Medusa Odyssey: El trance de origen latino inunda Moscú

Fuente: Román Kiselev

Fuente: Román Kiselev

Sticky Jam es un evento musical en el que confluyen la música, el baile y la artesanía. Los componente del grupo Medusa Odyssey, que actúa por segunda vez en el festival, han conversado con un periodista de RBTH.

El festival Sticky Jam, cálido como el sol de primavera y ligero como el viento del sur que llega cruzando el mar, da calor a los espectadores durante una fría noche otoñal. La música étnica electrónica, mezclada con el jazz y filtrada por la experiencia de distintas escuelas musicales da lugar a una nueva fusión de estilos: se trata de un verdadero hito en la historia de la música. A pesar de la cantidad de interesantes descubrimientos musicales que todavía están por venir, el Sticky Jam ha reunido a los mejores representantes de géneros como el world music, la música electrónica, el etno-jazz, el reggae y las nuevas combinaciones estilísticas que han nacido en los escenarios de este festival.

— ¿Qué tipo de música tocan?

— Es electrónica, puede tener cosas de trance, de tecno, un poco de tribal, un poco étnica, tiene cosas de diferentes géneros. No estamos atados a algo exacto. No ponemos etiquetas, a nosotros no nos sirve.

Hace un tiempo hacíamos más trance, pero en un momento nos preguntamos “¿Si yo escucho otra música en casa por qué estoy haciendo esto así?” y empezamos a mezclar un poco de todo.  

— ¿Donde viven?

— Vivimos en Ibiza. Yo desde hace ocho años y mis amigos desde hace once y siete. Allí tocamos, pero el circuito electrónico en la isla es más comercial, de modo que no nos hemos centrado en ello mucho  todavía. Nuestra música es muy alternativa para lo que es Ibiza, está llena de carteles con famosos como Carl Cox, Paul Van Dyk.

Normalmente tocamos en fiestas de playa donde hay un ambiente más amistoso y un mercado más hippie. Aunque el show del festival fue trance, también tocamos otras cosas como música mínimal o tecno.    

— ¿Tienen planes para viajar a algún país latinoamericano?

— Fuimos a Buenos Aires, tocamos en el barrio Palermo. Todo depende de los organizadores, a veces no vale la pena porque vienes y tocas en un lugar con mal sonido. Como estamos en Europa es más difícil ir América Latina por ahora.  

  

Fuente: Román Kiselev

— Ya que han estado en España, en América Latina y ahora en Rusia, ¿qué similitudes y qué diferencias ven entre las tres culturas en el sentido de la música?

— Al final música une a todos y a la gente le gusta disfrutar, ver el concierto y pasárselo bien. Es un tipo de globalización. 

La gente de la que nos rodeamos es muy buena, y da igual la nacionalidad. Somos iguales independientemente del país de residencia. La gente del mismo espíritu, muy abierta, interesante que quiere cosas nuevas...

Estamos tocando aquí y a veces parece que estás en Ibiza, es el mismo público en realidad. ¡Hasta la misma ropa!

Sí hay diferencias, pero son más culturales. Por ejemplo, en el backstage toman té y en España no. Me pido un té antes de ir a tocar y se me ríen. “¿Un té?!”  “Sí, un té para calentar la garganta.”  “¿Cerveza?” “No, un té”. 

— ¿Conocen a algún músico de trance ruso? 

— Conocemos a Pável que tocó después de nostros del grupo “Goátika” lo conocimos en Ibiza. También coincidimos en Madrid alguna vez. Él nos presentó a la gente que nos invitó a venir a Moscú hace dos años.  

— ¿Cómo se formó su grupo?

— Diego y yo nos conocemos desde que éramos adolescentes en Argentina, y a Mariano lo conocimos en Andorra, trabajando allí. Empezamos a hacer una jam session en un bar y nos fuimos conociendo. El grupo se fue armando poco a poco. Primero fuimos a tocar a una casa de un amigo, luego a otra fiesta, luego a otra y cuando se terminó la temporada nos sentamos y nos preguntamos:  “Bueno, ¿qué hacemos?” 

Entonces decidimos ir a Ibiza, grabamos un disco y empezamos a buscarnos en la vida con la música. Estuvimos tocando todo el verano en la isla, luego nos volvimos a Andorra seguimos tocando en las discotecas y luego ya nos quedamos en Ibiza. Luego empezamos a viajar por diferentes festivales. Hemos ido a Alemania, Inglaterra, República Checa, Lituania, pero la base está en la isla.  

— ¿Qué planes tienen para el futuro?

— Nos vamos a Goa (India) a finales de noviembre hasta finales de enero. Seguiremos buscando la música, seguiremos nuestro propio camino. Siempre queremos profesionalizarnos, soñar mejor, hacer un mejor show, o sea dar lo mejor de nosotros mismos.