Rusia comienza a vender armamento a Irak

Fuente: Ria Novosti

Fuente: Ria Novosti

Rusia ha comenzado a vender armamento a Irak. Eso es lo que ha informado en el canal de televisión Russia Today el asesor del Primer ministro de Irak, Alí al-Musaví. Las ventas comenzaron como parte del contrato firmado en 2012.

El consejero recalcó que el contrato "prevé principalmente ventas de armamento para la lucha antiterrorista. Por eso se incluyen helicópteros que funcionan muy bien en la realización de este tipo de operaciones. También se venderán medios especiales para la lucha antiterrorista", concretó. 

Alí al-Musaví también explicó que "el sistema de defensa de Irak, que ya comenzó a crearse antes de la cooperación con los EE UU y Occidente, tiene como principal objetivo garantizar la defensa de la soberanía del país y enfrentarse al terrorismo”. 

“Irak no tiene armamento de ataque ya que no alberga planes expansionistas. Tan solo quiere garantizar su propia soberanía estatal, defender sus riquezas y luchar contra el terrorismo", concluyó.

Anteriormente Rusia  ya había condonado la deuda de Irak a cambio de un gran pedido de armas rusas por parte del país.

El contrato por un valor de más de 4.000 millones de dólares se firmó durante la visita del presidente iraquí a Moscú en octubre de 2012. Supone la venta al estado de Oriente Próximo de 48 sistemas de misiles de defensa antiaérea Pántsir-S1 y 40 helicópteros Mi-35 y Mi-28NE. Inicialmente Bagdad tenía pensado comprar 36 helicópteros rusos, sin embargo en abril de 2013 se supo que aumentarían el pedido en cuatro unidades más. El primer grupo de especialistas iraquíes ya ha realizado entrenamientos para el manejo del helicóptero Mi-35 en el Centro de adiestramiento militar de la aviación en Torzhka. 

Posteriormente Rusia e Irak iniciaron negociaciones para la venta de cazas MiG-29M/M2 y acorazados, sin embargo todavía no se conocen los detalles. Además, en junio del presente año las partes firmaron un contrato para la venta a Irak de helicópteros militares Ka-52. También se alcanzó un acuerdo previo para la venta de estos aparatos en octubre de 2012.

A comienzos de 2013 ciertas noticias afirmaban que el acuerdo de venta de los sistemas antiaéreos y lo helicópteros había sido anulado, sin embargo en febrero, en una conferencia de prensa en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, el director general de Rosoboronexport, Anatoli Isaikin, declaró que el contrato no había sido anulado y que seguía en vigor.

Al comentar las condiciones del acuerdo, Alí al-Musaví señaló que la parte iraquí "tenía sospechas en cuanto al contrato" en cuanto a la posibilidad de que generara corrupción. "Sin embargo antes de que entrara en vigor se alcanzaron algunos acuerdos entre el presidente Vladímir Putin y el primer ministro de Irak para revisarlo y no permitir ningún tipo de infracción", dijo Alí al-Musaví. "Por eso finalmente se firmó el acuerdo. Hoy en día ya se ha comenzado a cumplir una de las etapas del contrato". 

Irak compró una gran parte de su tecnología militar a la URSS y a Rusia. En concreto en época soviética se destinaron durante 30 años alrededor de 30.500 millones de dólares. Los anteriores tratos incluían alrededor de unos 1.000 aviones y unos 350 helicópteros así como sistemas de defensa antiaérea, medios de transporte terrestres y buques. 

En opinión de los expertos, las exportaciones rusas a Bagdad están condicionadas por el hecho de que las Fuerzas Armadas iraquíes están acostumbradas a utilizar armamento ruso y también por el deseo de diversificar los vendedores: la mayoría de los aviones militares después de la caída del régimen de Saddam Hussein han sido comprados a EE UU. Actualmente el monto de los contratos cerrados entre Bagdad y Washington en el ámbito militar supera los 12.000 millones de dólares. Rusia es por lo tanto, hoy en día el segundo vendedor por volumen de material de defensa a Irak.