotos famosos ("Valeri Chkalov"). En 1992 se detuvo la construcción de estos bombarderos, pero a comienzos de los años 2000 se reanudaron los trabajos. Actualmente los portamisiles están siendo modernizados, ya que la Fuerza Aérea rusa no tiene planeados más pedidos por estar concentrada en el desarrollo del caza de quinta generación T-50, un diseño de bombardero estratégico de aviación de largo alcance. Sin embargo ni siquiera se considera la posibilidad de que los "Cisnes blancos" se den de baja en el futuro o caigan en otras manos.

Como comentó a Rusia Hoy un especialista en potencial militar de países extranjeros de una de las estructuras de investigación del Ministerio de Defensa de la Federación Rusa, la compra por parte de Venezuela de Tu-160 (un avión capaz de portar abordo misiles nucleares) no es realista, ante todo por la sencilla razón de que Rusia es uno de los firmantes del Tratado de no proliferación de armas nucleares,  que obliga a todos los participantes del mismo, que posean armas nucleares a comprometerse a no entregar a nadie estas armas o cualquier otro aparato explosivo nuclear, así como a controlarlos y a no estimular ni incitar a ningún estado que no posea armas nucleares a adquirirlas.

Este avión, cuyo precio supera los 1.000 millones de dólares, es muy complejo desde el punto de vista tecnológico y precisa de un exigente mantenimiento y una infraestructura muy concreta. Para realizar sus objetivos militares son necesarios varios de estos bombarderos, lo que supondría un inmenso e injustificado gasto militar.

Además Venezuela no necesita aviones de largo alcance, sencillamente no tiene contra quien luchar por lo que, según este experto, la declaración realizada por el Ministerio de Asuntos Exteriores, está pensada principalmente para producir un efecto político a corto plazo.

La publicación de la información gubernamental (aunque realmente haya sido a través de las redes sociales) sobre la posible adquisición del Tu-160 podría ser un intento de desviar la atención de la sociedad sobre la situación política interna que vive el país. En la República Bolivariana continua aumentando el endeudamiento externo, la población venezolana ocupa el primer lugar en el indicador per cápita en la región. A principios de 2013 la deuda estatal era del 70 % del PIB, con un déficit presupuestario del 13 %. Venezuela necesita importar hasta el 75 % de los productos alimentarios, dos veces más que hace 10 años. Venezuela tiene el nivel más alto de inflación en la región que entre 1999 y 2011 fue de 1269 %.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, tiene dificultades para controlar la crisis económica en el país y está tomando algunas medidas polémicas.

Características técnicas del Tu-160

 

Foto: wikipedia / Rob Schleiffert