“Edward Snowden nunca vendió ningún secreto”

Anatoli Kuchenera, abogado del extécnico de la NSA, habla de acerca de la situación legal de su cliente. Fuente: AP

Anatoli Kuchenera, abogado del extécnico de la NSA, habla de acerca de la situación legal de su cliente. Fuente: AP

Anatoli Kucherena, hombre de confianza de Snowden en Rusia, comenta con Mijaíl Barschevski, miembro de la Asociación de Abogados de Rusia, los detalles de la situación legal del exanalista de los servicios de inteligencia norteamericanos.

Según Kuchenera, cuando Snowden llegó a Moscú se quedó atrapado en la zona internacional del aeropuerto Sheremétievo porque no conocía las leyes del país y no sabía qué hacer. “Cuando Snowden aterrizó, su pasaporte ya no era válido. Pero tampoco le podían privar de su nacionalidad. Finalmente, llegó a la conclusión de que tenía que seguir la vía más sencilla, es decir, dirigirse al servicio de inmigración para solicitar un estatus temporal de asilo por el plazo de tiempo más largo posible previsto por la legislación rusa: un año. Obtuvo el certificado de asilo temporal que le permitía gozar de los mismos derechos y responsabilidades que un ciudadano ruso con excepción del trabajo en los órganos estatales y del sufragio”, comenta Kucherena. 

Anatoli Kuchenera

(Moldavia, 1960) es abogado y profesor universitario. Es el primer vicepresidente de la Unión de abogados de Rusia y miembro de Consejo Presidencial de Derechos Humanos y del Consejo Social de Seguridad de Rusia. Ha sido galardonado con la “Orden de Honor”.

Asimismo, Kucherena informa de que el pasaporte de Snowden fue anulado cuando voló de Hong Kong a Rusia, por lo que este se quedó sin la opción de seguir viajando: “Él sigue siendo ciudadano estadounidense, aunque le hayan retirado su pasaporte. Cuando yo me puse en contacto con representantes de la embajada de Estados Unidos, insistieron en reunirse con él a toda costa. Pero Edward siempre se negó y yo les hice saber que él no estaba arrestado, que en territorio de la Federación Rusa no se le acusaba de nada y por lo tanto era libre de decidir si reunirse o no con ellos. Fueron los norteamericanos los que provocaron este problema. Cuando yo les propuse que le restablecieran el pasaporte para que él mismo decidiese adónde quería volar, ellos respondieron: ‘Podemos devolverle el pasaporte, pero sólo para entrar en Estados Unidos’. Esto no satisfizo a mi cliente”.

El abogado explica que él ya conocía cierta información que Snowden reveló a la prensa en Hong Kong y que ha sido revelada recientemente. Al parecer, el presidente Vladímir Putin ofreció asilo a Snowden en Rusia con una condición: detener su campaña antiamericana. “En lo que respecta a las revelaciones, es cierto que nuestro presidente le puso esta condición, y Edward y yo hablamos sobre el tema. Él me preguntó: ‘¿Qué puedo hacer si ya en Hong Kong entregué algunos materiales sobre las escuchas y las prácticas ilegales de la CIA, la NSA, etc. a la prensa? Yo comprendo la postura de vuestro presidente, pero ya no puedo recuperar esos materiales. Incluso si los pidiera, deben de existir varias copias de ellos’. Así que todo lo que hoy en día se descubre sobre Alemania, Francia u otros países europeos proviene de aquellos materiales que Snowden entregó a la prensa estando todavía en Hong Kong”, comenta el abogado.

Anatoli Kucherena cuenta que Snowden no piensa viajar a Alemania para reunirse con los parlamentarios alemanes, ya que allí podría ser entregado a Estados Unidos, aunque no descarta que el encuentro pueda celebrarse en Rusia, de hecho ya se ha reunido con el diputado de Los Verdes Hans-Christian Ströbele.

El abogado también aclaraba que Snowden nunca aceptó dinero por la información que entregó a los medios de comunicación. “Nunca ha vendido sus secretos y, evidentemente, no recibió ningún dinero por la información que entregó a la prensa estando todavía en Hong Kong. Yo lo puedo asegurar completamente basándome en su situación actual. Snowden ha gastado casi todos los ahorros que poseía en comida, alquiler de su vivienda, protección, etc. Aunque algunas organizaciones y ciudadanos le han ofrecido asistencia de todo tipo, incluida la económica”, comenta.

Kucherena señala que Snowden, al ser un especialista en tecnologías de la información de alto nivel, podría encontrar un buen trabajo en cualquier país del mundo, aunque si abandona Rusia perderá su estatus de refugiado. 

Artículo publicado originalmente en ruso en Rossíyskaya Gazeta.